Matan de un tiro en el pecho a empleada de un almacén



Valeria Ortiz tenía 33 años y se encontraba en el comercio para el que trabajaba justo cuando entraron a robar dos delincuentes. Robaron 300 pesos y al huir dispararon y dicho balazo terminó matando a la empleada.



Una mujer de 33 años fue asesinada de un balazo en el pecho cuando dos delincuentes asaltaron el almacén para el que trabajaba, en la ciudad bonaerense de Necochea. A partir de distintas tareas investigativas, la Policía detuvo a dos sospechosos, sindicados como los autores del crimen.

El hecho ocurrió alrededor de las 22.30 del pasado sábado, en un comercio ubicado en la calle 71 al 3600, entre 78 y 80, de Necochea, donde la víctima, identificada como Valeria Ortiz, se encontraba junto a la pareja, que son propietarios del negocio.

En esas circunstancias, dos delincuentes irrumpieron en el almacén con fines de robo y uno de ellos extrajo un arma de fuego, amenazó a los comerciantes para que le entregaran el dinero de la recaudación que había en la caja registradora.

De inmediato, se apoderaron de apenas unos 300 pesos en efectivo y cuando estaban por abandonar el almacén, el que estaba armado efectuó un disparo para cubrir su huida, pero el proyectil rebotó en una caramelera que había sobre el mostrador y terminó impactando en el tórax de Ortiz, quien cayó malherida al piso.

Tras el disparo, los asaltantes escaparon a la carrera, mientras que la mujer baleada murió en el lugar antes de que pudiera ser auxiliada por personal médico de emergencias que, alertado de lo ocurrido, arribó a la escena del crimen a bordo de una ambulancia.
En tanto, el personal policial que trabajó luego en el lugar del hecho constató que en el almacén no había cámaras de seguridad que hayan captado imágenes de lo ocurrido, al tiempo que los peritos secuestraron una vaina servida calibre 9 milímetros, perteneciente al proyectil que mató a Ortiz.

Durante la autopsia, los médicos forenses extrajeron del cuerpo de la víctima un plomo que será cotejado con la vaina incautada en la escena del crimen.
Un jefe policial que participa de la investigación explicó que 'las tres personas que estaban en el almacén no se resistieron' al asalto, por lo que se sospecha que el delincuente que disparó pudo haberse asustado o quiso intimidar. "El balazo atravesó una caramelera de vidrio y dio en la zona del tórax de la mujer que estaba que estaba del otro lado del mostrador', precisó.
'Salí a buscar una ambulancia y se le murió en los brazos a mi marido. No sé si estoy viviendo o si todo esto es una pesadilla. No sé para que tiró, hubiera tirado al aire, no se como puede tirar a matar', expresaron los dueños del almacén.

Ortiz tenía dos hijos y solía ir al almacén los sábados para ayudarlos a ella y su marido. 'Los chicos no tienen más nadie que a ella, pobrecitos, no se puede creer. No faltaba nada para cerrar', precisaron sus patrones.
Por otro lado, los dos sospechosos fueron apresados tras una serie de procedimientos realizados por personal de la Jefatura Departamental y de la Delegación Departamental de Investigaciones de Necochea.