Mal negocio: quiso vender y le robaron



En Facebook dicen que cuando encuentren al muchacho van a introducirle el celular a través de un orificio entre sus partes pudendas.




Un joven acusó públicamente a otro de haberle robado su celular cuando se habían encontrado para materializar un trato que habían hecho a través de uno de esos sitios de compra venta en Facebook. "Me robó”, dijo específicamente, y lo escrachó por todos los medios posibles, con la colaboración de todos los que se encontraron con el mensaje y decidieron compartirlo tan indignados como él. Según narró, el chico prometió comprarle un teléfono celular y le requirió que se lo entregara en su propia casa; fue hasta ahí y mientras revisaba el aparato, el comprador dijo: "Voy a buscar la plata”, y esa fue la última vez que lo vio. En los 40 minutos que lo esperó, alternando los golpes a la puerta con algunos insultos, advirtiendo la maniobra, asegura que llegaron otros tres vendedores convocados por el mismo comprador y otros dos. Asumiendo que le habían chafado el teléfono, volvió al grupo de compra-venta para denunciarlo, con nombre y apellido, dirección y fotografías extraídas de Google Street View. De acuerdo a su investigación, se trata de una bandita de pillos que actúa deliberadamente en ese domicilio del centro de Resistencia y en otro de la zona Oeste, en Villa Barberán, con la protección del abuelo de uno de ellos, un conocido abogado domiciliado medianera de por medio. El objetivo fue alertado para que otros no caigan en la misma trampa, pero la bronca de los que habitualmente hacen negocios en estos sitios fue creciendo que ya prometieron lincharlo donde lo encuentren. A esta altura, ya le conviene cambiar el celular por un protector bucal y el abogado por un guardaespaldas (o un culo nuevo).