Llega el televisor láser




Parece el nombre de un dispositivo sacado de una mala película de ciencia ficción, pero así es. La tele láser está a la vuelta de la esquina. ¿Qué diablos significa? A mí también me ha cogido por sorpresa. Parece que en Mitsubishi llevan unos años investigando el uso de estos omnipresentes rayos como fuente de luz para televisores de retroproyección. La tecnología está madura, los usuarios piden a gritos teles grandes y de alta resolución, así que los japoneses han decidido que es hora de entrar en la fase de producción. Los primeros modelos podrían salir de fábrica a finales de año.

La presentación oficial está prevista para finales de esta semana pero alguien en el New York Times ha conseguido convencer a los de la compañía para que adelanten algunas características. La tecnología es la misma que ahora se utiliza en televisores de retroproyección DLP, pero en vez de recurrir a una fuente de luz blanca y una rueda de color, la televisión láser utiliza rayos ídem de colores rojo, azul y verde para componer la imagen. Con estos rayos se puede construir televisores mucho más ligeros y de menor consumo. El modelo de 52 pulgadas, por ejemplo, pesa la mitad y consume sólo un tercio comparado con un plasma del mismo tamaño. La profundidad de la pantalla también es menor, ya que todo el sistema de proyección está "condensado" en la base de la pantalla.

De precio, por supuesto, nadie ha hablado, aunque se supone que será competitiva con los plasmas de tamaños similares. Lo que el artículo tampoco dice, y convendrías saber, es el tiempo de encendido y calentamiento y el brillo, que son las características donde casi siempre tropiezan las pantallas de retroproyección.

No es el primer competidor que le sale al Plasma. SED, una tecnología desarrollada por Toshiba y Canon, también le busca las cosquillas. Debería llegar a las tiendas en 2007 y promete buenos precios y calidad de imagen.

Con tanta alternativa, sustituto y evolución los consumidores empiezan a hacerse un poco un lío. "Comprarse un televisor hoy en día se ha vuelto tan complicado como comprarse una casa o un coche" asegura un analista en el artículo del N.Y.T. "Antes era muy sencillo, elegías entre uno grande o pequeño o entre blanco y negro o color", añade.


Fuente: http://navegante2.elmundo.es/navegante/2006/04/03/gadgetoblog/1144101354.html