About Taringa!

Popular channels

"luca estaria en las pelotas" Daffunchio...

Nota a Daffunchio en el Diario la Voz del Interior...

"Luca estaría con Las Pelotas"

Germán Daffunchio toma distancia de Divididos y de los grupos que dijeron “no” a Cosquín Rock. Y habla de “los mitos que existen acá”. La entrevista de Nicolás Marchetti, para La Voz del Interior.


Publicado en Diario La Voz del Inter

Se vienen días "peloteros". Es que Las Pelotas, el grupo que dispara este adjetivo, cerrará la jornada inaugural del inminente Cosquín Rock (del 9 al 11 de febrero en la comuna de San Roque), además de lanzar un demorado nuevo disco los primeros días de marzo. El título de la obra será "Basta".

La inclusión de la banda en el máximo evento del rock veraniego tuvo sus bemoles. Al tiempo que algunas paquidermos del rock se bajaban del programa dada la inclusión de Callejeros, Las Pelotas blanqueó su posición ideológica con José Palazzo, el organizador, y confirmó su participación, aunque con reservas. Sobre todas estas cuestiones, Daffunchio conversó con La Voz del Interior.

La charla con el líder se dividió en cuatro tópicos clave para pensar su lugar, y el de su grupo, en el mundo. Daffunchio se expresó sin red. Y no tuvo contemplaciones para con la burguesía del rock local.

El disco

"Tiene 13 canciones y, a pesar de que suene poco modesto, nos gustan todas. Hicimos un trabajo largo (un año y medio) y complejo. Nos costó al principio intercalar los shows en vivo con lo que es el trabajo de la composición, porque son dos estados de ánimo muy distintos. Cuando componés te encerrás adentro tuyo, y a la vez es grupal. Fue muy intenso, volcamos lo que aprendimos a través de los años", revela Daffunchio, quien a su vez precisa que el arte de tapa del disco lo hizo el padre de su compañero Tomas Sussman.

–¿A qué le dicen "Basta"?

–Puedo hacer una lista interminable. No se puede seguir esperando el milagro, hay que pasar a la acción.

–¿Las Pelotas cómo entran en acción?

–Nos expresamos con la guitarrita, nuestras gargantas y sangre; es nuestra forma de sentir que podemos descargar algo al aire.

Muchos mitos

–¿Si Luca viviera tocaría en Las Pelotas?

–Yo te pregunto otra cosa: ¿si Luca viviera, el Indio (Solari) se hubiera pelado y sacado el bigote? Creo que sí, a Luca le encantaría Las Pelotas, se sentiría orgulloso.

–Con el dinero que ganaste, ¿te compraste algo que te haya gustado mucho?

–Compré cosas, pero nada es mío, lo he dado todo. No tengo muchas guitarras... No creo mucho en la posesión, no me interesa nada de todo eso. Me gusta sentirme vivo, estar despierto en cada instante. No creo que la felicidad nazca a partir de la tenencia de algo. Todo lo que hicimos, desde pedir dinero para hacer el primer disco, hasta este último en que lo produjimos nosotros, todo fue con un gran sacrificio.

–Musicalmente, ¿Las Pelotas está más cerca de Cerati que de La Renga?

–Las Pelotas es Las Pelotas, no hacemos música pensando tipos de público. El disco nuevo tiene de todo: canciones reaccionarias, canciones de amor hermosísimas que no tienen nada que ver con Cerati ni con La Renga. Si algo hemos logrado es que con cualquier tema te des cuenta que somos nosotros. En el arte es importante tener tu propia personalidad, aunque te critiquen y digan que sos patético: es lo que sos. Yo no tengo miedo de las críticas, de los músicos. Hay músicos que tocan sólo para los músicos. La gente es mucho más simple. Conocí a muchos músicos insuperables que no emocionaban ni a una gota.

Cosquín Rock

–En Mendoza se reunieron con Divididos y hoy Cosquín los encuentra separados, porque ellos tienen diferencias ideológicas con el productor José Palazzo...

–¿La diferencia filosófica tiene el símbolo pesos? Pregunto... Lo de Mendoza fue una cosa aparte. Después de una mala experiencia que tuvimos en Uruguay –con Las Pelotas y Pettinato en camarines, Divididos se negó a tocar–, donde se armó un circo, este fue un encuentro sorpresivo. No preparamos nada y cuando Ricardo me golpeó la puerta le dije que no se hicieran problemas, que tocábamos lo que fuera. Fue muy informal y emocionante. Porque con Sumo siempre hubo una cuenta pendiente: Luca se murió en el mejor momento, cuando habíamos logrado una química excelente. La vida fue así y estuvo bueno encontrarnos de vuelta. El hecho de que no estén en Cosquín no me significa nada, ellos tendrán sus razones.

–¿Y qué onda con Callejeros?

–Con respecto a Callejeros, tenemos una posición muy clara: nos reunimos con José (Palazzo) antes de aceptar tocar en Cosquín, y se lo comunicamos. A la gente no le importa lo que nosotros pensamos. Es todo un gran teleteatro y a pesar de tener una postura muy clara con el tema Callejeros, le dimos prioridad al festival, a la gente que va a venir del interior y a la fiesta, lo demás es para hablarlo frente a frente y no formar parte del chusmerío.

–¿Y qué sentís a partir de la ausencia de algunos pesos pesados?

–Esto lo digo a partir de vivir en el interior: el músico de Buenos Aires no tiene la más puta idea de lo que es Cosquín, lo que representa para la gente de las provincias pasar varios días de música y convivencia. Si algo pasa en el rock argentino es que hay mucho estrellato. Nosotros le dimos prioridad en la gente, los demás tendrán otras prioridades: económicas, vacaciones, andá a saber. Son elecciones. Puede que estén aburguesados; que sólo les interese hacer un buen negocio y punto.

Mapa pelotero

–Las biografías dicen que el primer recital grande de Las Pelotas fue en La Falda ‘92. Nueve años después largó Cosquín Rock, donde tienen asistencia perfecta. ¿Qué cambió en ese tiempo?

–No me acuerdo un carajo. Recuerdo que existió Menem, la piratería, Cromañón; también hay más radios rockeras y el rock se transformó en una moda. Nunca me fijé en los cambios, porque los que uno espera tardan más que la propia vida. Y el grupo es una escuela. Hacés de primer grado a la universidad. Cada etapa tiene sus materias que rendir, y por eso no muchas bandas duran tanto tiempo. Las que supieron llegar mantuvieron la amistad y el objetivo en común, no se perdieron en la vorágine de las vanidades.

Perfil

¿Quién es Germán Daffunchio?

–Creo que soy un gran idiota. A través de los años he aceptado lo idiota que soy. Eso sí, me considero un luchador.

–¿Trabajó Daffunchio antes de ser músico?

–Hice de todo. Antes de dedicarme a hacer historia fui marino. Vivía en un petrolero, limpiando máquinas. Mi sueño era viajar por el mundo, después de la colimba, donde estuve con todos los personajes del proceso militar, realmente ya no creía del todo en el poder y toda esa mierda. No quería saber de nada, sólo armar un miniestudio en un camarote y que se vaya todo a la mierda. En uno de esos viajes lo conocí a Luca, en una bajada suya, y ahí cambió mi vida. Me di cuenta que se podía hacer reacción con una guitarra, y no mantenerse callado.

–¿Terminó la secundaria Daffunchio?

–No. Odiaba absolutamente todo en esa época. Empecé y me echaban siempre.

–¿A dónde fuiste de vacaciones por última vez?

–¡La vida es una vacación eterna para los músicos! Suelo escaparme un par de días a descansar el cerebro. Puedo ir a las sierras, al sur, al mar o ¡a Chivilcoy! ¿Cómo era? "Puede ser Uruguay, puede ser Chivilcoy".



fuente: http://www.rock.com.ar/notas/2/2052.shtml


Creo que si luca viviera.. estaria en Sumo.. ni con las pelotas ni con divididos.. SUMO
46Comments
      GIF