About Taringa!

Popular channels

Maradona, un oficialista de turno





Maradona, un camaleón









El genial director de cine norteamericano, Woody Allen, estrenó en 1983 una original comedia que aún con rasgos propios del autor-, utilizó recursos nuevos para él. La película se llamaba Zelig, y presentada como un falso documental, la historia de Leonard Zelig (interpretado por el propio Woody Allen), un hombre que tenía la capacidad sobrenatural de cambiar su apariencia adaptándose al medio en el que se desenvolvía, por lo que era conocido como el hombre camaleón. Durante la trama, se puede ver a Zelig visitando una tribu indígena africana y cambiando rápidamente el color de su piel a negro, la forma de su pelo y adoptando rasgos característicos de los visitados. Luego ocurre lo mismo cuando se reúne con un grupo de judíos ortodoxos, y así sucesivamente con diferentes grupos.
Aunque está claro que Zelig no existe, en Argentina tenemos un hombre capaz de incursionar en esas profundas transformaciones pero desde lo político. En ese insólito mundo, históricamente se usa la expresión “tránsfuga” para definir a quienes estando en un grupo político saltan, sin otro motivo aparente que su propio interés, de un sector a otro. Como decía, en Argentina tenemos un personaje que esta semana que pasó demostró que, en materia de ideas políticas, lo suyo esta muy cerca de Zelig o de la devaluada borocotización. Se trata del “10”, Diego Armando Maradona, hasta la aparición de Messi el indiscutido mejor jugador de fútbol de la historia. Es que Maradona, que por estos días reside en Dubai, actuó como anfitrión de la delegación de funcionarios y empresarios que acompañó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su visita a los Emiratos Arabes.
Allí compartió primero un asado con el polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, al final del cual expresó eufórico a los medios presentes “Soy Cristinista”, para luego sacarse una foto con una bandera que decía “Clarín, la tenés adentro”, en clara referencia a la pelea del Gobierno con el multimedio.
Como si la muestra de fe kirchnerista con Moreno no hubiera sido insuficiente, al día siguiente Maradona viajó a Abu Dabi para reunirse con la Presidenta.
Tras el encuentro, lanzó frases como “los argentinos tenemos que estar orgullosos de nuestro país y nuestro gobierno”; y destacó “los esfuerzos que hace Cristina y todo su gobierno, que todos los días trabaja para ver si todos podemos tener un mejor país”. De paso, castigó a los políticos opositores.Por supuesto, apenas conocidas las declaraciones de Maradona, los memoriosos comenzaron a sacar del arcón de los recuerdos lapidarios documentos que lo mostraban, con idéntico y quizás mayor nivel de pasión, junto a los expresidentes Carlos Menem y Néstor Kirchner. Su militancia política no se acaba allí. En 1998 apoyó a Fernando De la Rúa para que llegara a ser presidente.
“Es un hombre muy creíble (por De la Rúa). Entre Eduardo Duhalde y De la Rúa, sabe todo el mundo con quién me quedo.
Con quien Maradona fue esquivo siempre es con Eduardo Duhalde, al que llegó a responsabilizar por la detención de su examigo y representante, Guillermo Cóppola, a fines de 1998.
Como si fuera Zelig, el archivo fotográfico muestra a Maradona abrazado a Menem en más de un partido de fútbol benéfico en el que ambos eran las grandes estrellas. En 1990 el ex técnico de la Selección aceptó ser embajador deportivo del expresidentes y, en 1995, lo respaldó abiertamente en los comicios presidenciales en las que el riojano obtuvo su reelección. ‘Lo apoyo porque se murió su hijo‘ fue una de las polémicas frases que usó para avalarlo.
Pero quizás su expresión mas sincera de respaldo al actual senador nacional se produjo antes de los comicios de 2003, cuando llegó a autopostularse como su compañero de fórmula presidencial. También lo visitó varias veces durante la detención del expresidentes por la causa de la venta de armas a Ecuador y Croacia, y le dedicó su libro ‘Yo soy el Diego‘, donde cuenta anécdotas junto con Menem, como que una vez, en 1995, fue a ver un partido de Boca frente a San Lorenzo en la Quinta de Olivos.
Aunque su Gobierno se esforzó por mostrarse como la antítesis del menemismo, Néstor Kirchner también recibió un apoyo cerrado de Maradona.
Allí el flamante mandatario le recomendó cuidarse y luchar por su recuperación, a lo que el “10” le respondió: “Te veo como un presidente con huevos para sacar adelante al país”. Y agregó: “Fidel Castro me había hablado bien de vos. En Cuba se habla mucho del presidente de los argentinos”.
Luego vinieron no solo expresiones de apoyo a Néstor sino también a Cristina cuando fue presentada como candidata presidencial del kirchnerismo.
‘Creo que Cristina gana. Yo la voto a ella, aunque este país sea un país machista‘ expresó en una entrevista en 2007. Y en otro medio se jugó: “Que gane, por favor, aunque no la quieran a Cristina. ¡Por el 90 por ciento! Si van a ballottage, me voy a vivir a Uruguay. Bancarme a la Carrió, no, por favor. Preferiría otra alternativa, cualquiera”.
Una clara demostración de fe kirchnerista fue, sin dudas, su presencia en el velatorio de Néstor Kirchner, donde se mostró triste y acompañando a la Presidenta, y también fue fotografiado junto al féretro cerrado del exmandatario.
Está visto que las convicciones políticas de Maradona no son tan contundentes como el juego que desplegaba en las canchas cuando era jugador. Como Zelig, este ir y venir de un lado al otro muestra mas bien que lo suyo es mimetizarse con el poder, sea cual fuere el poder. Su pasado lo condena.


Por Rubén Fernández Paz
7Comments