Masiva Llegada de Inmigrantes ilegales a Francia


Inmigrantes europeos haciendo una fila para conseguir alimentos en Calais, al norte de Francia




Desde que comenzó el año la policía gala que vigila el cruce entre Francia e Italia asegura estar desbordada por la "llegada masiva" de inmigrantes que tratan de pasar a suelo galo. Dicen que es un fenómeno inédito, nunca visto antes, ni siquiera cuando durante la primavera árabe miles de personas procedentes de Túnez o Egipto trataban de alcanzar territorio francés.

En lo que va de año han llegado a Italia 61.591 inmigrantes, mientras que en el mismo periodo de 2013 sólo fueron 7.913. En 2012 apenas sobrepasaron los 4.000. Son sobre todo ciudadanos procedentes de Eritrea (el 30%) y, según los agentes, cada vez llegan más mujeres y niños.

Los gendarmes interceptaron a más de 5.000 clandestinos intentando pasar a Francia. Dicen estar tan desbordados que a principios de julio se celebró una reunión de urgencia en Niza para valorar las medidas y poder hacer frente a la situación. Hablan del "fenómeno migratorio eritreo", ya conocido en Italia y cuyas consecuencias "sufre ahora Francia".

Enfrentamientos entre grupos

En los últimos días varios grupos de inmigrantes procedentes de Eritrea y Sudán se han enfrentado en la zona portuaria de Calais, desde donde trataban de entrar en Inglaterra. En la zona hay actualmente entre 1.200 y 1.300 inmigrantes, según las autoridades, un 50% más que hace unos meses. A pesar de que Francia envió el domingo un refuerzo de 40 agentes, los enfrentamientos no han cesado y ya hay 70 heridos.

Según las asociaciones de apoyo a los inmigrantes en Calais, esta violencia "es consecuencia de una guerra de territorios" entre los grupos de exiliados, pues "están dispuestos a todo por cruzar la frontera y llegar a Inglaterra".

Según explica a EL MUNDO Christope Harrison, de la asociación Terre France s'Asile, esta llegada de clandestinos de Eritrea "no es un fenómeno nuevo". La llamada Corea del Norte de África es un país con partido único "donde sus ciudadanos tienen las libertades coartadas". El servicio militar es obligatorio e indefinido. Sabes cuando entras, no cuando sales. Además, muchas minorías son perseguidas.

"Este exilio no es nuevo. Antes llegaban a Italia y ahora siguen una ruta lógica, que es intentar entrar en otros países como Francia o Alemania", explica el portavoz de esta organización encargada de ayudar a los demandantes de asilo y a los refugiados políticos.

Demandantes de asilo

Por eso, explica Harrison, hay que "diferenciar este flujo migratorio del clandestino". "Se trata de otro tipo de inmigración, que pide protección porque están perseguidos", dice el portavoz de France Terre d'Asile.

Según la nota que la Policía de Fronteras envió al Ministerio del Interior, "esta presión migratoria en la frontera con Italia sí se ha acentuado a partir del mes de abril de 2014". Las autoridades galas han interceptado a 5.000 ilegales intentando pasar la frontera. Un total de 694 ciudadanos procedentes de Eritrea fueron interrogados en el citado mes, frente a los 68 arrestados entre enero y marzo de este año. En mayo estas detenciones crecieron un 165% y un 43% en junio.

"Llegan sobre todo por TGV (Tren de Alta Velocidad) con billetes en regla", explica uno de los agentes al diario Le Figaro, que es el que ha tenido acceso a la documentación.

La mayoría han sido devueltos a Italia (3.411), aunque como muchos piden asilo, en este caso se tramita la petición y se les ingresa en centros de acogida.

Los agentes, "desarmados"

Los agentes franceses enviaron una nota a Interior en la que dicen estar desbordados por el fenómeno, aseguran que carecen de medios para hacer frente a esta avalancha y que el Tratado Schengen no resuelve el problema y les deja "desarmados".

Por ejemplo, si los ilegales no tienen documentación que justifique que llegan de Italia, el país no los puede acoger de nuevo. Se notifica al extranjero una obligación de abandonar el país, pero "depende de la voluntad del clandestino", señala la nota policial difundida por el citado periódico. "Francia e Italia han alertado a las autoridades europeas para que se de una respuesta solidaria a estos refugiados, pero por el momento no han recibido respuesta", denuncia Harrison.

El pasado mes de abril la policía de fronteras puso en marcha un plan de acción para gestionar este flujo. Han llegado refuerzos y unidades de investigación que controlan el origen de los pasajeros. Además de los ciudadanos de Eritrea, son los sirios los que más intentan atravesar la frontera (el 17%), aunque, según Harrison, "hay que ver estas cifras con perspectiva y tener en cuenta que el 80% de los refugiados de este país están en los países limítrofes, como Líbano, Pakistán o Egipto. Aquí sólo hay una minoría.