Los negocios más raros del mundo

Cacas por correo


Si hay alguien a quien tengas inquina (por ejemplo, un compañero de trabajo chivato y pelota o el vecino que te despierta los domingos a las siete con sus ruidos) tienes una nueva arma que emplear contra él: enviarle una caca a domicilio. El negocio homónimo está fundado por unos españoles que afirman haber enviado ya 3.000 cacas, que pueden ser de mentira, plasmadas en una camiseta o "auténtica caca fresca natural de caballo o vaca recogida directamente de su propietario".




Vacaciones para peluches


A los japoneses les gustan las cosas monas, por lo que no es extraño que fueran los primeros (y únicos de momento) en organizar vacaciones para peluches. La agencia de viajes Unagi ofrece diferentes recorridos para muñecos. Éstos pueden ser desde viajes a baños termales (55 dólares) hasta un tour misterioso con destino sorpresa (35 dólares). Aceptan a clientes internacionales pero los interesados deben hacerse cargo del coste de enviar a su mascota hasta la oficina de la agencia en Tokio (el 'vuelo' de vuelta lo paga la empresa). Después suben fotos del peluche cada día a su página de Facebook, lo que para algunas personas ha supuesto una alegría e incluso la motivación necesaria para recuperarse de una lesión permanente. Además prometen excursiones de menos de 10 muñecos para "cuidar bien a cada uno" y aseguran que no lo posarán directamente en el suelo. En caso de pérdida o daños, compensan con hasta 110 dólares. Los peluches grandes o pesados no pueden participar.



'Sex shop' canino


Nuestras mascotas también tienen necesidades y por eso existe Hotdoll: un muñeco sexual para tu perro, no inflable, de material reciclable, lavable y suave. Los hay de distintos tamaños para cada raza. En la web de la empresa no se comprometen a que el can lo use, pero aseguran que puede servir simplemente como un "compañero". Los fundadores son franceses pero aceptan pedidos de todo el mundo. Entre las recomendaciones que hacen está que el dueño "sepa ser discreto" cuando su mascota lo use y que limpie regularmente el juguete, especialmente el orificio de la parte posterior.



Cerveza para perros


Con lo que nos gusta la cerveza... ¿por qué no va nuestro mejor amigo a disfrutarla también? Eso debió pensar la holandesa Gerrie Berendsen cuando pidió a Schelde, una pequeña destiladora, que creara la Kwispelbier para poder beberla con sus perros tras una cacería. Esta cerveza, cuyo nombre significa en holandés "cerveza para mover la cola", está hecha de una mezcla especial de extracto de buey y malta, no tiene alcohol y también pueden beberla los humanos, pero es cuatro veces más cara que una normal.


Limpiar la fiesta


¿Acabas de tener la juerga de tu vida... en tu casa? No te preocupes, para echarte una mano están los Hangover Helpers (ayudantes de la resaca). Por 20 dólares por cada habitante de la casa, un escuadrón se presenta en tu domicilio (de Colorado, EEUU) y te da un regenerante Gatorade y un burrito que elimina todo el alcohol de tu organismo mientras ellos limpian el desastre de la noche anterior. No se entiende que a nadie no se le haya ocurrido aún exportar la idea a España.



Ayuda para ligar por internet


Si quieres una cita pero te aburren todos los trámites de ligar por internet, Virtual Dating Assistants es tu web. Ellos se ocuparán de crear tu personalidad online, seducir a mujeres y quedar con ellas por ti. No especifican el precio hasta que realizan una entrevista previa de 60 a 90 minutos. Aparentemente, sólo trabajan para hombres y prometen una o dos citas a la semana, así que libera tu agenda si los contratas. Eso sí, recomiendan que no le cuentes a tus citas que al principio no eras tú... hasta que estés seguro de que les gustas mucho.


Una carta de Santa Claus


Si alguna vez has deseado que Papá Noel responda a tu carta en Navidad, ésta es tu oportunidad. En la Villa de Santa Claus, situada a las afueras de Rovaniemi (Finlandia), hay un servicio postal que centraliza toda la comunicación dirigida al popular personaje navideño. Además de poder escribirle, por cerca de 8 euros puedes pedir una contestación hasta en 15 lenguas diferentes, con el sello oficial de Papá Noel. También puedes pedir que se la envíen a alguien. Un original regalo navideño, sobre todo para los más pequeños, que pueden alucinar.



Cómprate... algo

A algunos les gustan las sorpresas demasiado y para ellos se ha inventado The Something Store (la tienda de algo). Por 10 dólares (más gastos de envío, si vives fuera de EEUU) te envían un artículo seleccionado de forma aleatoria de sus almacenes. Y no sabrás qué llegará hasta que no lo recibas.



La mascota más barata


Aunque los animales de compañía molan mucho, no todos se los pueden costear. Pero hasta los que no tienen un duro se pueden permitir tener una roca mascota. Como dicen en la web donde puedes comprarla, es "la única mascota que no tendrás que alimentar, sacar a pasear, bañar, asear o castrar". Eso sí, la bromita te costará casi 20 dólares. Los creadores de la idea aseguran que los beneficios irán directamente a los refugios con los que trabajan para proveer a un animal de verdad (aunque lo cierto es que en la página de venta aseguran que sólo "2 dólares van directamente a un refugio para alimentar a una mascota". La roca viene con su propia caja para transporte, un certificado de autenticidad y una foto del animal real al que se ayuda).


Joyas macabras


Hay distintos rituales para lidiar con la muerte según el país del que procedas, pero ninguno llega tan lejos como LifeGem. En esta web ofrecen la posibilidad de convertir un mechón de pelo o las cenizas de un ser querido (humano o animal) en un diamante. Dependiendo del color y los kilates, los precios varían desde los 2.490 dólares (1.966 euros) por piedra hasta los 24.999 dólares (19.750 euros) de las gemas más grandes en verde y rojo. "Esto no es sólo un trabajo para nosotros, es nuestro sueño, nuestra misión, nuestra vida", aseguran los dueños, señalando que su objetivo es facilitar el duelo. Entre sus más de 5.000 clientes también hay famosos que se elaboran joyas con su pelo y las subastan a fin de recaudar fondos para sus proyectos solidarios. Para los interesados, también tienen una web dirigida al mercado europeo.


Para los sinvergüenzas


Si te quieres 'escaquear' de una situación o escaparte a algún lugar inconfesable, Alibi Network (la red de coartadas) te creará una situación que le resulte convincente a tu entorno. Ofrecen servicios para disimular una infidelidad, para fingir que has hecho una compra o que estás en un hotel, en un curso o en cualquier sitio. También pueden hacer que parezca que estás empleado en el trabajo que quieras, que llamas o te llaman desde el teléfono que elijas o disimular las compras más vergonzosas. ¡Incluso te rescatan de una reunión aburrida o una cena familiar incómoda! No especifican precios para casos concretos pero, por 75 dólares al año (59 euros), tienes derecho a un especialista personal. "Los políticos tienen asesores de imagen, los famosos tienen publicistas, las empresas tienen abogados y departamentos de relaciones públicas, los bancos tienen analistas y la gente normal tiene Alibi Network", sostienen en su web.


¿Sujetáscara? ¿Masjetador?


Estás caminando tranquilamente... y, de pronto, se desata una catástrofe. ¿Qué hacer? Si tienes dificultades para respirar, te desabrochas el Emergency Bra (sujetador de emergencia por 29,99 dólares, 23 euros) y te pones una de las copas como máscara sobre la boca y la nariz. Según sus creadores, actúa como barrera ante la inhalación de posibles partículas nocivas. En la web también resaltan los beneficios para las personas que son tendentes a los ataques de pánico, al darles una sensación de protección y seguridad. Los hay por colores (el original es rojo) y de distintos diseños, pero cuestan 10 dólares más. El modelo más avanzado incluye un sensor de radiación situado en los broches de cierre.


Salón de belleza... para caballos


No son extensiones hechas como pelo de caballo sino extensiones para las colas de los caballos. Custom Tails, que lleva 30 años trabajando en la industria equina, lanzó en 1999 una tienda online en la que se puede comprar todo tipo de extensiones de pelo de caballo de hasta 30 colores. Su precio varían en función de la terminación de la cola que se desee, su largo, su peso y el tipo de unión a la cola auténtica:van desde los 85 dólares (67 euros) de las extensiones más cortas en color negro y gamas de marrón a los 605 dólares (477 euros) de las extensiones más largas en blanco plateado. También puedes encontrar otros productos de belleza para caballos, como cepillos y gomas especiales.


Un nekocafé en Madrid


Los nekocafés son cafeterías donde puedes tomar algo mientras disfrutas de la compañía de los gatos residentes. El concepto nació en Taiwán pero son los japoneses los que los popularizaron, abriendo más de 200 locales. Madrid cuenta desde 2013 con su primer nekocafé: La Gatoteca, que nació con el mismo espíritu en pleno Lavapiés. Sus 16 gatos vienen de la manos de la asociación Abriga, dedicada al bienestar de estos felinos, y están esterilizados, vacunados y sanos. Puedes pasar en el local el tiempo que quieras pero cada minuto cuesta: 4 euros media hora, 6 la hora entera y, a partir de ese momento, 10 céntimos cada minuto extra; los niños pagan una tarifa fija de 3 euros. Sólo sirven bebidas no alcohólicas (por las que se paga la voluntad) y abren de 10:30 a 22:30.



Jabones para todos los gustos


Un jabón en forma de pistola, gnomos o incluso dedos no es tan raro. ¿Pero y uno de pan mohoso? ¿O de macarrones con queso tan perfecto que dan ganas de comérselo? ¿Y qué te parecería si tuviese la forma de una caca de perro? ¿O de unas palomitas? En Etsy, el matrimonio Howard vende jabones manufacturados de formas asombrosas. Destaca especialmente la comida por su realismo, que puede servir para gastar una broma a alguien con mucho hambre. Los precios son bastante asequibles: solo tres productos superan los 10 euros, el gofre con caramelo y mantequilla y los sets de seis jabones de donuts de chocolate y de 20 cookies. Para chuparse los dedos... o mejor no.


Va de insultos


Desahogarse es necesario, especialmente en tiempos de crisis. Hace seis años, dos jóvenes polacos abrieron en Cullera (Valencia) un bar para que su clientela les insulte de 17 a 21 horas. A cambio, los insultos más originales llevan premio de caña y tapa. Los fundadores aseguran que el propósito es que la gente pueda dar rienda suelta a su mala leche por la mala situación económica en un ambiente distendido y divertido, en vez de en su casa. Aunque algunos vecinos se mostraron disgustados cuando abrió porque pudiera conducir a escenas violentas, los dueños aseguran que la gente se corta al principio y nunca se pasan de la raya. Al fin y al cabo, los improperios deben decirse "con educación y con cariño, sin mala leche". No es la primera iniciativa de este estilo: la cadena de comida estadounidense Dick's Last Resort (el último recurso/parada de los cabrones) entrena a sus camareros a ser extraordinariamente groseros con la clientela y The Wieners Club, un bar de Chicago regentado por negros, sirve perritos calientes a sus clientes (fundamentalmente blancos de clase media) entre insultos que llegan en ocasiones a las manos. Las camareras muestran el pecho por propinas de 20 dólares cuando un cliente pide un "batido de chocolate".