Check the new version here

Popular channels

¿Mangeri es o Ceamse? Acusan al portero de acosador.

Caso Angeles: acusan a Mangeri de otros intentos de acoso sexual.
Nueva jornada del juicio oral.
Vecinos del edificio de Ravignani 2360, donde vivían la chica asesinada y el portero acusado, dijeron ante el Tribunal que Mangeri había protagonizado otros acosos a diferentes mujeres. Dos empleadas domésticas y una niñera habrían sido las víctimas.

Una vecina del edificio de Ravignani 2360, el mismo en el que vivía Angeles Rawson junto a su familia hasta que fue asesinada, reveló hoy en el juicio oral por el crimen que existieron otros dos casos de mujeres que supuestamente fueron acosadas sexualmente por el portero Jorge Mangeri, los cuales hasta ahora no se habían hecho públicos.

Estos nuevos casos se suman a la denuncia realizada por un matrimonio de ancianos, que dijo que su empleada doméstica renunció por los supuestos acosos sexuales por parte del encargado del edificio.

La abogada Mónica Lospinatto, vecina del 5° piso "A" y miembro del Consejo de Administración del edificio, reveló hoy al Tribunal Oral en lo Criminal 9 porteño dos nuevos episodios hasta ahora desconocidos que involucran al portero.



La mujer contó que una de las presuntas víctimas era su empleada doméstica y la otra era una niñera que trabajaba en el departamento "B" del séptimo piso. Si bien ya había declarado durante la instrucción de la causa y no había hecho mención a estos episodios, Lospinatto dijo que se enteró de los mismos después de que había sido llamada a testimoniar ante la Justicia.

Ante una pregunta del abogado querellante Pablo Lanusse, la testigo recordó los dos supuestos episodios y dijo que en una reunión del consejo de administración comentaron con el vecino Pablo Bazán, del séptimo "B", lo que le había sucedido a su niñera.

Según este relato, en esa conversación Bazán le dijo que (Mangeri) "una vez se le lanzó (a la niñera) y ella estaba ofendidísima", pero que no lo tomaron como un caso de acoso, sino "como un intento de conquista".

Además, agregó en esa reunión "en ningún momento pensamos que podíamos tener un peligro adentro del edificio". Luego, en 2013 y con el crimen de Angeles en plena etapa de investigación, la mujer contó que le preguntó a su propia empleada, de nombre Zunilda, si alguna vez Mangeri le había dicho algo de tono sexual, a lo que su mucama le respondió que sí, pero que "eso no lo convertía en un asesino".

Esa empleada doméstica le dijo que cuando empezó a trabajar en su casa, en el 2011, Mangeri la esperaba en la puerta del edificio y le regalaba bombones, pero con el paso del tiempo, esa situación le empezó "a dar miedo".





"En los últimos tiempos, Zunilda lo había notado más zarpado y contó un episodio en el cual Mangeri la siguió por la calle y le preguntó dónde iba a bailar", dijo Lospinatto.

Antes del testimonio de esta mujer, declararon en el juicio un anciano de 81 años y su esposa de 80, también vecinos del edificio, quienes aseguraron que una empleada doméstica que trabajaba para ellos en su departamento renunció porque supuestamente era acosada sexualmente por el portero.

Se trata de Elsa Nieves González de Montanari (80) y su marido Angel Montanari (81), quienes viven en el segundo piso "B" del edificio desde hace 17 años.

González dijo que tuvo una empleada en su casa, de la cual no recordaba su nombre, que trabajó durante un tiempo pero que renunció cansada de los supuestos acosos a los que la sometía el encargado del edificio.

La mujer reconoció que esa mucama también reemplazó a Mangeri en los trabajos que realizaba en el edificio en sus vacaciones y durante una licencia médica por una operación que padeció el encargado en una de sus rodillas.

"Le dijo a mi esposo que se iba porque había tenido un acoso sexual o una insinuación del señor Mangeri", dijo la testigo, quien aclaró que en ese momento no le dio importancia a la denuncia.

"Fue una cosa circunstancial y de ninguna manera pensaba que el encargado pudiera haberlo hecho", explicó la mujer, quien afirmó que "hasta el hecho que se investiga (por el crimen de Angeles), la impresión mía sobre el encargado era muy buena. Tenía el mejor de los conceptos de Jorge por el trato cotidiano".

En otro tramo de su declaración, la anciana manifestó sentirse "culpable" por "no haber avisado a la administración" sobre la denuncia que había hecho esta empleada. Por su parte, su esposo aseguró a los jueces que la empleada le dijo que Mangeri le había hecho "sugerencias para tener relaciones de tipo sexual" para lo cual la invitaba al "sótano" del edificio.

De todas formas, esa mujer nunca pudo ser localizada por los investigadores, por lo que no se obtuvo su testimonio en el marco de la causa.

La portería no mata. Mangeri inocente. A Angeles la mato el cosplay.
0
0
0
0No comments yet