Check the new version here

Popular channels

Los cartoneros podrán ser mozos, albañiles y taxistas

Macri tiene un plan para convertir a los cartoneros en mozos, albañiles y taxistas

Se trata de un proyecto al que PERFIL accedió en exclusiva. Es parte de un plan integral de higiene urbana. Prevé blanquearlos, darles una credencial y hasta uniforme. Los que prefieran serán reubicados en otros trabajos, por lo que el Gobierno ya avanzó en conversaciones con los gremios de la construcción, de gastronómicos y de taxistas. Se los capacitará y tendrán los beneficios de un trabajador en blanco. Ultimos detalles de los “centros verdes” de reciclamiento



Acuerdo. Juan Pablo Piccardo, ministro de Espacio Público, quien será el ejecutor del proyecto, conversó con varios cartoneros para sondearlos sobre la medida.




Hace casi dos meses, decenas de efectivos policiales desalojaron a unos 50 cartoneros en las Barrancas de Belgrano. Fue el primer movimiento estratégico que destapó las intenciones de Mauricio Macri. Ahora comienza a ejecutarse la segunda fase de ese plan, que tiene un fin concreto: quitar a los cartoneros de la Ciudad, reconvirtiéndolos.

Oficialmente se trata del programa Ciudad Limpia, diseñado para avanzar sobre la higiene urbana con una batería de medidas que apuntarán a impulsar el reciclado y reordenar el sistema de recolección. Pero una de sus aristas más importantes es la idea de blanquear a todos los cartoneros para fines de junio. Les pondrán pechera, una credencial y deberán inscribirse en un registro. Ahora se los deberá llamar “recuperadores urbanos”.

Pero ése es sólo el primer paso, porque el proyecto es aún más ambicioso que el empadronamiento: el Gobierno quiere emplear formalmente a una gran parte de ellos. Sobre todo, después de conocer los resultado de algunas encuestas que develaron que más del 60% de los cartoneros quiere dejar de serlo. Por eso, celebraron una serie de convenios con sindicatos y cámaras empresariales –en principio serían taxistas, gastronómicos y construcción– para que un porcentaje importante sea capacitado y reubicado en distintos oficios, según confirmó en exclusiva a PERFIL Juan Pablo Piccardo, ministro de Espacio Público. Así podrán –promete el funcionario– acceder a los mismos derechos que otros trabajadores en blanco, como la obra social, jubilación y un salario superior al actual. “Queremos que se enganchen en la cadena laboral formal”, anticipó.

Según confirmó el subsecretario de Higiene Urbana, Gustavo Grasso, también se trabaja en un minucioso censo para conocer las capacidades laborales de los recolectores de cartón. Algunas encuestas anteriores indican que cerca del 40% tuvo alguna experiencia en albañilería en el pasado. De allí que en los últimos días el Gobierno negoció un convenio con la UOCRA (sindicato de trabajadores de la construcción) para realizar capacitaciones y sumarlos como mano de obra.

También, ultiman negociaciones con el Sindicato de Peones de Taxis y la Unión de Hoteleros y Gastronómicos. En el primero hay una necesidad de unos 4 mil conductores, y en el segundo se podrían abrir miles de fuentes de trabajo: cocineros, mozos, maestranza, limpieza, etc.

La punta de la lanza del argumento macrista es que al “blanquearse” podrán ganan mucho mejor que los $ 1.200 promedio que perciben hoy por familia e incluso podrían trabajar varios integrantes del grupo familiar. Por eso, llegarán más convenios con otros sindicatos de peso que serán anunciados en las próximas semanas.

El objetivo es que esta “reubicación laboral” sea gradual y espontánea. En el Gobierno juran que ningún cartonero será obligado a dejar su actual actividad y subirse a un taxi a la fuerza o “secuestrado” en obras de construcción. Pero sí, y de eso no hay dudas, cambiarán algunas condiciones actuales de su rutina.

Se exigirán horarios mucho más estrictos para salir a cartonear y la idea es que, de a poco, se deje de revolver la basura en las calles. Para ello, se crearán varios “centros verdes” –algo que ya prometieron las últimas dos gestiones– donde los cartoneros se convertirán en una pieza clave, ya que ayudarán a separar el material reciclable. ¿Qué obtendrán a cambio? Podrán seguir comercializando el cartón (vidrio o aluminio) resultante, tal como funciona hoy. El Gobierno sólo aportará el lugar físico para que se realice el encuentro entre el comprador de basura y los ahora bautizados “recuperadores urbanos”.

Los números del negocio

En la Ciudad de Buenos Aires hay unos 6.000 cartoneros que trabajan regularmente, según estimaciones del Gobierno porteño. Aunque se desconoce con precisión el número exacto porque los registros están desactualizados: ésa es otra de las razones por las cuales encaran un completo censo.

En la comuna se generan unas cinco mil toneladas de basura por día; de ese total, entre el 10 y el 15% es recuperado por ellos, que se encargan de procesar cerca de 580 toneladas cada 24 horas y venderla en centros de acopio.

Ganan $ 0,90 por kilo de papel blanco, entre $ 0,25 y $ 0,50 por kilo de cartón y $ 0,70 por las botellas de plástico transparente.



Fuente
0
0
0
0
0No comments yet