About Taringa!

Popular channels

Massa, Macri, Scioli y el vértigo sin fin

El lunes a la noche se reunió con sus intendentes y tuvieron una charla difícil, con las cartas sobre la mesa. El martes Sergio Massa parecía estar a un paso de declinar la candidatura presidencial y jugarse a la gobernación de Buenos Aires. El miércoles a última hora recibió en su casa a Francisco de Narváez. De la charla y el mate también participó Malena, su esposa: eso muestra que fue importante. El jueves Massa pasó toda la jornada en Córdoba, junto al gobernador José Manuel De la Sota. Cerró ese día con un cambio de rumbo: ratificó que seguía en la carrera presidencial. El viernes De Narváez anunció que dejaba de ser candidato a gobernador bonaerense. Mañana Massa encabezará un encuentro definitorio con intendentes y legisladores de todo el país. El miércoles vence el plazo para inscribir las alianzas que competirán en las PASO de agosto y en octubre. Esta historia de ritmo enloquecido todavía no terminó.

Mauricio Macri es el destinatario de los gruesos gestos de seducción que ensaya Massa, buscando una alianza que reúna sus fuerzas. Pero Macri no se da por enterado. O peor: se da por enterado y lo rechaza sin cuidar a veces la elegancia en la respuesta. Macri cree que tiene que estar lejos de Massa y que además debe hacer que esa lejanía se vea terminante e imposible de revertir. Define a Massa como contaminado por su pasado kirchnerista. Sus consejeros le aseguran que mantener la pureza virginal paga bien en el electorado. Es una teoría que recién podrá comprobarse el día que la gente vaya y vote.

Juan José Alvarez, que fue ministro de Seguridad de Eduardo Duhalde entre 2002 y 2003, era hasta hace poco el jefe de campaña de Massa. Ahora es el jefe de la campaña kirchnerista para destruir la estructura que le queda a Massa. Se ocupó de enlazar a renovadores que terminaron teniendo su foto con funcionarios de Cristina, certificado de regreso al maltrato protector kirchnerista.

El viernes Alvarez se reunió con jefes de La Cámpora: el secretario de la Presidencia Eduardo de Pedro y el diputado Andrés Larroque. Planificaron, municipio por municipio bonaerense, cómo seguir avanzando y producirle el mayor daño posible a Massa. En el Gobierno hay quienes llaman a esa operación “Asalto Final”. Es gente que quizás haya visto demasiadas películas de guerra.

Por cierto esa guerra -ligeramente sucia- le está dando resultado al kirchnerismo. Se le han llevado de todo un poco a Massa, y quizás haya más, algún dirigente notorio y segundas y terceras líneas que hagan más profundo el desangrado de las estructuras. Hasta aquí, asustados porque Massa ya no les garantiza el paraguas protector para mantener el poder en sus territorios, intendentes y legisladores huyeron en atropellada vuelta al oficialismo demostrando cuánto tenían de espesor sus convicciones.

Con apremios en sus distritos, pero apartado de esa rapiña, el que pronto va a emigrar es Gabriel Katopodis, intendente de San Martín. Está con Massa desde el principio y no quiere ser parte del circo tránsfuga de estos días. Pero pega la vuelta al Frente para la Victoria. Habla de encarar los problemas pendientes, de renovar el peronismo. Y rechaza el “salto al vacío que propone Macri”.

Caso curioso: en oficinas del Gobierno opinan que la blitzkrieg kirchnerista mostró la fragilidad estructural del massismo y desnudó cierta conducta errática en el propio Massa. Pero a la vez apuró una profunda polarización anticipada de la que el oficialismo no puede estar seguro de salir beneficiado. Todavía hoy, si se corta la sociedad en dos, las encuestas muestran que la porción opositora a Cristina y a su gobierno es mayoritaria. Dicho esto sin perjuicio de que, en los pocos sondeos serios que circulan, la imagen de la Presidenta creció sin pausas los últimos tres meses.

La polarización anticipada y la incógnita sobre el destino de Massa sobresaltan al equipo de Daniel Scioli y a los oficialistas que ambicionan la gobernación bonaerense. A los precandidatos como Aníbal Fernández, Julián Domínguez o el tenaz intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, se les representa el fantasma de Florencio Randazzo enviado por la Presidenta para enfrentar una eventual candidatura de Massa en la Provincia. Nadie le preguntó sobre esto a Cristina y mucho menos a Randazzo. Pero el fantasma está allí.

Quizás el julepe ayude a que Aníbal y Julián contengan por un rato la montaña de chicanas y operaciones envenenadas que dejan cruzar a sus segundas líneas, enturbiando el aire de la interna bonaerense.

Del lado de Scioli lo que quisieran es congelar ya mismo la imagen. Que la película termine ahora y todo quede como está, porque está bien para ellos pero nada es eterno. Lo que más temen es dar un paso en falso que disguste a la Presidenta y los ponga en situación de caer en desgracia.

A los dirigentes territoriales ya les ordenaron que suspendan toda propaganda en la que aparezcan colgados sólo de Scioli y no de la Presidenta. “No es momento de protagonismos individuales” dicen. Les preocupa lo que llaman “adaptaciones libres” de la consigna “Scioli para la victoria”. Esto es, que los candidatos locales sumen anticipadamente su apellido a esa muletilla. “Matan el mensaje, perjudican al candidato presidencial y no garantizan el triunfo”, los amonestaron esta semana.

Nada de televisión, radio, redes sociales o gacetillas de prensa, que no sea controlado por el equipo central de la campaña. Nada de contestar los ataques políticos y personales de Randazzo para hacerse ver en la interna. Nada de nada.

Solamente persiste la gestualidad de Scioli, que en los últimos días acompañó a candidatos oficialistas que enfrentan desafíos electorales muy complicados, como el santafesino Omar Perotti, el rionegrino Miguel Pichetto y ni qué hablar del porteño camporista Mariano Recalde. A todos les ofrendó una foto conjunta: nadie va a poder decir que Scioli le sacó el cuerpo a los compañeros en dificultades. Esa actitud siempre le pagó bien: el viernes recibió el apoyo público del reelecto salteño Juan Manuel Urtubey, el único gobernador que hasta ahora revalidó su título.

Y si no es Daniel es Karina: la señora Rabolini es requerida por candidatos del todo el país. Le dicen a Scioli que con ella suman y la hacen participar en la campaña, junto a su esposo o en solitario. Así pasó esta semana por Córdoba para acompañar a otro candidato en apuros, el kirchnerista Eduardo Accastello.

Pero el centro de atención sigue siendo la decisión que tome Massa, que tiene pautado un debate con su aliado José Manuel De la Sota el miércoles, en TN. Ese día vence el plazo para presentar las alianzas. Mañana, la reunión del Frente Renovador en Bella Vista puede despejar el panorama. Hasta entonces la incertidumbre sigue.

Del lado de Macri, sus operadores y dirigentes dan por derrumbada cualquier posibilidad de acuerdo. Sencillamente porque Macri no lo acepta bajo ninguna condición, al menos hasta hoy.

En el comando del PRO, la renuncia de De Narváez a su candidatura se interpretó como un gesto para presionar hacia el acuerdo. “No creo que así logren ese objetivo y, peor, lo dejarán más débil a Massa”, opinó uno de los dirigentes que más diálogo tiene con el massismo. “Sergio tendría que haber hablado con Mauricio hace tiempo y evitar todo esto que no tiene sentido”, agregó frustrado el negociador. Pero en la fenomenal exposición de egos que se transformó la política, esa variante racional nunca asomó posible.

Llevados a un duelo temprano y terminal con el kirchnerismo, en la jefatura del PRO creen que el triunfo puede estar al alcance de la mano si Macri consigue imponerse en la Primera Sección electoral de la Provincia, que abarca el norte y oeste del Gran Buenos Aires, por los mismos contundentes 25 puntos de ventaja con los que Massa ganó allí la crucial elección legislativa de 2013.

Sostienen que un resultado así, sumado a previsibles triunfos en Capital, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y el muy poblado interior de la provincia de Buenos Aires, permitiría equilibrar con ganancia los resultados favorables del kirchnerismo en los demás puntos estratégicos del mapa electoral.

Para conseguir ese objetivo el macrismo reclamaría un acuerdo similar al del éxito de 2013: que el candidato principal apoye a todos los intendentes y postulantes por igual, sean del PRO o del Frente Renovador, y que esos referentes locales jueguen abiertamente con quien encabeza la boleta principal. Lo hicieron entonces y ganaron con Massa. Lo quieren repetir ahora con Macri como figura central y excluyente.

En verdad, pueden seguir discutiendo esto diez días más después del inminente cierre de alianzas. El 20 de junio se termina el plazo para anotar candidaturas. Ese el punto de no retorno.

Pero nadie puede asegurar que unos y otros hagan algo distinto a lo que hicieron hasta ahora para evitar que el kirchnerismo se perpetúe en el poder.


















11.- Kichnir autentic ratus argentus:
Especie que habita en zonas capitalinas autonomas, la caracteristica de este roedor identificado con la bandera camporista, es la facilidad de enmascarse pudiendo engañar a incautos, especie rastrera, traicionera y traidora a su misma especie, posee la facultad de ser amiga y popular, en el fondo ama los traidores, roba por las noches y no habla durante el dia, la particularidad de esta especie es hacer que hace cosas, pero en el fondo no hace nada.
Una autentica plaga neoliberal, prometedora de cosas imposibles, cree que los planes sociales y choripanes es el paraiso terrenal en la tierra, esta variedad de rata vive en pareja, y es explotadora de otras especies, especialmente de una variedad humana de la zona del altiplano latinoamericano.
Tiene la particularidad, que cuando se lo necesita, no se encuentra en su lugar habitual de residencia y/o trabajo, pudiendo en ocasiones estar o vivir de vacaciones.
Como detalle complementario, esta variedad ratonil, posee la extraordinaria habilidad de no terminar trenes ( tren bala ) o mejorar a los existentes, generadora de basura que no recoge, mantiene calles y avenidas en deplorable estado, colegios y organismos de salud.
Habita con otros congeneres se su misma especie, en una nueva zona de la capital ( mientras los incautos de sus seguidores los kukuktus viven en pobreza ) , para mas datos en la parte de Parque Patricios, y zonas de influencia.
Como punto a destacar de esta especie, convive con otras roedores, en alegre convivencia, y estando en un estado de parasitismo demagogico constante.

Buscar:
Tigreus Randazzus Traidouros,
Aníbauls Chochanus Espanta Votus,
Crestinis Roedourus,
0No comments yet