Check the new version here

Popular channels

Los bestiales consejos de una chica rica



Nunca imaginó la hija del magnate metalúrgico Oleg Baibakov que su punto de vista sobre el servicio doméstico en una elitista revista iban a causar tanta polémica. Maria Baibakova (de 28 años y coleccionista de arte de profesión) se ha visto obligada a pedir perdón tras la publicación de un artículo sobre cómo tratar y disciplinar a los empleados domésticos, en el que aconsejaba no considerarlos como iguales o nunca compartir la mesa con ellos.


“Presento mis disculpas por mi ofensivo artículo en el número de octubre de la edición rusa de Tatler. El texto está muy editado y al traducirlo al inglés puedo ver que es insensible y grosero. Me avergüenzo de estas palabras y pido perdón con todo mi corazón a todos aquellos ofendidos”, asegura la veinteañera Baibakova en su página de Facebook.


¿Pero qué aconsejaba Baibakova? El artículo de Tatler, revista destinada a la alta sociedad, se titulaba “Debe despedir a los criados rápidamente y ante testigos”, ilustrado por una foto de Baibakova junto a un mayordomo. Entre sus consejos sobre el servicio doméstico, figuraba no contratar a mujeres filipinas y despedir rápidamente a los criados, para no darles tiempo “a excusas o lágrimas”.

“Tras la lectura de este artículo, no puede tener ninguna duda sobre el hecho de que la sociedad rusa ya no está dividida entre trabajadores, campesinos e intelligentsia como era el caso hace 30 años. Ahora, está dividida entre patrones y sirvientes”, describe sarcásticamente el diario popular ruso Moskovskii Komsomolets.

Pese a las acusaciones de Baibakova -quien vive a caballo de Londres, Moscú y Nueva York- de que su texto había sido editado, la redactora jefe de Tatler, Ksenia Soloviova, ha asegurado que el artículo fue releído por la interesada antes de su publicación.

En él, la heredera rusa explica que es un error “trabar amistad con un miembro del personal y comenzar a tratarlo como un miembro pobre de la familia” (por ejemplo, consideraba que darles ropa de otras temporadas era “cruzar la raya”), o comer en la misma mesa, salvo que se trate del tutor de su hijo.

Aconseja Baibakova no gritar al servicio doméstico -“sólo debemos expresar emociones fuertes ante nuestros iguales”, asegura- ni charlar con ellos, para que “no se sientan parte integrante de nuestro mundo, donde limpiar y quitar el polvo es inimaginable”.

Ella defiende en su disculpa en las redes sociales que en Rusia siempre se ha tratado muy mal al servicio y lo que pretendía era compartir algunas de las buenas prácticas que ha aprendido en Occidente. “Como una mujer con una infancia muy humilde, me considero una persona equilibrada que valora el trabajo duro y el respeto mutuo”.

“Maria Baibakova no ha explicado muy bien las causas de la Revolución de Octubre”, ironizaba un usuario de Twitter, aludiendo a la revolución bolchevique de 1917.

0
0
0
0
0No comments yet