Popular channels

Los jubilados, entre los perdedores 2014

En 2014 las jubilaciones nacionales suman dos aumentos por ley: 11,31% en marzo y 17,21% en setiembre próximo. Pero si los precios suben hasta setiembre al ritmo del primer semestre en términos reales la mínima habrá perdido un 9% del poder adquisitivo respecto de setiembre de 2013. En Córdoba, la reciente actualización en la jubilación mínima permite recuperar en setiembre próximo un 12% del poder de compra un año atrás. Los datos son de un informe del Cippes que señala que, en la provincia, el lento ritmo de actualizaciones en el haber mínimo, sumado al retraso semestral por ley en los aumentos en las jubilaciones sobre los incrementos en los salarios, implica un ajuste.



A nivel nacional, por la Ley de Movilidad Previsional, con las dos subas de este año el mínimo pasará a $3.231,63, el 30,47% más sobre 2013. Si se acumulan los aumentos parciales de cada año, desde el año 2011 los incrementos a setiembre de cada año superan la barrera del 30% nominal, lo que da indicios de la necesidad del ajuste de los haberes jubilatorios por el proceso inflacionario. Sin embargo, no alcanzan a cubrir la inflación.
En base al Índice Barrial de Precios (IBP) del Conurbano Bonaerense, el valor de la canasta básica ha acumulado un aumento del 16,43% en el primer semestre del año, lo que equivale a un aumento promedio mensual del 2,57%. En base al ritmo de aumento de precios de la canasta básica proyectado hasta el mes próximo, el valor del haber mínimo real será de $2.934, lo que se traduce en una pérdida del 8,76% del poder adquisitivo estimado un año atrás ($3.216). Es decir, aún con los aumentos nominales, las jubilaciones en términos reales perderían cerca del 9% en un año.
Para que no pierda poder de compra, el monto nominal en setiembre próximo debería aumentar a $3.542, es decir un 28,5% y no el 17,21% anunciado oficialmente.
En el caso de Córdoba, hace pocos días la mínima fue actualizada luego de 13 meses sin ajustes y pasó a $4 mil (donde $3 mil corresponden al haber mínimo y otros mil son del Complemento Previsional Solidario, un aporte previsional a la vejez). En términos reales, a setiembre se recupera poder adquisitivo respecto al mismo mes de. Para ese período el Cippes estimó un poder adquisitivo de $3.246 (con la misma metodología que la jubilación nacional para facilitar las comparaciones) y en setiembre próximo el poder de compra ascendería a $3.632, con lo que los provinciales que cobran el escalón más bajo experimentarían una mejora del 12% anual.
El instituto señala que un aspecto a mejorar en este ámbito es lograr que las actualizaciones del mínimo sean más frecuentes que en los últimos años. Esta vulnerabilidad también está entre los jubilados provinciales por los efectos nocivos que tiene la aplicación de la ley de recorte en los haberes jubilatorios, sancionada hace dos años. Es la que fija el diferimiento de seis meses en los aumentos jubilatorios respecto de los incrementos salariales de los trabajadores activos.
A modo de ejemplo, uno de los sectores más numerosos de trabajadores provinciales, los docentes, acordaron en paritarias con el gobierno provincial una suba nominal acumulada del 31,6% durante 2014 (como promedio para todos los cargos, ya que aquellos empleados que se encuentran en las escalas salariales más bajas percibirán un porcentaje mayor de aumento en sus salarios). Este incremento se compone de ajustes parciales, efectivizados – sólo para los activos – en febrero y agosto de este año.



En particular, una maestra de grado (sin antigüedad) percibió en febrero pasado un aumento del 23,2% (pasando de cobrar $4.315 a $5.316), y en el mes de agosto sumó el segundo aumento de 8,27% (alcanzando un total de $5.756 y totalizando un incremento de 33,4% por todo el 2014). Los docentes jubilados no cuentan con ese derecho (al igual que el resto de la clase pasiva provincial). Para poder actualizar sus haberes, deberán esperar seis meses (hasta agosto de este año) para cobrar el primer aumento y a febrero del año que viene para poder completar los aumentos otorgados a los activos. Independientemente de los meses en que se concretan los incrementos parciales de las paritarias en la provincia, la realidad marca que los jubilados cobran con un atraso de 180 días a partir de dichas fechas.
0
0
0
0No comments yet