Check the new version here

Popular channels

Máximo, el relato de La Cámpora y la realidad

Máximo, el relato de La Cámpora y la realidad




Máximo habla. Y, ahora se sabe, también relata. La capacidad comprobada del kirchnerismo para sacar nuevos conejos de la galera cuando parece que al mago ya se le agotaron los trucos quedó comprobada otra vez el sábado. En una coyuntura económica compleja y con una campaña electoral lanzada sin protagonismo K por primera vez en una década, el debut del primogénito presidencial ante un estadio colmado, con gestos y palabras que evocaron a su padre, provocó una esperable conmoción en la feligresía K y disparó un reclamo postrero por el sueño trunco de la re-reelección como último grito de resistencia lanzado al aire ante la inevitable retirada.

“Tenemos siete precandidatos presidenciales; dos estaban en la cancha, ¡y no hizo ni siquiera una mención de ellos!”, resumió un dirigente peronista, confirmando sus peores sospechas sobre las intenciones derrotistas de la Presidenta para el año próximo.



Máximo fue Cristina, cuando le agregó su propia cuota retórica a un relato ya recargado de mística, emoción y épica.

¿Pero es realmente Cristina o nada para La Cámpora en 2015? ¿Es Cristina o “volver a la calle” a “reconstruir fuerzas”, como arengó el hijo presidencial?

Máximo fue Néstor, cuando con pragmatismo mandó hace tiempo a los suyos a negociar y ocupar espacios.

Cinco de los seis líderes camporistas que lo escoltaron en Argentinos Juniors ingresaron en los últimos meses a la estructura formal del otrora denostado pejotismo. Eduardo “Wado” De Pedro, José Ottavis y Mayra Mendoza son miembros activos de la conducción del PJ Nacional. Mariano Recalde y Juan Cabandié ocupan cargos en el PJ Capital.

Por debajo del ácido discurso oficial, Wado y Ottavis vienen afianzando lazos con Daniel Scioli. Hasta “El Cuervo” Larroque habla cada vez más seguido con el gobernador y sus hombres más cercanos.

¿Y “los pibes”, como se refiere la dirigencia juvenil K a su tropa? Los organismos públicos fueron testigos en los dos últimos años de una incorporación inédita de empleados a planta permanente. Fuentes de ATE llevan la siguiente estimación no exhaustiva de jóvenes camporistas con conchabo reciente en el Estado: 3.000 en el Ministerio de Justicia, 3.000 en la ANSeS, 2.000 en Aerolíneas, 1.000 en el INDEC, 400 en Presidencia y Jefatura de Gabinete, 600 en el Ministerio del Interior, 500 en la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y 250 en Cultura.

No se parece en nada a una fuerza de resistencia que se prepara para resistir en el llano.

0
0
0
0
0No comments yet