Check the new version here

Popular channels

Macri: Los argentinos estamos listos para el cambio

Los argentinos estamos listos para el cambio
“Necesitamos un cambio”. Esa es una frase que se repite y hace eco en todas las casas que visito en cada rincón de la Argentina. Y no viene sola: “Sé que vamos a poder”





“Necesitamos un cambio”. Esa es una frase que se repite y hace eco en todas las casas que visito en cada rincón de la Argentina. Y no viene sola: “Sé que vamos a poder”, “hay que darle para adelante”, “podemos estar mejor”, son algunas de las tantas expresiones de una realidad de la que hace tiempo soy testigo, una energía que no para de crecer. Los argentinos estamos listos para el cambio.

   Rosario es uno de los mejores ejemplos de esa energía que se siente a lo largo y a lo ancho del país. Hace poco estuve de visita en la ciudad, conversando con vecinos que me abrieron las puertas de sus casas y me hablaron de sus sueños y sus ganas de crecer. También charlamos de sus preocupaciones, en especial la inseguridad y el narcotráfico, dos grandes temas que les quitan el sueño y no los dejan vivir tranquilos. A todos ellos les dije: “La única solución es involucrarse”. Estoy convencido de que estamos a tiempo, que podemos salir adelante y terminar con aquello que nos hace daño, pero necesitamos la participación de todos. El aporte de cada uno es fundamental para mejorar la calidad de vida de los rosarinos y de todos los argentinos.
   De cada lugar que recorro, lo más valioso que siempre me llevo es su gente. Por eso Rosario es para mí cada una de esas personas que llenan de vida sus calles, sus plazas, sus comercios, sus viviendas. Es Angélica, una mujer de Los Humitos que me contó que estaba angustiada porque los chicos de su barrio pasaban mucho tiempo en la calle y los veía muy expuestos, muy desprotegidos. ¿Qué iba a ser de esos chicos?, ¿cómo conseguirían trabajo el día de mañana?, ¿qué se podría hacer para revertir esta situación? Y así fue como decidió ser parte del cambio y se propuso transformar esa realidad que tanto la angustiaba. Junto a su marido, instaló un comedor que hoy ofrece comida a 240 chicos todos los días, además de darles un espacio para hacer la tarea y pasar su tiempo libre. Gracias a esta iniciativa, con cada sonrisa, con cada chico que encuentra en el comedor un espacio de contención, para jugar o estudiar, Angélica, su marido y cientos de chicos y padres son felices.
   Rosario es Angélica y la energía de todos aquellos que, como ella, quieren un futuro mejor para su ciudad. Rosario es también su cultura, sus industrias, sus fábricas y sus distritos, que promueven el crecimiento y generan oportunidades para su gente. Rosario es su puerto, uno de los más importantes del país, que nos muestra todo lo que podemos lograr los argentinos cuando nos lo proponemos: hoy, con el aumento de la producción de soja, vemos que los camiones hacen fila durante días para descargar los productos que se van a exportar. Con la inversión necesaria, con una mejor infraestructura y con las obras adecuadas, podríamos hacer de Rosario una ciudad mucho más conectada al mundo, donde sea más fácil para las personas desarrollar sus emprendimientos para poder crecer.
   El país que soñamos es una Argentina con oportunidades para todos, donde cada uno pueda mostrar su talento y potenciarlo. Donde la educación sea la herramienta que asegure que todos tengamos las mismas oportunidades para construir nuestro futuro, para acceder a un trabajo y construir un proyecto de vida. Donde no exista el narcotráfico y la inseguridad porque hay equipos preparados y comprometidos que gobiernan pensando en las personas, y sobre todo, acompañando a los jóvenes para que puedan encarar todos los desafíos que se propongan.
   Ese futuro es posible y empieza por nosotros. Tenemos todo para desarrollarnos de la mano de nuestras economías regionales. Ahí está el futuro de la Argentina. Y lo que hace tan especial este momento es que, en cada rincón del país, los argentinos estamos listos para dar ese paso que necesitamos.
   Los años nos sirvieron de experiencia, los errores se convirtieron en oportunidades para aprender y nos ayudaron a entender que el futuro lo hacemos entre todos, que nadie lo va a venir a hacer por nosotros. Cada vez somos más los que nos animamos a ser parte del cambio. Estamos cerca.
0
0
0
0
0No comments yet