Check the new version here

Popular channels

Los factores de la obesidad

Días atrás el Ministerio de Salud difundió el resultado de un estudio que revela un importante incremento del sobrepeso y obesidad infanto-juvenil. El investigador uruguayo Jorge F. Méndez explica cuáles podrían ser los factores desencadenantes


Según el estudio realizado por el Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN), el 8,5% de estudiantes de entre 5 y 19 años de edad presentaba obesidad mientras que el 18,7% padecía de sobrepeso.

Estas estadísticas han reavivado la preocupación sobre la situación, incluso ha llamado la atención de especialistas, principalmente por el problema de salud pública a futuro que esta realidad representa.

Jorge F. Méndez, investigador y coach uruguayo, explicó a ABC Color que tres factores que se combinan hacen que el sobrepeso y la obesidad sea hoy una realidad que no lo era décadas atrás.

El primero de ellos es el factor sociológico. Según argumenta, las familias de clase media de hoy tienen un mayor poder adquisitivo lo que les faculta poder comer fuera de casa, lo que hace unos 20 o 25 años atrás no era posible. “Hoy, por el tipo de ambiente, por la rapidez con las que nos movemos, salimos mucho más a comer afuera pero obviamente no todos tienen la posibilidad de restoranes sanos o equilibrados”.

Entonces los restaurantes de comida rápida se convierten en la primera opción. “La gente se acostumbró a comer afuera, se convirtieron en consumistas en lugar de clientes, se consume todo lo que se pueda en un periodo corto tiempo”, sin entrar a discutir si es sano o no para la familia.

El segundo factor que interviene en la problemática, según su teoría, es el genotípico. En este punto, explica que “siete generaciones tienen que ver con la vida de una persona; el 97% de lo que somos tiene que ver con esa herencia conversacional y el 3% es genético”. En ese sentido, explica que dentro de ese 97 % “nos han contado que la vida es corta, que uno tiene que tener derecho a todo”, lo que califica como un autoconvencimiento de que todo es posible, lo que contrasta con la práctica del ahorro que se tenía muy vigente hasta hace al menos dos décadas atrás “ahora es un ‘yo lo gasto todo ahora porque mañana no sé si vivo’".

Este tipo de pensamiento – sostiene – se revela en Sudamérica con un nivel de endeudamiento de hasta cuatro veces más de lo que gana una persona del nivel medio, principalmente en países como Uruguay y Ecuador, y muy cerca Paraguay. “Se pasó de la austeridad a la necesidad, y lo que necesita lo sale a buscar como sea”, pensamiento muchas veces inculcado por los propios padres.

El último factor tiene que ver con la tecnología, cuyo abuso deriva casi necesariamente en el sedentarismo. “Entre salir a jugar, andar en bici, el chico se empieza a acomodar porque tiene en su habitación su tele, su computador, y empieza a consumir más de lo que debería”. Sostiene que la tecnología no es mala, pero su abuso si lo es, y abarca desde dispositivos hasta redes sociales.

PREVENIR, NO CURAR

El profesional manifiesta que la mejor forma de contrarrestar esta situación es recurrir a la medicina preventiva, no curativa, es decir hacer chequeos dos o tres veces al año con el médico en lugar de solo acudir cuando se está enfermo. También cambiar paulatinamente la alimentación y optar por comer más sano. “Los chicos comen como ven de sus padres, van enojarse un poco cuando les saques la hamburguesa, pero va volver al habito sano”.

“Como en todo, es la conversación, casi como el censo, casa a casa, generando conciencia sobre el tema, políticas muy agresivas en medios públicos con muchísima presencia en redes sociales, donde diga que la obesidad genera trastornos psicológicos, desde la discriminación, porque hay aerolíneas que no permiten volar a obesos, hasta el punto de vista de la salud”, concluye el profesional.
0
0
0
0
0No comments yet