Check the new version here

Popular channels

Macri tiene en sus manos una condena y una oportunidad

El Gobierno no está dispuesto a arriesgar la tranquilidad social en un año que viene con el primer test electoral para Cambiemos incluido.




Cuando el Congreso vote el Presupuesto 2017, Mauricio Macri tendrá en sus manos una condena y una oportunidad. El Presidente ya no podrá hablar más de la herencia que le dejó Cristina Kirchner -o al menos sus alusiones al peso de ese legado serán menos efectivas en la opinión pública- y, a la vez, podrá desplegar su proyecto de Gobierno. Será la primera vez que lo haga, porque hoy administra las cuentas que le dejó Cristina Kirchner.

Aunque en la Jefatura de Gabinete tienen todavía un buen número de dudas sobre el proyecto, se pueden mencionar algunas certezas.

Macri no bajará el gasto en ayuda social. En lo que va del año, con el aumento de las jubilaciones que marca la ley de movilidad, el engrosamiento del padrón de beneficiarios de la Asignación por Hijo, la extensión de un beneficio similar para los ancianos que no registren aportes jubilatorios y la ley que habilitó el pago de los juicios y el reajuste de los haberes de jubilados y pensionados, el Gobierno mostró que no piensa ajustar en ese sector. El Presidente se convenció de las ventajas que trae para la sociedad el hecho de mantener la entrega de dinero en efectivo a los más necesitados, un proyecto que se reprodujo en buena parte de los países de América latina en la última década y que en la Argentina instauró el kirchnerismo. En 2017 ocurrirá algo similar. Nadie está dispuesto a arriesgar la tranquilidad social en un año que viene con el primer test electoral para Cambiemos incluido.

En el Gobierno confirman también que el proyecto de Presupuesto contemplará la rebaja del impuesto a las Ganancias, que llegará con otro proyecto de ley que verá la luz con una demora de un año respecto de la promesa electoral de Macri. Con ese cambio, el Gobierno hará una caricia a los sectores medios urbanos, hoy castigados por la suba de tarifas, la inflación y la carga impositiva acentuada, entre otros males de la época.

El Presidente cree que -además del conflicto por las tarifas de los servicios públicos- la confección del Presupuesto es la tarea más importante que tiene hoy frente a los ojos. Él mismo está llamando a cada uno de los ministros para preguntarles qué monto necesitan para llevar a cabo sus planes. "No me digas que querés 50 si necesitás 30. Decime justo lo que necesitás porque yo quiero saber", avisó Macri en los últimos días a uno de sus ministros, una advertencia que se reprodujo en varias de sus conversaciones. Los gobernadores recibirán también llamados desde la Casa Rosada, aunque en este caso sin invitaciones a formular previsiones de gastos. A ellos les pedirán votos de los diputados y senadores que les responden. No las escucharán en silencio.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New