Canales populares

Mensajes para salvar al mundo - SMS

Con 160 caracteres se pueden ganar pequeñas y grandes batallas. Cientos de campañas se juegan la vida en los SMS. En Argentina, Greenpeace lidera la tendencia


Por Cora Cáffaro. De la Redacción de Clarín.com
[email protected]


Desde la posibilidad de ver programas de televisión y participar de ellos, subir fotos a la web y bajar discos hasta hacer de periodista o director de cine y disponer de contenidos producidos específicamente para el formato (como la novela), la tecnología celular se vislumbra inagotable. Es que la industria se expande rápido y con fuerza. Se estima que en el mundo hay 2.000 millones de usuarios de celulares -un tercio de la población mundial- y en la Argentina, el Indec contabilizó 24,5 millones de líneas. Para fin de año, 75 de cada 100 argentinos tendrían un teléfono móvil. Durante 2005, se enviaron 2 trillones de SMS (mensajes de texto entre celulares) en todo el planeta mientras en nuestro país son un negocio que mueve US$ 1.000 millones anuales. Las cifras, no sólo reflejan el crecimiento económico del sector, también demuestran la masividad del producto, que despertó un fenómeno: el móvilactivismo, es decir, la tecnología celular como herramienta para campañas de movilización y protesta.

"Los celulares sirven a la comunicación. La comunicación sirve a la humanidad. La humanidad sirve a la humanidad. Los celulares son tecnología para gente que está cambiando el mundo". Éste es el mensaje (en inglés, mide 160 caracteres, exactamente los que pueden mandarse en un SMS), que sugiere enviar por celular la red global MobileActive.org cuando alguien pregunte sobre ella. Se trata de un foro que pretende reunir a activistas del todo el mundo que utilizan la tecnología celular como método de campaña, para que las difundan, cuenten sus historias, compartan conocimientos y experiencias y obtengan capacitación y recursos. Es que hoy por hoy, el celular hace posible contactar organismos oficiales, capturar votantes desinteresados, salvar especies en extinción, monitorear elecciones o protestar por una injusticia.

Mientras se difunde la campaña de InternationaI Fund for Animal Welfare (IFAW) parar la caza de focas, en cuestiones electorales el móvil surge como una alternativa con fuerza. En Estados Unidos, se está llevando a cabo TxtVoter, una campaña impulsada por Mobile Voter, una organización que busca facilitar el proceso de participación cívica usando la tecnología celular. En Europa, los SMS también se utilizaron para monitorear el referéndum de independencia de Montenegro, a principios de junio.

Donde se multiplican las campañas por esta vía es en India. El disparador fue la repercusión de Justicia para Jessica Lal, el caso de una modelo asesinada que quedó en la nada luego de que fueran absueltos los nueve hombres acusados. La cadena NDTV pidió a sus televidentes que enviaran mensajes de texto para protestar por la injusticia. Los SMS fueron considerados como las tradicionales "firmas" y se obtuvieron más de 200.000. Ahora, en el país asiático se convocó a otra campaña a favor de una mujer de Patna que fue abusada sexualmente por un policía. Y no paran de surgir iniciativas: un candidato del oeste de Bengala envía mensajes de texto pidiendo que lo voten, habitantes de Madhya Pradesh buscan proteger el agua, hay padres que quieren que a sus chicos se les enseñe el idioma nativo en las escuelas antes que el inglés y estudiantes universitarios que piden por la rápida recuperación de un político herido en un atentado.

"Curiosamente son los países del hemisferio sur, los de mayor retraso tecnológico, los que están haciendo punta. Los pioneros en el uso de móviles son los miembros de la ONG filipina TXTPower. En Irán, Congo o la India se dan casos interesantes de movilización pública por celulares. En Chile, con la "marcha de los pingüinos", los estudiantes demostraron un excelente uso de los blogs y móviles en la organización de sus protestas", explica Hernán Nadal, coordinador de Nuevos Medios de Greenpeace Argentina. Nadal acaba de ser premiado por 160 Characters (referente mundial especializado en el uso de mensajes de texto y nuevos medios) por una campaña de la organización ambientalista que apeló al uso de mensajes de texto para lograr la aprobación de la ley de Basura Cero para la ciudad de Buenos Aires.

El coordinador de Greenpeace recuerda algunos hechos donde la gente usó la telefonía celular de forma efectiva y espontánea, "como en la crisis argentina de 2001/2002, donde se llamaban entre sí para salir a las calles a protestar por las restricciones financieras y luego para organizar las asambleas barriales". También destaca la movilización pública de marzo de 2004 en España, cuando por mensajes de texto se protestó por la política de manipulación informativa frente al atentado de Atocha. "Al margen de su fondo político, las protestas frente a las sedes del Partido Popular (PP) pasarán a la historia como la primera manifestación del siglo XXI en España: espontáneamente, más de cuatro mil personas salieron a la calle para respaldar una protesta que había sido convocada apenas unas horas antes mediante una cadena de mensajes SMS, a través de los blogs, del correo electrónico y de los foros de la Red". Live8 fue otra gran experiencia: a través de una serie de recitales en distintos lugares del mundo se invitaba a la gente a enviar SMS apoyando la lucha contra la pobreza. "Se recibieron más de 26,4 millones de mensajes de personas provenientes de 130 países", dice.

Por la novedosa metodología de la campaña, Greenpeace Argentina ganó en la categoría "Bien público" del Tercer Certamen Anual de Activismo por Telefonía Móvil que organiza 160 Characters. El proyecto argentino fue la única nominación latinoamericana de todo el evento. "Fue la primera campaña que utilizó los celulares como estrategia integral: se envió un SMS a la base de móvilactivistas registrados (unos 12.000) con un alerta de texto donde se invitaba a llamar a los despachos de los legisladores. Miles de personas llamaron y reenviaron sus mensajes creando así un efecto viral que se expandió exponencialmente", cuenta Nadal.

Greenpeace desarrolló un sistema propio de gestión de SMS, "GreenSMS", junto a la empresa de software BCGS & Asoc. "Es una herramienta que posibilita una comunicación de dos vías: Greenpeace puede comunicar sus ideas a su base de contactos o éstos contactarse vía mensaje de texto y dialogar con GreenSMS en tiempo real, sin intervención de un usuario por parte de Greenpeace", señaló Guido Sokol, gerente de BCGS & Asoc. Después de la exitosa experiencia de Basura Cero, el celu se suma al staff permanente de herramientas de protesta de la ONG.






Link:
http://www.clarin.com/diario/2006/07/03/conexiones/t-01227138.htm
0No hay comentarios