Canales populares

Los lockers inteligentes llegan a la Argentina

La empresa argentina Boxeway busca facilitar la recepción de envíos para que los usuarios no tengan que ajustarse a un horario especial de entrega en operaciones de comercio electrónico. Orientados a empresas, consorcios y a la creación de una "red pública" de gabinetes, estarán disponibles para fines de este año



Impulsadas por los más de 30 millones de usuarios de internet, las compras y ventas a través de la web se multiplicaron. El comercio electrónico creció 48,5% en el país durante 2013 y generó transacciones por $24.000 millones, según cifras de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico.

Sin embargo, estas operaciones pueden a veces convertirse en un dolor de cabeza. En ocasiones, resulta complicado para compradores y vendedores coordinar un horario y lugar, o bien estar en la dirección provista para el envío en el momento indicado para recibir el paquete que se envía por correo.

La start-up argentina Boxeway busca justamente facilitar la "logística de última milla", es decir, la entrega del producto adquirido al usuario final, a través de lockers electrónicos en donde los usuarios pueden realizar intercambios sin necesidad de coordinar un encuentro.

Se trata, como explicó el director general de Boxeway, Juan Gruss, de "eliminar la variable 'tiempo' de la ecuación". La empresa, en plena expansión nacional y regional, apuesta por hacer llegar sus gabinetes inteligentes al mercado argentino para fines de este año. Además, avanza en distintos acuerdos para llevar la tecnología a otros países de América Latina, como Chile y Ecuador, entre otros.

El sistema es similar al de Amazon Locker, el servicio de gabinetes que lanzó la tienda online en 2011 y que está disponible en varias ciudades de los Estados Unidos y en el Reino Unido.

El mecanismo de Boxeway es simple. Los usuarios registrados en la página web de la compañía generan el "alquiler" del gabinete y obtienen un código para desbloquear el espacio y depositar allí el artículo que tiene previsto entregar. Según detalló Gruss, el costo de un locker pequeño por 48 horas rondaría los 35 pesos.

Con la contraseña, el usuario se dirige al locker, desbloquea el espacio de almacenamiento que seleccionó y deja allí la mercadería. El sistema genera un aviso de forma automática con otro código alfanumérico que se envía vía mail y SMS al teléfono del receptor (que se entrega al reservar el locker online), haciéndole saber que tiene un paquete para retirar.

Quien recibe el envío debe ingresar su código para abrir el gabinete. Una vez retirado el artículo, el sistema genera un nuevo aviso para el usuario que entregó el o los artículos en cuestión, alertando que se completó la operación.



El progreso de la transacción puede chequearse online, en las cuentas de los involucrados y la empresa lanzará una aplicación móvil próximamente para realizar las gestiones desde el celular.

En lo que respecta a protección de datos, desde Boxeway remarcaron que su sistema no es en absoluto anónimo, ya que los usuarios deben ingresar su información personal para utilizar el sistema, que encripta las operaciones.

En caso de que no se presente en el tiempo especificado al rentar el espacio, el cargo corre por cuenta de quien solicitó el locker, a la vez que la empresa tiene un protocolo de apertura y vaciado por abandono de mercadería.

Boxeway, propietaria del software y hardware patentados de los lockers, ofrece distintas configuraciones y tamaños de gabinetes, integrados en un único módulo, con una pantalla táctil en el centro. Las unidades, que sumarán cámaras de seguridad, están hechas para funcionar aun con cortes de luz y ante una eventual caída de internet (ya que la plataforma de gestión de la empresa está basada en la nube).

La opción de envío y retiro mediante el sistema de Boxeway se integrará en sitios web de comercio electrónico cuando se concrete una transacción entre usuarios.




El objetivo de Boxeway es expandir su solución de logística este mismo año armando, por un lado, una "red pública" de módulos de gabinetes que se ubiquen en distintas locaciones públicas comenzando por la Capital y el Conurbano, para luego expandirse a otras ciudades del interior, ya que según notó Gruss, se trata de un servicio con características principalmente urbanas.

Por otro, la empresa, fundada en 2011, busca extender las posibilidades de uso de su producto más allá de los envíos de comercio electrónico. Así, presenta sus e-lockers también como una solución de front desk inteligente para el sector empresarial o de consorcios, e inclusive de hoteles, para que empleados, consorcistas o huéspedes envíen y retiren distintos ítems sin depender de terceros, horarios o locaciones.

En esta modalidad, el costo de un módulo básico de gabinetes, con entre 30 y 40 lockers, oscilaría entre $8.000 y $10.000 por mes. La cantidad y formato de lockers es configurable según las necesidades de los clientes. La idea de Boxeway es además licenciar la tecnología para que esta se comercialice en otros países.

Este año, la compañía avanzará en esos dos sentidos. Gruss detalló que en la actualidad ya hay algunas unidades de prueba funcionando en una serie de ubicaciones privadas, entre las que se encuentra también la tienda Falabella en Santiago de Chile.
0
0
0
0No hay comentarios