Check the new version here

Popular channels

Macri promete contiuidad si llega a ganar

Los candidatos prometen continuidad en la política de derechos humanos
Scioli, Massa y Macri seguirán con los juicios a militares; dudas por la posibilidad de darle al área rango ministerial


Los voceros de Daniel Scioli son concluyentes: la política implementada en esa área por Néstor y Cristina Kirchner fue y es "exitosa". Por lo tanto, se seguirá con los juicios a militares y la relación con las organizaciones de derechos humanos; se buscará preservar los "sitios de la memoria" y la educación en derechos humanos impulsada en los últimos doce años en las escuelas públicas y en las Fuerzas Armadas.


Con matices, Mauricio Macri y Sergio Massa tienen una visión distinta: si bien coinciden en continuar con el esclarecimiento de los crímenes de la dictadura, sus referentes afirman que no debería tener prioridad la mirada retrospectiva. Proponen "una visión más amplia" y critican iniciativas del Gobierno, como la cesión total del espacio de la ex ESMA a los organismos más cercanos al Gobierno (en el caso de Pro) o la promesa de crear un Ministerio de Derechos Humanos, fustigado en el entorno de Massa.

Para los tres candidatos, los juicios por violaciones de los derechos humanos son un compromiso irrenunciable. "Vamos a ratificar su continuidad. Como dijo Daniel, ni un milímetro atrás", afirmó a LA NACION Guido "Kibo" Carlotto, secretario de Derechos Humanos bonaerense y candidato a ser la referencia de un eventual gobierno sciolista.


Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos porteño y referente de Macri, sostiene que "los juicios son un proceso que inició Alfonsín con la Conadep y el juicio a las Juntas Militares", y coincide en que "hay que crear las condiciones para que se respeten los procesos y se cumpla con la ley".

Santiago Cantón, director ejecutivo del centro Robert Kennedy y referente de Massa, asegura: "Está fuera de toda duda que los juicios deben continuar". No obstante, hace una salvedad: "No alcanza decir «es un tema de la Justicia». Hay que comprometerse dotando a la Justicia de recursos para que se realicen los juicios y se hagan con más celeridad, no sólo por las víctimas, sino también por el derecho de todo acusado a que se decidan sin demoras sus responsabilidades", afirmó.


El alto perfil y la preponderancia que el kichnerismo dio a las Madres de Plaza de Mayo y las Abuelas, dirigidas por Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto, continuarán si Scioli es elegido presidente. "La relación con los organismos de derechos humanos no sólo se mantendrá, sino que profundizaremos la relación con ellos", afirmó Carlotto, hijo de la titular de Abuelas, a "título personal y sin hablar en nombre de Scioli".

Avruj dice que durante su gestión Macri "no ha tenido problemas con los organismos" y destaca la "convivencia" que se dio en el Instituto para la Memoria, que funcionaba en la ESMA hasta el año pasado, también con organismos no preferidos por el Gobierno, como Madres-Línea Fundadora y Adolfo Pérez Esquivel.

Cantón, ex asesor del presidente norteamericano James Carter, reconoce que el "trabajo histórico y presente de Madres y Abuelas es parte de nuestro ADN", aunque se muestra muy crítico del "uso político" que el Gobierno ha hecho de los derechos humanos. "Decir que sólo ellos son garantes de los derechos humanos es una perversa politización, que se aleja años luz del ideal de los derechos humanos como una verdadera política de Estado", dijo.

¿Qué hacer con los sitios de la Memoria? Carlotto propone "mantenerlos y ampliarlos". Avruj coincide, aunque propone una ex ESMA "que se abra a la ciudadanía" y sostiene: "No podemos quedarnos estancados en el pasado y ésa no puede ser nuestra única política de derechos humanos". Cantón propone "darles más recursos" y "que todos los chicos visiten la ex ESMA".

Eso sí, Cantón critica con dureza la manera en que el kirchnerismo ha querido "imponer" su visión desde 2003. "La educación en derechos humanos no debe ser una arenga ideológica o limitarse a los juicios. Es también la lucha contra la desigualdad entre ricos y pobres; evitar que otra mujer sea asesinada y ponerle fin a la corrupción, que desde 1983 es lo único que crece", afirmó.

Avruj propone "construir una cultura cívica sostenida en una apropiación de los derechos humanos y trabajar en forma transversal con todas las áreas de gobierno". En Pro saben que se trata de un área delicada y no olvidan la fuerte polémica que se generó en diciembre pasado, cuando Macri dijo a LA NACION: "Conmigo se acaban los curros en derechos humanos".

¿Y hacia el futuro? Carlotto afirma que "tal como se viene haciendo, trabajaremos en los derechos humanos del presente, que hemos definido como la inclusión social. Sumado a éstos: las tres T del papa Francisco: trabajo, techo y tierra, como los derechos ambientales". Propone, como lo hizo Scioli, darle rango de ministerio a la Secretaría de Derechos Humanos, algo con lo que coincide Macri, pero separado del Ministerio de Justicia, para que sea "política de Estado y política pública", y agregando al nombre del ministerio el término "pluralismo cultural" para incorporar nuevos derechos.

Para Cantón, la iniciativa de Scioli "es la mejor confesión de que no tiene ni idea de lo que son los derechos humanos. Los derechos humanos no son de un ministerio, deben estar en todo el Estado", afirmó.
0
0
0
0No comments yet