Check the new version here

Popular channels

Los "BOLIburgueses"

  • Pequeños empresarios y funcionarios amasaron grandes fortunas en los últimos años al apoyar el chavismo.
  • El autor de este término analiza sus rasgos y pone cuatro ejemplos paradigmáticos de esta clase social, en la que no incluye a la hija de Hugo Chávez





Con la derrota de un régimen, no sólo cae el aparato que lo forma, sino también la élite política, social, intelectual y económica que le apoya. El vacío que se produce en un cambio de sistema es rápidamente llenado por nuevos personajes que adoptarán el papel de depositarios de la benevolencia de los nuevos dirigentes y formarán las estructuras de poder protagonistas.

Tras la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en 1999, este país cambió radicalmente esas estructuras. Al calor de la revolución bolivariana surgió una élite de poder y de magnates a la que se denominó 'boliburguesía'.

Este término une dos conceptos antagónicos: bolivariano y burgués. La palabra fue acuñada en 2005 por el periodista y escritor venezolano Juan Carlos Zapata, quien cuenta a este medio quiénes componen esta casta y cómo llegaron a fraguar su fortuna y su influencia política.
Es algo parecido a lo que ocurrió en españa durante la década de los años 80, tras la caída del régimen franquista. La denominada 'beautiful people'.
El concepto lleva usándose casi una década. "Pocos años de chavismo bastaron para que empezaran a aparecer los primeros síntomas de gran riqueza entre los funcionarios chavistas y pequeños y medianos empresarios", cuenta Zapata. Estos grupos ayudaron a Hugo Chávez a superar los paros cívicos y petroleros de 2002 y 2003. Comenzaron a beneficiarse de cuantiosos contratos públicos, en algunos casos. En otros, se trata de personas que han sido situadas en importantes cargos públicos en los que se mueven importantes sumas de dinero público. Al no existir prácticamente ninguna herramienta de transparencia, parte del dinero del país se ha volcado en cuentas bancarias privadas.



El ADN del 'boliburgués'
Este selecto club que se enriquece gracias a una revolución que demoniza el capital tiene unos rasgos diferenciales, que se recogen en el libro 'Chavismo, dinero y poder', de Juan Carlos Zapata. Se trata de funcionarios o pequeños empresarios que dieron un gran salto; su fortuna se ha creado "recostada al poder"; en el caso de los empresarios, deben asumir y promover el proyecto político del chavismo; en último lugar, creen que serán el empresario, banquero o político del futuro.
Esta última creencia viene dada por el modo en que la maquinaria estatal venezolana aniquila o pone trabas para las actividades económicas que no son afines a los intereses oficialistas.

Cuatro ejemplos paradigmáticos de 'boliburgués'




Ruperti o cómo sacar partido de una huelga



Wilmer Ruperti, magnate petrolífero. Este empresario es el presidente de 'Global Ship Management', compañía dedicada al transporte de crudo. Tiene varios contratos con PDVSA (Petróleo de Venezuela), que le permiten ser la empresa líder de la distribución petrolera del país en el resto de Latinoamérica. La huelga petrolera de 2002 y 2003 fue el punto de inflexión para este pequeño empresario que ahora amasa una gran fortuna. Mientras el resto de compañías pararon su actividad en protesta al Gobierno, Ruperti decidió intensificarla, lo que le valió el reconocimiento del chavismo y un trato de favor desde entonces.

Por confesión propia, tiene una fortuna de 1.600 millones de dólares. Según Zapata, a principios de siglo, Ruperti era un pequeño empresario muy endeudado. "Asumió el roll de empresario chavista".

Ruperti, además es el presidente y único accionista del Canal I, televisión proclive al oficialismo.

Fernández Barrueco, la Rumasa venezolana
Otro ejemplo de boliburgués es el caso de Ricardo Fernández Barrueco. Comenzó su carrera como un pequeño empresario de camiones. Hoy en día es dueño de un diversificado holding de 270 empresas que se dedican a sectores tan dispares como la pesca del atún o las finanzas que en 2008, facturaron unos ingresos de 1.800 millones de dólares. Su patrimonio se estima en 1.500 millones de dólares.

Nuevamente, la huelga de 2002 y 2003, sirvió para enriquecer a otro pequeño empresario. Barrueco puso a disposición del Gobierno todos sus vehículos para poder distribuir los alimentos por todo el país.

La avaricia fue el pecado y la penitencia de Fernández Barrueco. Invirtió en bancos, quiso comprar la tercera compañía telefónica del país, DIGITEL, por 1.200 millones. Su ritmo de vida entraba en contradicción con los valores chavistas, que además tenían miedo de que pudiera llegar a tener más poder en el país que el propio Gobierno.

El oficialismo le retiró su apoyo, y en un episodio muy similar a la expropiación de Rumasa a Ruiz Mateos en España. Le quitaron sus bancos y empresas. "Le metieron preso".


Diego Salazar, 'el rojo de oro' con un primo canciller
Nuevamente nos encontramos ante la historia de un pequeño empresario. En esta ocasión de pólizas de seguros. Gracias a su primoRafael Ramírez, hoy canciller en Venezuela, consiguió un jugoso contrato asegurador con PDVSA (nuevamente el petróleo es el trasfondo). Se le apoda 'el rojo de oro'.
Salazar es un personaje excéntrico, que no oculta su derroche. Posee mansiones en Estados Unidos y Europa. En Caracas se compró un bloque de pisos entero para vivir él solo. Además cuenta con una orquesta de más de cien músicos que graba sus propios boleros.

Alejandro Andrade, de escolta a tesorero

Importante militar y funcionario. Colaboró con Hugo Chávez en su intento de golpe de Estado de 1992. Durante una década fue su escolta. Después le sucedieron una cascada de altos cargos públicos, siempre relacionados con las cuentas del país. Fue tesorero nacional y presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela.

"Salió muy caro al país", sentencia Zapata. "Hizo un trasvase de dinero público a sus propias cuentas", asegura el escritor y periodista. Su paso por la función pública a cargo del manejo de las arcas nacionales le permite hoy en día "no dedicarse a nada". Andrade viaja por el mundoacompañando a su hijo, de 17 años, que compite como jinete en competiciones de salto de caballo.



María Gabriela no es una 'boliburguesa'
Preguntado Zapata sobre si el perfil de María Gabriela Chávez puede incluirse dentro de esta 'beautiful people' venezolana, él no lo cree. "No sé si tiene posesiones y riquezas" como para poder incluirla en el selecto club. Aun así, la familia del expresidente goza de una posición privilegiada que les otorga por derecho una cuota de representación en las instituciones y la política del país.

María Gabriela es la embajadora de Venezuela en Naciones Unidas, y será quien ocupe el asiento del país en el Consejo de Seguridad de la ONUcomo miembro no permanente entre 2015 y 2016.
0
0
0
0No comments yet