Magaly: Defienden al acusado

Caso Magaly: la familia del acusado respaldó su declaración


Luego de la indagatoria a David Benítez, el imputado por abuso sexual a Magaly Hermida, la familia del joven salió a defenderlo y a confirmar su versión de la historia


Después de que David Benítez declarara ante el juez de Garantías de San Isidro y el fiscal Marcelo Fuenzaliza que había conocido a Magaly Hermida la tarde de la desaparición cuando la encontró llorando a metros de su casa, y que mantuvo relaciones sexuales con ella porque pensaba que tenía 17 años, la familia del joven salió a respaldar su versión.

La madrastra, Zulma, y la hermanastra, Micaela, confirmaron la historia que dice que la adolescente apareció llorando sobre un tronco en Villa La Cava. Ambas ratificaron los dichos de Benítez y lo defendieron.

"Estaba en el tronquito que se ve en el fondo, en frente de la casa de mi primo. Mi sobrinas Brisa y Paola la escucharon llorando desesperadamente y salieron a ver qué pasaba. Cuando la vieron le preguntaron qué le pasaba y ella les contestó que se había escapado de la casa. Además, les dijo que el padrastro la maltrataba mucho, y que había llamado a su mamá pero no la fue a buscar. La invitaron a tomar un vaso de agua, porque es lo único que puede ofrecer esta familia. Somos pobres", explicó Zulma.

La madrastra confirmó que todos creían que Magaly tenía 17: "Nos dijo a todos que tenía 17 años. O sea que el delito de David fue confiar en lo que decía la chica. Si mi hija si se quiere poner de novia con alguien yo al chico no lo voy a acusar de nada, porque tiene 16 y tiene todo el derecho del mundo de enamorarse. Yo no la conocía, nadie la conocía de antes".

La hermanastra agregó que los dos le dijeron que eran novios: "ella me dijo a mi que eran novios y que tenía 17 años. Los dos dijeron lo mismo. Además, no parecía de 12, yo pensé que tenía 17. Lo único que se es que a ella la encontraron llorando en el tronco, y la hicieron entrar, como a cualquier otra persona".

Además, Zulma defendió a su hijastro y dijo que es un chico sin antecedentes penales: "David es un buen pibe, que en verano va a trabajar a la costa y que trabaja en una cooperativa vendiendo panchos, hamburguesas, gaseosas. Es un chico que se gana la vida humildemente, como toda mi familia. No tiene antecedente penales, ninguno de nosotros los tiene, porque no somos delincuentes. El hecho de ser pobres no quiere decir que seamos delincuentes".

Por último, Micaela recordó el momento de la detención: "estábamos en la parada yendo a Tecnópolis y me fui un minuto a cargar la SUBE. Ahí apareció mi hermana corriendo y me dijo que se lo llevaban a David. Antes de eso ellos estaban abrazados, a los besos y ella quería ir".