Check the new version here

Popular channels

Mató a su esposo por un ataque de celos




Una joven eslovaca de 26 años fue condenada a 15 años de prisión acusada de matar a su antigua pareja, un joyero británico. El crimen ocurrió en España y fue en Málaga que la justicia la encontró culpable del homicidio.





María Kukucova, la modelo eslovaca de 26 años acusada de matar a su ex pareja, Andrew Bush, un millonario británico de 48 años, en la localidad malagueña de Estepona (Málaga), en abril de 2014, fue condenada por la Audiencia Provincial de Málaga, a 15 años de prisión por el delito de asesinato.

El magistrado estimó en la sentencia el atenuante de estado pasional, después de que el jurado popular la considerara culpable, por unanimidad, del crimen, cometido tras un ataque de celos.

Además, se la condena a seis meses de cárcel por un delito de allanamiento de morada, ya que el asesinato se produjo en el chalet que la víctima tenía alquilado en la Costa del Sol y en el que la acusada entró sin autorización.

En el veredicto, los miembros del jurado afirmaron que la mujer mató a la víctima de forma intencionada y sorpresiva, tras comprobar que mantenía una nueva relación con otra joven.

Los hechos se remontan a la madrugada del 5 de abril de 2014, cuando Kukucova entró sin permiso al chalet de Bush, con quien había roto hacía unos meses. Allí coincidió con la nueva pareja del millonario, quien al verla decidió irse a la calle, para que Kukucova y Bush resolvieran la situación.

Pero lejos de limar diferencias, los antiguos amantes iniciaron una fuerte discusión. Poco después, el empresario salió y le dijo a su novia que llamara a la policía, porque la modelo no quería irse.

Al regresar al chalet, Bush recibió tres disparos con un revólver calibre 38 especial: uno en el brazo izquierdo y dos en la cabeza. La defensa de la modelo, muy conocida en Eslovaquia, intentó demostrar que su cliente actuó en legítima defensa, pero el jurado no dio credibilidad a esta versión de los hechos. En este sentido, considera probado que la joven se movió impulsada “por un estado pasional”.

“Estaba obsesionada con el fallecido”, dice el veredicto, “estaba muy afectada por la ruptura” y por “la pérdida” del estatus social que le daba su relación con el empresario joyero.




0
0
0
0No comments yet