Check the new version here

Popular channels

Mariú no es Pinky y Daniel no aplaude







Pablo de León
Periodista País Clarín




Mesa testigo

En la última elección volvió un recuerdo: el anuncio de Crónica TV del año 1999 y el festejo de la conductora Lidia Satragno por el triunfo en el distrito más populoso: “Pinky ganó en La Matanza”, rezó la famosa placa roja a las 18 horas de ese 24 de octubre. Finalmente Pinky no logró ser intendenta por la Alianza, a pesar de que las bocas de urna la daban ganadora. Eso pasó por la cabeza de la candidata de 42 años en los últimos comicios: “No quiero ser Pinky”, dijo María Eugenia Vidal cuando vio las 540 mesas testigos que la daban 5 puntos arriba de Aníbal Fernández. Y repitió: “No quiero ser Pinky, no voy a salir hasta que estemos seguros”. La razón era que la candidata a gobernadora tenía un boca de urna donde estaba 3 puntos abajo. “Esperemos los datos oficiales”, ordenó Vidal; pero todo se liberó cuando con más del 20% de votos cargados, estaban 5 puntos arriba en la Provincia. La alegría estalló, aparecieron los globos y todos a bailar. No me arrepiento de este amor ...

Sorpresas

En cambio, en el búnker contrario algunos descorcharon antes de tiempo. Días antes de ese fatídico 25 de octubre para Aníbal y su equipo, el hombre fuerte de Fernández en “Fútbol Para Todos” se reunió con un compañero de la Juventud Peronista. Pablo Paladino le dijo con suficiencia: “¿Qué lugar querés en nuestro gabinete?”. Su interlocutor respondió con suavidad: “No quiero ningún cargo, te agradezco. Solo te comento que por razones sociales conozco a una persona muy cercana a Alejandro Burzaco”, en relación al ex capo de “Torneos” quien enfrenta en Estados Unidos el FIFAGate. Y siguió: “Yo me preocuparía en tu caso porque la próxima semana vuelve a declarar y tiene escuchas”. Paladino sintió el impacto y cerró la charla: “Gracias por el aviso, pero dentro de unas semanas voy a ser el segundo hombre más poderoso de la principal provincia argentina y esas acusaciones ¡me van a rebotar!”. Días después, el interlocutor de Paladino recordó la charla con el tema de Rubén Blades: “Sorpresas te da la vida, ay Dios”.

A los gritos

Otros sitios donde las cosas están caldeadas son los pisos 16 y 19 de la sede porteña del BAPRO, búnker naranja donde se viven tensos cruces. Uno fue entre un dirigente de una importante organización K y Alberto Pérez, el hombre de mayor confianza de Daniel Osvaldo Scioli. Pérez se paró y miró a los ojos al voluminoso dirigente: “¡Bajá el tonito o te vas!”. El silencio se adueñó de la escena hasta que la charla volvió a la normalidad, con la ministra Cristina Álvarez Rodríguez como testigo. Pero no todo quedó ahí: el propio candidato a Presidente debió hacer callar a un exaltado gobernador y a un acalorado funcionario nacional, que le exigían que se diferencie de CFK.: “Ustedes siempre fueron aplaudidores y jamás le dijeron nada a Cristina. Ahora quieren que yo me pelee por ustedes. Yo voy a discutir con ella lo que tenga que discutir para ganar, no para defender funcionarios o ambiciones personales”, los azuzó. Así, en un mismo día, el actual gobernador bonaerense y su jefe de Gabinete debieron transpirar la camiseta para que agrupaciones K y dirigentes peronistas jueguen el próximo 22 de noviembre. ¿Será así o la taba ya está dada vuelta?




Visita mis otros post:






0No comments yet
      GIF
      New