Check the new version here

Popular channels

Ley K de Pago Soberano... un fracaso total...

Ningún bonista aceptó el "pago soberano" local de deuda

La tercera reestructuración que impulsó el Gobierno para eludir los bloqueos del juez Thomas Griesa no sedujo a los inversores. Ayer venció el plazo de cobro



Una vez más, las expectativas que generó el oficialismo con el cambio de domicilio de pago de la deuda bajo legislación de Nueva York y Reino Unido chocaron con la realidad. Ayer, se cumplieron 30 días desde que el Gobierno depositó los u$s161 millones correspondientes a los intereses del bono Par en Nación Fideicomisos. Se trata del plazo que rige para regularizar la situación de un deudor. El Ejecutivo dio por cumplida así su responsabilidad con los tenedores de títulos, aunque ninguno de ellos terminó presentándose a cobrar.

En agosto, el ministro de Economía, Axel Kicillof, había anunciado con bombos y platillos el giro del proyecto de ley de Pago Soberano, y advirtió entonces que se trataba de "una nueva modalidad para asegurar que la Argentina pueda seguir cumpliendo con sus compromisos externos”. La iniciativa venía a ofrecer una salida a las medidas judiciales del juez estadounidense, Thomas Griesa, quien impidió al Bank of New York Mellon (BONY), el agente de pago original, a realizar todo tipo de desembolso de los bonos atados a los canjes de 2005 y 2010 con legislación extranjera debido a la falta de acuerdo entre los holdouts y el gobierno argentino.

Sin embargo, todo culminó en un gesto político hacia los inversores y en una forma de ganar tiempo. Los bonistas reestructurados no tuvieron interés en participar del pago local de la deuda, luego de que Griesa declaró en desacato a la Argentina.

En simultáneo, creció la perspectiva de algunos fondos de pedir la "aceleración". Es el caso de Owl Creek, que está buscando reunir inversores para forzar este desembolso, según informó la agencia Bloomberg. La condición de "default técnico" le da la posibilidad de reclamar ya mismo el pago integral del bono, cuyos vencimientos se estiran hasta 2038.

Desde el Palacio de Hacienda se despegan del fracaso de la reapertura del canje, y señalan que es responsabilidad de los tenedores de bonos si no acudieron a cobrar y "tampoco reclamaron que se les pague mediante otro banco en el extranjero", publicó hoy el diario Clarín.

La expectativa de los bonistas es que se destrabe la pelea entre la Argentina y los fondos buitre en enero de 2015, cuando caiga la cláusula RUFO. En el medio, continuará el tire y afloje. El Ejecutivo pretende que se rehabilite la posibilidad de pagar en Nueva York como condición para volver a sentarse a las mediaciones que preside Dan Pollack.

Mientras no haya pagos, el nivel de reservas se mantendrá incólume. El dinero depositado en el Banco Nación forma parte -como todos los depósitos de privados- de las divisas computadas como reservas que ayer cerraron en u$s28.101 millones. Será por eso que también fue optimista este miércoles el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, cuando señaló que el 2014 terminará con "un nivel de reservas superior al actual, cumpliendo con todos los compromisos".
0
0
0
0No comments yet