Check the new version here

Popular channels

Los yazidíes tratan de escapar del etnocidio islamista



Los recientes avances sobre el terreno del Estado Islámico (EI) han empujado a más de 2.500 yazidíes a huir al monte Sinyar, convertido de nuevo en refugio de esta minoría kurda.

En cuevas o en cabañas abandonadas por los pastores, los yazidíes tratan de sobrevivir en esta zona abrupta situada en el norte de Irak para evitar ser capturados por el Estado Islámico y sufrir sus atrocidades, como ocurrió en agosto pasado.

Entonces, el monte Sinyar se hizo tristemente famoso debido a que en él quedaron atrapados por los islamistas decenas de miles de yazidíes, hasta que pudieron abandonar la zona gracias a la ayuda de las fuerzas kurdas y los bombardeos de Estados Unidos.

Los islamistas han aprovechado que en los últimos días la aviación de la coalición internacional no sobrevolaba la zona de Sinyar, a causa del mal tiempo, para tomar el control de las poblaciones de Hatin, Duhla y Burk, entre otras.

Estas conquistas han empujado a al menos 450 familias, formadas por entre 2.500 y 3.000 personas, a huir al monte, informó un dirigente de la milicia Fuerzas de Protección de Sinyar (FPS), Luqman al Jansuri.

La lluvia y el frío que han animado a los mujahidines a lanzar una nueva ofensiva son también una de las dificultades que afrontan los refugiados, además de los bombardeos y la escasez de alimentos y combustible.

Al Jansuri explicó que los desplazados viven en sitios donde están desplegados combatientes de las FPS, integradas principalmente por yazidíes y formadas tras los sucesos de agosto.

Los refugiados, en su mayoría familiares de los combatientes, carecen de los medicamentos necesarios para atender a los enfermos o a las personas de edad avanzada.

El temporal también ha obligado a suspender los corredores humanitarios que proporcionan suministros a los yazidíes, algunos de los cuales permanecen en el monte desde agosto. Unos por que se sienten incapaces de huir, sobre todo personas mayores, y
otros porque lo consideran un lugar seguro.

Nauaf al Sheij, de 35 años, que abandonó esa zona hace veinte días y se ha refugiado en la región autónoma del Kurdistán iraquí, que acoge a unos 200 mil desplazados, asegura que algunos de sus familiares de edad avanzada se han quedado en Sinyar.

Al Sheij explicó que actualmente la única ruta para escapar de esa región con destino al Kurdistán implica cruzar "zonas difíciles del territorio sirio" con la ayuda de combatientes kurdos sirios.

Más de 500 mil yazidíes y miembros de otras religiones minoritarias han huido del norte de Irak desde junio pasado y otros cientos han sido asesinados, según datos de la ONU.

Los yazidíes, de etnia kurda y cuya religión se basa en el zoroastrismo, son uno de los blancos del Estado Islámico, que les considera infieles.

El Estado Islámico difundió en el último número de su revista digital en inglés "Dabiq", publicado el 13 de este mes, que ha esclavizado a niños y mujeres yazidíes en Irak y ha obligado a muchos de ellos a convertirse al islam.

La situación tiene muy aterrorizada a esta minoría, que se siente abandonada a su suerte por el Gobierno central de Bagdad.

Desde el Kurdistán iraquí, el refugiado Keru Judr, de 43 años, dijo que "es imposible ocultar esta dolorosa realidad" del monte Sinyar.

Judr acusó a las autoridades iraquíes de fracasar a la hora de prestarles la ayuda que necesitan frente al Estado Islámico, que proclamó un califato en territorio iraquí y sirio a fines de junio pasado.

En la misma línea, el miembro del Movimiento Yazidí para la Reforma y el Progreso, Jadida Hamu, expresó su esperanza de que la comunidad internacional ayude a los refugiados asediados en Sinyar y los proteja de los ataques de los islámicos.

Hamu también pidió al Gobierno iraquí que proporcione helicópteros militares para evacuar a estos civiles al Kurdistán, considerado un refugio seguro frente a las masacres del Estado Islámico. EFE
0No comments yet
      GIF
      New