Check the new version here

Popular channels

Libia, el país que tuvo que mudar su gobierno a un hotel

Libia, el país que tuvo que mudar su gobierno a un hotel


Se les eligió para gobernar un extenso país que es dueño de las mayores reservas petroleras de toda África
.


Representan el futuro democrático de una nación que se liberó de la tiranía gracias al apoyo internacional.

Pero tres años después de la caída de Muamar Gadafi –en el poder desde 1969 hasta 2011– los nuevos parlamentarios libios no han podido poner manos a la obra.

Más bien, están atrapados en un hotel de concreto gris en un remoto puerto, a unos 1.000 kilómetros de la capital, Trípoli, dando lo que sienten es una batalla solitaria en contra del fundamentalismo islámico.


Tobruk, una ciudad de unos 120.000 habitantes en el extremo oriental de Libia, es ahora uno de los últimos bastiones de las autoridades reconocidas por la comunidad internacional.

En julio, milicianos atacaron Trípoli, forzando la huida del parlamento recién electo.

El gobierno se vio incluso obligado a alquilar un ferry de bandera griega y anclarlo en la bahía de Tobruk para que sirviera de alojamiento a funcionarios, activistas y sus familias, quienes habían tenido que dejar sus hogares para escapar de las amenazas de muerte.

"No ha sido un parlamento fácil de conformar", admite el diputado Salah Sohbi en una conversación con la BBC.
Expulsados de la capital

Sohbi fue electo en representación de Zintan, una ciudad del oeste de Libia. Es un hombre de modales suaves que antes trabajaba en el centro cultural británico en Trípoli.

Salah Sohbi

Junto con su familia tuvo que salir a escondidas de la capital a finales de julio, para escapar de las milicias. Se refugió en las montañas y luego pudo llegar a Tobruk.

Y su historia no es, ni con mucho, la más dramática.

"El hijo de uno de nuestros colegas recibió dos disparos. El padre de otro fue secuestrado", cuenta.

"A la casa de un tercero le dispararon cuatro cohetes con toda su familia dentro. Tenemos un colega cuyo auto fue impactado por una granada. No hay nada que pueda ocurrir que no nos haya ocurrido", agrega.

Ahora, él y los otros diputados pasan parte de sus días recorriendo el inmenso vestíbulo del hotel, que con sus sillones de cuero crema remite a la década de 1970, o bebiendo incontables tazas de café al lado de la piscina, que tiene vista al Mediterráneo.


Las sesiones parlamentarias, que se celebran en el salón de conferencias, a menudo duran hasta muy entrada la noche.

Pero se siente como si los diputados estuvieran en negación: discutiendo amargamente sobre leyes y nombramientos para un país en caos.

Y aunque este parlamento y su gobierno son los únicos reconocidos oficialmente por Naciones Unidas, no controlan ninguna de las tres principales ciudades del país.

En Trípoli el antiguo parlamento – el Congreso General Nacional– ha continuado sesionando e incluso nombró un gobierno alternativo.
Bengasi, la segunda ciudad del país y cuartel general de la revolución de 2011, está prácticamente bajo el control de los combatientes islámicos, muchos con lazos con al Qaeda. Funcionarios, periodistas y activistas son asesinados a diario.
Misrata, la tercera ciudad y el mayor puerto, le es leal a las autoridades de Trípoli. Son sus milicias las que las mantienen en el poder.

Mientras que Derma, la ciudad costera más cercana a Tobruk, se ha autoproclamado un califato islámico. Los funcionarios del gobierno no pueden visitarla.
Revolución y caos

Muy lejano se siente el triunfo de la revolución, el 20 de octubre de hace tres años, cuando Gadafi fue derrocado luego de una campaña de bombardeos liderada por Occidente para proteger a los revolucionarios.

En septiembre de 2011 el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, fueron aclamados por una muchedumbre jubilosa cuando visitaron Bengasi.

"Pelearon como leones. Celebramos su coraje", dijo en esa oportunidad Cameron.
0No comments yet