Check the new version here

Popular channels

Mendoza: gemelas separadas al nacer

MENDOZA (Télam).- La Justicia condenó al estado de esta provincia a pagar una indemnización de 715.000 pesos por daño moral más intereses, a una mujer, gemela de otra, y a sus padres biológicos, a los que les fue arrebatada al nacer en un hospital público y entregada a otro matrimonio, hace casi 35 años.

Se trata de Marta Liliana Chevrete, nacida el 28 de abril de 1974 en la maternidad del Hospital Emilio Civit de la capital mendocina, y de sus padres biológicos Román Chilote e Irma del Valle Falcón.

Al nacer, Marta les fue arrebatada a sus padres, a quienes en la maternidad les devolvieron una sola gemela, Pabla Mariana Chilote, y a cambio de la otra, les entregaron el cadáver de una niña nacida ese mismo día, bajo la excusa de que esa hija había muerto tras el parto.

La demanda, de la que no se tienen antecedentes en el país, comenzó treinta años después, luego de que ambas gemelas se encontraran en una tienda céntrica y se notaron idénticas.

Un examen de ADN confirmó más tarde que eran hermanas y con estas pruebas en la mano, la jueza del Décimoquinto Juzgado Civil mendocino, María Mercedes Herrera, condenó al Estado provincial a abonar 715 mil pesos en concepto de indemnización e intereses a Marta y a sus padres biológicos.

"La jueza Herrera determinó el pago de 100.000 para la gemela que fue separada de su familia y de 80.000 pesos a cada uno de sus padres biológicos, pero con los intereses por los casi 35 años transcurridos, que suman 455.000 pesos, se llega a un total de 715.000 pesos, explicó Marcelo D´Agostino, abogado patrocinante de Marta.

D´Agostino sostuvo que "no hay antecedentes en la Justicia del país de un fallo de estas características, en el que después de 30 años se encuentran dos hermanas gemelas y llevan adelante una causa judicial por haberlas separado cuando nacieron".

La historia. El 28 de abril de 1974, Irma había dado a luz en la maternidad del Hospital Civit a dos gemelas, pero sólo le entregaron a una.

A cambio de la otra hija, la madre recibió el cadáver de una niña ajena, nacida el mismo día y en el mismo hospital. La niña fue sepultada al día siguiente.

El encuentro entre las hermanas se dio por casualidad en 2004 en una tienda céntrica de la ciudad de Mendoza, mientras ambas mujeres se probaban ropa.

Sorprendidas al verse como a sí mismas frente a un espejo, comenzaron a hablar y a preguntarse, con lo que llegaron al primer dato curioso: ambas habían nacido el mismo día, en la misma maternidad del Hospital Civit.

A esto se sumó que sabía que era adoptada, así que las dos mujeres decidieron realizarse estudios de ADN y estos dieron positivo, lo que dio lugar a la demanda.

"No existe importe de dinero que pueda curar el daño moral y mi herida interior que llevaré de por vida por esta separación", declaró Marta.

En cuanto a su hermana gemela, manifestó: "Nos mantenemos comunicadas, pero prefiero no hablar sobre ella porque asumí el compromiso de no hacerlo".

"Actualmente trabajo de empleada doméstica, pero vengo trabajando desde muy chica, de toda la vida. A los seis años vendía orégano en la puerta de los supermercados y ayudaba a mis padres adoptivos, Justa Amaya, de 83 años, y Antonio Chevrete, que ya falleció", explicó.

Casada, madre de tres hijos y actual sostén de su madre adoptiva, Marta vive hoy en el barrio San Martín, al oeste de la ciudad de Mendoza y admitió que la indemnización será destinada a la casa propia".

fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1113964
0
0
0
0
0No comments yet