Check the new version here

Popular channels

Lo mejor de Tecnología y ciencia 5




Resumen de lo mejor de Tecnología y Ciencia de la ultima quincena, del 01 al 15 de Octubre de 2014




Ahora robots blandos capaces de resistir el fuego y la nieve




Unos ingenieros han creado un robot “blando” que puede cambiar de forma hasta cierto punto y que es capaz de avanzar afrontando condiciones ambientales adversas de muy distinto signo, incluyendo nieve, grandes charcos de agua, llamas (aunque no de modo ilimitado), e incluso la fuerza aplastante de un automóvil pasando por encima de una parte del robot.

El robot, impulsado neumáticamente y carente por completo de cables de alimentación, es obra de robotistas de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York, y la Universidad Harvard, con sede en Cambridge, Massachusetts, ambas instituciones en Estados Unidos.

El robot, que en buena parte debe sus cualidades a los materiales de los que está hecho, los cuales fueron seleccionados cuidadosamente por sus creadores, demuestra capacidades perfectas para realizar misiones de búsqueda y rescate en escenarios de catástrofes u otras situaciones límite.



link: https://www.youtube.com/watch?v=_OJrwCP24cI

El robot es lo bastante grande como para transportar compresores miniaturizados, batería, válvulas y los controladores necesarios para operar de manera autónoma.

Su cuerpo, en el estado básico, mide 0,65 metros de largo. Sus accionadores son capaces de operar a las altas presiones (de hasta 138 kilopascales) necesarias para accionar las cuatro patas del robot y cargar pesos de hasta 8 kilogramos.




Una nueva teoría de universos paralelos explicaría fenómenos cuánticos



Físicos están poniendo en duda los cimientos de la ciencia cuántica con una teoría radicalmente nueva basada en la existencia de universos paralelos, que interaccionarían entre sí.

Howard Wiseman y Michael Hall, del Centro de Dinámica Cuántica, dependiente de la Universidad Griffith, en Brisbane, Australia, así como Dirk-Andre Deckert, de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos, dan un nuevo impulso científico a la idea de que existen universos paralelos al nuestro, una idea que ha sido muy tratada en la ciencia-ficción.

El equipo propone que los universos paralelos existen realmente, y que interactúan. Es decir que, en vez de evolucionar de forma independiente, los universos próximos se influyen entre sí por una fuerza sutil de repulsión. Los autores del estudio muestran que tal interacción podría explicar todo lo que es incomprensible sobre la mecánica cuántica.

La teoría cuántica es necesaria para explicar cómo funciona el universo a escala microscópica, y se cree que se aplica a toda la materia. Pero es muy difícil de descifrar, al exhibir fenómenos extraños que parecen violar las leyes de causa y efecto.

Esto último queda muy bien reflejado en lo que una vez manifestó el eminente físico teórico estadounidense Richard Feynman: “Creo que puedo decir sin riesgo a equivocarme que nadie entiende la mecánica cuántica”. La idea de los universos paralelos en la mecánica cuántica ha estado presente desde 1957.

En la interpretación más conocida de este concepto, cada universo se ramifica en un manojo de nuevos universos cada vez que se realiza una medición cuántica. Por tanto, todas las posibilidades se producen; en algunos universos el asteroide que mató a los dinosaurios no impacta, en otros, Australia fue colonizada por los portugueses. Pero los detractores cuestionan la realidad de estos otros universos, dado que no llegan a influir en nuestro universo.

En cambio, según la nueva teoría, sí hay influencias, y estas se pueden percibir en los detalles aparentemente ilógicos de ciertos fenómenos cuánticos. La nueva teoría propone que el universo que percibimos y en el que existimos es solo uno de una cantidad gigantesca de universos. Algunos son casi idénticos al nuestro, mientras que la mayoría son muy diferentes. Todos esos universos son igual de reales, existen de manera constante a través del tiempo, y poseen propiedades definidas de forma precisa.




Logran inducir una aparición fantasmal en el laboratorio



Los fantasmas existen, pero están en nuestro cerebro. Y ahora los neurocientíficos saben cómo "invocarlos". Una investigación llevada a cabo en Suiza, en la que han participado también científicos de Japón e Israel, explica de forma científica el fundamento de esas viejas creencias.

Por primera vez un equipo de neurocientíficos ha logrado inducir en el laboratorio una “aparición” en voluntarios sanos que se prestaron a ello. La sensación fue tan real que uno de los participantes pidió que pararan en experimento.

¿Cómo lo consiguieron? Tan solo tuvieron que engañar al cerebro de los participantes provocando una discrepancia entre lo que sentían y lo que hacían. Gracias a ello, lograron que notaran una “presencia extraña”, que definen como la sensación de que alguien está cerca cuando realmente no ven a ninguna persona a su alrededor.

“Se trata de una proeza fascinante de la mente humana, y a menudo puede encontrarse en la literatura relacionada con la divinidad, el ocultismo o la ficción”, explican los investigadores.

Ahora el equipo de Olaf Blanke ha desenmascarado a ese escurridizo fantasma que no se deja ver. Y tienen una explicación simple para esa ilusión. En realidad, aseguran, es el resultado de una integración defectuosa de las señales sensoriomotoras: tacto, posición el cuerpo y movimiento. Estas señales son fundamentales para crear la conciencia de nosotros mismos al integrarse en el cerebro la información procedente de nuestros movimientos y la posición de nuestro cuerpo en el espacio.

Si esta integración falla, como en el caso de cansancio extremo, miedo o desórdenes neurológicos, se crea en el cerebro la sensación de una presencia extraña. “Los fantasmas existen, pero están en nuestro cerebro”, señalan los investigadores.




Alumnos de Mecatrónica desarrollan un guante traductor de señas



Manuel Alejandro Cervantes Jiménez, de noveno semestre de Ingeniería en Mecatrónica (IMT) del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara (México), explica que quieren transformar un dispositivo que traduce en audio el abecedario del lenguaje de señas, al que han denominado como Guante Traductor.

Los alumnos buscan evolucionar este dispositivo en algo más funcional y que no sea un solo guante sino dos, uno para cada mano. "Vamos a probarlo con una persona con discapacidad para realmente saber si lo que tenemos es adaptable a lo que necesitan las personas con déficit de audición y de voz", señala Daniel, quien agrega que una persona con esta discapacidad ya vio el guante y le gustó, pero ahora necesitan probarlo en esa persona para identificar áreas de oportunidad.

Los alumnos de mecatrónica comenzaron a desarrollar el guante como parte de su clase de "Microcontroladores avanzados" del semestre Enero-Mayo de 2014. Su profesor Martín Sinsel, del Departamento de Electrónica, los invitó a poner en práctica lo aprendido en clase pero impactando socialmente.

Los estudiantes de la materia se acercaron al Centro de Atención Múltiple (CAM) para identificar las necesidades de su población y de ahí se generó el Guante Traductor del Abecedario del Lenguaje de Señas a Audio.

Álvaro Omar Macías Fernández, también de IMT, explicó que para el desarrollo utilizaron una tarjeta, el Raspberry-PI, que es una computadora que se comunica por Bluetooth al microcontrolador que está en el guante.

Pedro Antonio Trujillo Rojas, otro de los alumnos de Mecatrónica que participan en ese trabajo, explicó que este consiste en traducir del alfabeto o lengua de señas a sonido, pero traduciendo letra por letra hasta formar palabras y luego frases.




0
0
0
0No comments yet