Malviviente muere tras asaltar en patrullera

Lacra social muere tras asaltar en patrullera


Imagen ilustrativa

Malvivientes utilizaron una patrullera de la Policía para asestar una serie de golpes en sedes de bancos y casas comerciales en el distrito de San Cristóbal, departamento de Alto Paraná. El grupo estaba compuesto por unas 20 ó 30 personas.

Un grupo compuesto por 20 ó 30 personas llegó hasta la comisaría de San Miguel del Monday, de donde robaron una patrullera, con chalecos antibalas y tomaron como rehén a un efectivo policial.

Luego de hacerse con el vehículo policial, los malvivientes se dirigieron al local de Santa Rita Cambios, ubicado en el distrito de San Cristóbal, a unos 117 kilómetros de Ciudad del Este. De allí pasaron a las sedes de los bancos Regional e Itaú, informó la subcomisaria Lilian Gimenez, de la comisaría 20ª de San Cristóbal.

En cuestión de minutos, los malvivientes asestaron golpes en varios cajeros automáticos utilizando explosivos y enfrentándose a tiros con efectivos de la Policía. Durante la balacera, uno de los criminales fue abatido y terminó cayendo en una cuneta, a la vera del camino que pasa a un costado de la sede del Banco Regional, uno de los que fueron víctimas de los asaltos.

Luego de consumar los golpes, el grupo de criminales se dio a la fuga y terminó abandonando una camioneta en las inmediaciones de la comisaría del distrito de Juan E. O'Leary. Efectivos policiales despliegan un gran operativo para tratar de dar con los criminales.

Un grupo compuesto por 20 ó 30 personas llegó hasta la comisaría de San Miguel del Monday, de donde robaron una patrullera, con chalecos antibalas y tomaron como rehén a un efectivo policial.

Luego de hacerse con el vehículo policial, los malvivientes se dirigieron al local de Santa Rita Cambios, ubicado en el distrito de San Cristóbal, a unos 117 kilómetros de Ciudad del Este. De allí pasaron a las sedes de los bancos Regional e Itaú, informó la subcomisaria Lilian Gimenez, de la comisaría 20ª de San Cristóbal.

En cuestión de minutos, los malvivientes asestaron golpes en varios cajeros automáticos utilizando explosivos y enfrentándose a tiros con efectivos de la Policía. Durante la balacera, uno de los criminales fue abatido y terminó cayendo en una cuneta, a la vera del camino que pasa a un costado de la sede del Banco Regional, uno de los que fueron víctimas de los asaltos.

Luego de consumar los golpes, el grupo de criminales se dio a la fuga y terminó abandonando una camioneta en las inmediaciones de la comisaría del distrito de Juan E. O'Leary. Efectivos policiales despliegan un gran operativo para tratar de dar con los criminales.