Check the new version here

Popular channels

Llegó la cosecha cannábica

En abril, clubes y autocultivadores comenzaron a ver sus frutos; viven “el sueño del pibe” pero advierten lentitud en trámites y falta de información



link: https://www.youtube.com/watch?t=79&v=45RsM5Qh8q4

Queríamos la oportunidad de tener 99 plantas porque, desde nuestro punto de vista, legalmente es el sueño del pibe realizado. Y encima nadie te molesta”, dijo a El Observador Julio Rey, fundador del club cannábico Cofradía de la hoja roja, del departamento de Florida, y miembro de la Federación Uruguaya de Cannabicultores.
El club que formó Rey junto a otras 17 personas, comenzó el año pasado el trámite ante el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) para ser aprobado como una asociación civil, cosa que hasta el momento no han podido lograr.
“Estamos como el resto de los clubes en estas idas y vueltas con el tema de la tramitación. La burocracia no ha sido amiga de gente como nosotros que cultivamos por fuera del sistema durante años “, cuenta, mientras arma un cigarrillo de marihuana.
Hasta el momento, unos 17 clubes se inscribieron ante el MEC para poder conseguir la habilitación formal y funcionar como tales. Todos ya están trabajando a la espera de la finalización del trámite.
Para culminarlo es necesario que el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) realice una inspección al club. Hasta el momento sólo uno la recibió, según Rey.
“En esas inspecciones pueden señalar cuestiones de seguridad, por ejemplo, que nos implicaría realizar otra inversión. Es difícil ese tema porque algo que tiene un fuerte espíritu libertario es raro vincularlo a la seguridad. Eso también implica que cambiemos de mentalidad como cultivadores”, explicó.

Ser cultivador

En los últimos cuatro años, Rey dejó de ser un cultivador clandestino para acompañar paso a paso la nueva ley que regula la producción, distribución y venta del cannabis. También resolvió abandonar su antiguo trabajo en una almacén familiar de Florida para estar dedicado a sus plantas.“Para hacerlo bien le tenés que dedicar las 24 horas del día”, asegura.
Agrega que a partir del desconocimiento que existe sobre la nueva normativa, la capacitación a clubes o cultivadores es una tarea que viene en aumento.“Pensamos que fue una falta el no haber contado con asesores para los clubes. Por eso brindamos material como los estatutos y guiamos a los cultivadores para la conformación de los clubes.También damos talleres de autocultivo y asesoramos sobre la ley además de darle una mano a un cultivador en apuros”.Los talleres son en todo el país y no tienen costo.

El proceso

Para poder poner en marcha su club, Rey y los demás integrantes vendieron rifas, tortas fritas y hasta hicieron presentaciones con su banda.Con ese dinero compraron los equipos para comenzar con los cultivos indoor. Ahora, consiguieron un terreno de 450 metros cuadrados para ampliar la plantación.El procedimiento de cosecha lleva seis meses si se tiene en cuenta las diferentes etapas. La primera es el germinado, luego el estado vegetativo de la planta (que es el crecimiento mientras aún no está en flor), la flora, la cosecha y el tratamiento posterior para poder consumir (curado y secado).“Si se tienen dos cultivos paralelos, uno pronto para cosechar y el otro creciendo, podés cosechar cada 15 días. Para un trabajo de 30 plantas hay que dedicarle entre cuatro y seis horas por día, haciendo diferentes tareas como riego, control de plagas, colocación de sustrato entre otras”, explicó Rey.Para cultivos más grandes, de 100 plantas por ejemplo, Rey recomienda que existan dos turnos de cultivadores.



Los clubes

Los clubes están habilitados a dar 480 gramos de marihuana por año a cada uno de sus socios (40 gramos por mes), pero esa meta es difícil de cumplir. “No estamos llegando a los 40 gramos por socio, al igual que la mayoría de los clubes”, explicó.Los problemas con la cosecha no son los únicos que deben enfrentar los nuevos cultivadores en Uruguay. El robo de las plantas es otro dolor de cabeza que enfrentan y, según Rey, se solucionaría con la puesta en marcha del anuncio de la venta del cannabis en las farmacias.“Los robos son más frecuentes que antes porque hay más plantas y más información. Para mí si el faso está en las farmacias para quien quiera comprarlo, se termina el tema de los robos. Pero eso no ocurre porque el mercado negro está lejos de morir. Si no se completa este círculo la ley no va a dar su efecto”, indicó. Durante el gobierno de José Mujica se aseguró que la venta en farmacias estaría lista para noviembre de 2014 y luego se aplazó para “diciembre o enero”.Ahora, la administración del presidente Tabaré Vázquez puso paños fríos sobre el tema y evitó dar una fecha concreta para su puesta en marcha, aunque se aseguró que sería este año.
0
0
0
0No comments yet