Popular channels

Los límites de las usinas lácteas en Argentina

Unos gigantes enanos blancos
Los límites de las usinas lácteas en Argentina y su supuesto carácter monopólico

El Gobierno no deja de elogiar los indicadores que muestran los últimos años en materia de producción láctea. ¿Es realmente así? ¿Entonces, por qué el porcentaje de exportaciones se mantiene igual? ¿La culpa es de las grandes empresas, de las pequeñas o de las relaciones capitalistas? Si quiere enterarse, lea esta nota…

Sebastián Cominiello
OME-CEICS

En El Aromo n° 75: "Se viene el zurdaje"



En los últimos meses, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Norberto Yauhar, se mostró entusiasmado con los aumentos de exportación en productos lácteos argentinos bajo su gestión. El ministerio afirma que las exportaciones aumentaron desde 2007 de forma ininterrumpida, de 167.592 toneladas, ese año, a 296.711 en 2012. No obstante, los niveles de exportación de Argentina porcentualmente se mantienen en el 1,74% del total mundial. La Argentina no ganó lugares en el mercado mundial de lácteos. Es decir, no puede aumentar su competitividad como otros exportadores. El “éxito” de las políticas públicas para lograr casi el doble de exportaciones oculta que solo se consiguió mantener la brecha frente a los grandes productores.
Ante este panorama, existe un prejuicio que plantea que las dificultades de la cadena láctea se encuentran en el peso de las usinas frente a los productores lecheros. Ese poder sería la consecuencia de una posición “oligopólica”, que no permitiría el desarrollo de los tambos y se transformaría en un freno para la producción lechera. Veamos cómo, en realidad, la situación es la inversa: el tamaño pequeño de las “grandes” empresas lácteas argentinas, en términos internacionales, es el que explica los problemas. La superación debe venir de un verdadero monopolio, el de la clase obrera, que centralice el capital en sus manos.

SEGUIR LEYENDO
0
0
0
0No comments yet