Canales populares

Madrastra se derrumba y confiesa asesinato de Gabriel Cruz

Madrastra derrumba confiesa asesinato Gabriel Cruz
Madrastra derrumba confiesa asesinato Gabriel Cruz

Fuentes del diario español "El País" cercanas a la investigación del asesinato de Gabriel Cruz revelaron que Ana Julia Quezada decidió colaborar con las autoridades de España y confesó el asesinato del niño de 8 años.

La abogada de Ana Julia Quezada afirmó que la mujer dominicana está respondiendo todas las preguntas de los investigadores tras pasar dos noches en la cárcel, donde habría “dormido plácidamente”.

Las fuentes de El País aseguran que las autoridades “se mantienen convencidos de que actuó sola”.

Madrastra derrumba confiesa asesinato Gabriel Cruz

Por su parte, el diario "La Vanguardia" precisó que Ana Julia Quezada detalló entre sollozos detalles del crimen de Gabriel Cruz.

Contó que la tarde del asesinato salió de la casa después de Gabriel, se lo encontró y le dijo que le acompañara a la finca de Rodalquilar. Una vez allí, según sus palabras, discutieron, le dio un golpe y el niño perdió el conocimiento.

“Le dio un mal golpe en la cabeza con la punta roma de un hacha y luego lo asfixió (...) ella se asustó y lo mató obstruyendo la respiración. Después le desnudó, arrojó su ropa en un contenedor lejano y enterró el cuerpo del niño en una fosa que cavó esa misma tarde junto al pozo” señala "La Vanguardia".

“Esta tarde los investigadores han encontrado la ropa. Y con la mujer realizarán la reconstrucción de los hechos”, añade el diario español.

Según la autopsia realizada al cuerpo del menor, Gabriel Cruz murió estrangulado el mismo día de su desaparición, el 27 de febrero. El cuerpo tenía restos de tierra en el momento en el que fue encontrado.

Patricia Ramírez, la madre biológica de Gabriel Cruz, declaró a la presa que ella sospechaba que Ana Julia Quezada tenía algo que ver con su desaparición. "Yo temía que fuera así. No se podía decir nada, porque era parte de la investigación", dijo en una entrevista al medio Onda Cero de España.

"Tenía la esperanza de ablandarla y de que se viniera abajo. De que en algún momento lo soltara. Por eso, apelábamos a su conciencia en nuestras comparecencias", finalizó.

En la maletera de su carro

El cuerpo de Gabriel Cruz fue encontrado el domingo por la Guardia Civil en la maletera de un automóvil que conducía la mujer.

Quezada era pareja del padre del niño en el momento de los hechos y colaboraba estrechamente con el resto de la familia para su localización.

El pequeño desapareció tras salir de casa de su abuela para dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros, en la comarca de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería, sur de España).

La detenida era objetivo de la investigación policial desde que el pasado sábado 3 de marzo avisó a los agentes de haber descubierto, supuestamente, una camiseta blanca que contenía restos del ADN de Gabriel, en una zona que ya había sido previamente rastreada.

Quezada llegó en 1995 a Burgos procedente de su país natal, la República Dominicana, y se instaló junto a su hija mayor, nacida también en ese país caribeño.

Posteriormente se casó con un español y tuvo otra hija. La mayor de las niñas falleció en 1996 al caer desde una ventana de la vivienda en Burgos (Castilla y León, norte) a un patio interior, un caso que se cerró como una muerte accidental.

La Policía española está realizando gestiones con el Juzgado que investigó esta muerte para decidir si reabre este caso, según fuentes de la investigación.

La muerte de Gabriel Cruz ha ocurrido en pleno debate político y social sobre la pena de prisión permanente revisable, que existe en España para asesinatos especialmente graves, y que el Gobierno quiere ampliar a otros delitos.

Por el contrario, la mayoría de la oposición cuestiona sus fines y eficacia y quiere que el Parlamento la derogue.

Familias españolas cuyos hijos, algunos de ellos menores, fueron secuestrados y asesinados han recogido más de 2,5 millones de firmas para pedir que no se suprima esa ley.

2Comentarios