Check the new version here

Popular channels

Luis Miguel esta mejor que nunca

Luis Miguel llegó, cantó e hizo delirar a la multitud. No dijo una sola palabra sobre el faltazo del miércoles, pero se mostró comunicativo y de excelente humor y les agradeció a sus seguidoras por tantos años de cariño incondicional.






or fin, Luis Miguel dio su primer recital en Córdoba (hoy viernes se hará el segundo). Después de reprogramar los conciertos por no poder volar a tiempo desde Buenos Aires debido al clima y de dejar a miles de fanáticas con las ganas, el Rey se subió al escenario del Orfeo pero no pronunció una sola palabra sobre el asunto que obligó a miles de personas a reacomodarse al repentino cambio de fechas. Simplemente se dedicó a cantar, amable y agradecido, para el delirio general de miles de mujeres.

Galería: Luismi bien de cerca y la entrega de los fans
Comentarios y especulaciones de todos colores se escucharon en la previa del show. Algunos defendían acaloradamente al cantante por su obsesión con el sonido y lo disculpaban por la reprogramación. Otros estaban más preocupados por adivinar su humor y rogaban que aunque sea les dedicara unas pocas palabras, y todos, o la gran mayoría, despotricaban contra los medios de comunicación que habían osado referirse a la incipiente pancita del cantante. Eso sí, contra todo pronóstico, todas aplaudieron cuando apareció la novia de Luismi, la modelo polaca Kasia, que se sentó adelante y ofició de primera dama entre las fans. Sonriente, se dispuso a cuanta selfie le pidieron.

Por lo menos dos cosas podían ocurrir anoche: si la platea cordobesa tenía suerte, disfrutaría de la versión más comunicativa y entusiasta del cantante, aquella que mostró en Las Vegas en el comienzo de la gira The hits tour, que lo trajo por aquí. Pero claro, también existía la posibilidad de encontrarse con el Luis Miguel parco y malhumorado que pasó por Buenos Aires y que abandonó el escenario en dos ocasiones, ofuscado por los problemas de sonido.

En cualquier caso, las casi seis mil personas (casi todas mujeres) que poblaron el Orfeo iban a disfrutar del recital más allá de todo. Bastaba echar un vistazo para detectar a las más fieles seguidoras del artista, esas que desde hace años siguen una consigna a rajatabla: vestirse con algo rojo para demostrar el cariño incondicional a su ídolo. Y vaya si llamaron la atención, el rojo lo inundó todo. Nada podía salir mal esa noche.

Que comience el show
Finalmente, con 30 minutos de retraso de la hora esperada, Luis Miguel pisó el escenario del domo y lo recibió una ovación. De impecable traje negro y camisa blanca, el cantante apareció en el escenario con excepcional humor, y detrás de él una pantalla se impuso como puesta en escena, aunque poca importancia tuvieron la decoración y las proyecciones con el Rey allí, llevándose todas las miradas.

Cautivadas desde el minuto uno, todas acompañaron a su ídolo en el primer tema de la velada, ¿Quién será?, y a partir de ese momento se sucedió una interminable lista de hits que demostró que no hace falta disco nuevo ni alto perfil para mantener la popularidad, sino echar mano a viejas canciones e interpretarlas con la eficacia que solo él logra.

El cantante se despachó con varios popurrís a lo largo de la noche. El primero incluyó temas como Tú, solo tú; Dame tu amor; Sol, Arena y mar y Suave. Todos, coreados invariablemente por las fanáticas y acompañados por gritos intensos.

Como no podía ser de otra manera, no faltaron las indicaciones para que el técnico de sonido bajara o subiera alguna perilla, pero siempre discreto y manteniendo su sonrisa de dientes perfectos.
0
0
0
3
0No comments yet
      GIF
      New