Check the new version here

Popular channels

Los planes “para todos” quedaron en el camino




Los planes “para todos” quedaron en el camino y sólo sufrieron inflación


Tema del domingo



Se lanzaron programas para vender a precios populares desde milanesas hasta merluzas pasando por heladeras y ropa. Algunos productos aumentaron 230% en seis años.





Eran las 18.55 del 18 de diciembre de 2008, la temperatura marcaba más de 30 grados y desde Olivos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el inicio de una serie de planes para alentar el consumo: los “para todos” -con los que se intentaban vender a precios populares desde merluza hasta camisas- se iniciaba.

“El deseo de todos de sostener el nivel de actividad económica y la comprensión de que siempre es posible arribar a acuerdos cuando uno pone inteligencia, tiempo, voluntad para visualizar lo importante que es tanto para el consumidor, como para el fabricante y como para el Estado poder articular este tipo de negociaciones y de planes que van a ser como mucha eficiencia y muchos resultados para todos. Para que tengan una idea, nosotros vamos a empezar con la línea de heladeras. Si lográramos cambiar todos los aparatos en la República Argentina -fundamentalmente tres: heladeras, aires acondicionados y lavarropas- convertir en aparatos eficientes en términos de energía estaríamos ahorrando un Chocón”, dijo. Seis años después -el 11 de septiembre pasado- en un acto en la Rosada volvió a anunciar otro plan también de aliento a la venta de electrodomésticos. “Ahora 12” por la cantidad de cuotas fijas en las que se podrán comprar los aparatos. No contó esta vez el resultado del primer plan “para todos” y de los otros que los siguieron: la mayoría quedaron en la nada, no se ahorró un Chocón y sólo dejaron el registro de la inflación.

“El plan canje de 2008 nunca se terminó de implementar. Era para incentivar el consumo de la industria nacional, en ese momento se estaba empezando a cerrar la importación. Las heladeras que se entregaban no se sabían a dónde mandarlas, terminó siendo un costo adicional”, recordó a Clarín José Lilino de la Federación Argentina del Comercio en Artefactos para el Hogar y Afines. Todavía es temprano para evaluar el nuevo plan, explicó el empresario. “Servirá para incentivar el consumo, desde la Federación preparamos folletería para fomentarlo. Es claro que es un plan que viene para quedarse, en los primeros días los locales no se llenaron de gente, pero el consumo está muy caído”, explicó.

Sandra Andrada, del Centro de Educación al Consumidor es menos optimista. “En algunos casos ya estaban las 12 cuotas, hoy la gente no puede comprar por más que tenga financiación sin intereses, porque después hay que pagar y ahora se está financiando con la tarjeta el supermercado, lo que no es un tema menor”, analizó.

“De los ‘para todos’ ya no hay nada, quedaron las garrafas, que es una misión imposible hallarlas (Ver “Garrafas....”). Fueron meros anuncios. Ni la ‘Moreno Card’ (la tarjeta para supermercados) existe ni existió”, dice Andrada, quien insiste que “a veces les cambian los nombres, pero el problema es la suba de precios y la gran dispersión que hay hasta en una misma cuadra. “Hay avivadas, el Estado tiene que controlar, pero no ahorcar. Recién ahora el Gobierno descubrió la cadena de valores”.

Desde la Secretaría de Comercio explican que una parte de lo que en su época fue el “para todos” de alimentos quedó en la Red Comprar –la forma de llevar a algunos barrios los Precios Cuidados–. Funciona en pocas provincias y municipios como ferias itinerantes de pescado, panificados, lácteos, fiambres, frutas y verduras “para todos”. Hay también algunos camiones de pescado y carne y prometen que pronto volverán los de cerdos y pollos (Ver “Uno tras...”).

Pero lo que sí quedó de aquellos planes es el registro de la inflación. Por ejemplo, Cristina Fernández –el 29 de enero de 2009– dio los precios de los calefones “para todos” de 12 litros. Salían $ 636 con la instalación o cuotas de $ 73 con el 11% anual. El mismo modelo está ahora a $ 2.419 o a 12 cuotas de $ 201,58. Un 280% más. Los porcentajes varía según los artículos. El kilo de merluza pasó de $ 12,50 a $ 42, 236% más. El kilo de “cerdo para todos” de $ 15 a $ 80 y evalúan relanzarlo a $ 40 o sea un 166% más . El “Carne para todos” fue una de las estrellas de los anuncios. Hoy uno de los camiones está abandonado en el frigorífico de Ricardo Bruzzese. “Funcionó un tiempo, casi dos años”, defiende el empresario, ahora alejado del Gobierno. “Sirvió para lograr lo que Moreno quería: incentivar el consumo de carne que de 56 kilos per cápita y se fue a 68 y no hubo grandes aumentos. Pero funcionó porque a los frigoríficos les convenía, Moreno creyó que lo hizo él, pero lo hicieron los empresarios”, cuenta. La clave era un arreglo para que de cada res se vendiera una parte a precios populares y el resto se exportara, lo que lograban los frigoríficos eran los ansiados permisos para hacerlo.

El “para todos” tuvo su último capítulo con la ropa. “ Un fracaso total. No movió el amperímetro y con buen criterio el nuevo equipo económico lo desactivó. Funcionó sólo un poco al principio. Falló porque los productos no eran buenos y no tenían demanda. Se terminó incluso antes de que Moreno se fuera”, asegura a Clarín una fuente del sector supermercadista que participó en el plan. Desde la Fundación Pro-Tejer –también parte– lo defendieron. “Lo destacable fue el alto conocimiento (60%) sin promoción, la buena relación precio-calidad y lo vendido: en 6 meses, un millón de prendas”.

El plan “Ropa para todos” ofrecía un jean a $82,50 y tuvo como primer modelo al vicepresidente Amado Boudou. El 26 de mayo de 2013 fue al programa 6,7,8 para defenderse de una acusación de corrupción con una camisa abierta. En un momento mostró que abajo tenía una remera con un sol y las siglas NYP, Nacional y Popular. “Va a estar en todos los supermercados a partir de esta semana”, anunció. “Muy barata, ropa para todos”, y entre risas y levantando el dedo dijo: “Y todas”. Pero rápidamente se atajó: “Bueno, por ahora es para todos”. Y el “por ahora” fue para siempre. La línea para mujeres nunca se hizo.
0No comments yet