Check the new version here

Popular channels

Libros contemporáneos para que leer antes de los 30 años

Los contemporáneos




Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Haruki Murakami
La enorme popularidad de Murakami no es casual: hasta cierto punto consiguió captar el “espíritu” de esta época, la esencia de ciertos aspectos: la soledad contemporánea, la dificultad de la relaciones, la extrañeza del individuo frente al mundo.



Persépolis, Marjane Satrapi
Una mirada al otro radical que sin embargo, cuando se le mira de cerca, no es enteramente extraño.



Nunca me abandones, Kazuo Ishiguro
Una historia de amor e identidad en clave de novela distópica.



Los detectives salvajes, Roberto Bolaño
¿Qué es ser joven en una sociedad en vías de desarrollo? ¿Qué es dejar de serlo y darse cuenta de que las promesas de la edad adolescente poco a poco se convierten en otra cosa con el paso de los años?



Dientes blancos, Zadie Smith
Una historia de amor según sucede (cuando sucede) en medio de muchas de las vicisitudes contemporáneas –porque quizá el gran tema de los 30 años, ya lo descubrirás, es el amor y sus dificultades.



El Buda de los suburbios, Hanif Kureishi
Aunque fue publicada originalmente en 1990 y los hechos narrados pertenecen a los últimos años de la década de 1970 y los primeros de 1980, la novela de Kureishi es otro buen retrato del paso hacia la edad adulta en las circunstancias de nuestro tiempo, que guarda cierta semejanza con el paso del rock psicodélico al new wave en la escena londinense.



La maravillosa vida breve de Óscar Wao, Junot Díaz
¿Es posible, ahora, ser un héroe? ¿Es posible en un país en donde uno es un inmigrante? ¿Es posible con todos los pronósticos en contra?



Verde Shanghai, Cristina Rivera Garza
Una de las formas posibles de ser mujer en el siglo XXI parece contarse mejor cuando a manera de telón de fondo se cuenta la historia de una inmigrante china en el México de la primera mitad del siglo XX.



Desgracia, J. M. Coetzee
Una novela para darse cuenta de hasta dónde la pasión puede ser negatividad pura –a contracorriente del discurso hegemónico, en el que incluso perversiones como el sadomasoquismo de 50 Shades of Grey ocurren en un ambiente controlado, higiénico, de común acuerdo.

fuente: pijamasurf.com
0
0
0
1
0No comments yet