Check the new version here

Popular channels

Los excentricos Macri



Los excentricos Macri


En el Este. Mauricio y su novia Malala. Él sufre los desplantes de su padre Franco, que se fotografió con Cristina en noviembre.

Mauricio no quiere que interfiera en su carrera al 2011. Sus peleas con el padre oficialista. Los parientes que se desbordan.


Un padre saboteador que se deja manipular, con gusto, por el gobierno kirchnerista. Un hermano denunciado por intentar apropiarse de tierras y amenazar a un grupo de productores salteños. Una ex cuñada a la que se le soltó la cadena y acusa públicamente a otro de sus hermanos de no pasarle alimentos, justo cuando ese heredero del clan volvió a ser padre con una nueva novia. Mauricio Macri (49) no sólo tiene que lidiar con las trampas que le tienden sus opositores: la propia “famiglia” se ha convertido en un problema crucial de imagen. Al menos para su plan de que nada lo perturbe en el camino a la Presidencia de la Nación de aquí al 2011.



Hacer lo correcto no siempre es fácil. La modesta celebración del Año Nuevo, en el complejo familiar Manantiales de Punta del Este, estuvo cargado de tensión esta vez. Mauricio se reencontró con Francisco Macri (78) luego de sostener la peor pelea de los últimos tiempos. Es que en noviembre del año pasado su padre había avalado en persona la compra de 279 vagones de subte a la empresa china CITIC, a la que representa en el país, por 850 millones de dólares, más o menos el triple del valor de mercado. La maniobra fue acordada por Macri padre, intermediario con los negociadores chinos, y el ministro Julio De Vido, y anunciada por el multidenunciado secretario de Transporte, Ricardo Jaime. Macri hijo estalló –hasta fue invitado a la Casa de Gobierno a modo de chicana– y encargó al jefe de su bloque PRO en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, que pidiera una investigación para “despegar” su figura de la de Franco. El legislador macrista terminó reclamando al Gobierno nacional –que al mismo tiempo sabotea la construcción de las nuevas líneas del subte porteño para perjudicar la gestión de Mauricio– un “detalle de los precios de los coches y repuestos y el costo del financiamiento de la contratación”. Insinuaba así la existencia de un negociado, una obviedad para casi todos. Un papelón. Franco tuvo que firmar un comunicado aclarando que, en realidad, los vagones saldrían 200 millones menos. Mauricio nunca vivió tan de cerca el boicot paterno.


NURIA EN CHINO. La novia de Franco hace relaciones y estudia mandarín en Beiging. Hizo caso y se metió en los negocios de la familia.




0
0
0
0
0No comments yet