Canales populares

Messi, la leyenda que camina



Los números del argentino Lionel Messi son impresionantes. Es el máximo goleador de la historia del Barça, incluyendo los amistosos. Sus registros en 26 años son 371 goles. Paulino Alcántara ya es el segundo de la lista.

El crack argentino ha marcado tantos récords en su carrera que ya ha perdido la cuenta. Difícil será que olvide este. Tan difícil como que alguien lo supere en los próximos 50 o 100 años. Porque a Messi, aunque le quieran enterrar, aún le queda mucha carrera por delante, muchos títulos por ganar, muchos tantos que anotar.

Tres fueron las dianas que consiguió ante Osasuna (7-0). Su registro lo acompañó el Barça con un gran partido. No deben confiarse los de Martino, que siguen a cuatro puntos del Real Madrid en la Liga, aunque deben saborear el juego desarrollado y recordarlo para las siguientes citas, como la del Santiago Bernabeu el próximo domingo.

Si Messi juega feliz, si Iniesta está, si Xavi manda, si Busquets domina, si Pedro sigue enchufado... los rivales sufren. Había que olvidar la debacle de Valladolid y lo acabó pagando el Osasuna, un equipo que lleva algunos años siendo goleado en el Camp Nou: 8-0 en 2011, 4-0 en la Copa en 2012 y 5-1 en 2013. Qué distinto es el equipo navarro cuando juega lejos de su estadio.

No es que esto desmerezca el juego de los azulgrana. Equipo junto, concentrado, ardiente. La semana horribilis que empezó en el José Zorilla se ha cerrado con un merecido pase a cuartos de final de la Champions y una exhibición. Diez minutos fue lo que aguantaron los visitantes, incapaces de exigir a la dupla Mascherano-Bartra más allá de un gol anulado al exazulgrana Oriol Riera por fuera de juego.

El nueve de Osasuna era el compañero de habitación de Leo Messi cuando coincidieron en la cantera del Barça. Ambos debutaron con el primer equipo el mismo día, un 16 de noviembre de 2003 en O Dragao ante el Oporto de Mourinho. Eran dos grandes promesas. Luego sus vidas se separaron hasta coincidir de nuevo 10 años después en el Camp Nou. El día en que el argentino volvió a hacer historia. Así de impredecible es la vida.

En el día que Messi superó a Alcántara, todo comenzó con un pase excepcional de Jordi Alba. Corrió Pedro, realizó una maniobra magnífica Xavi, dio el pase de la muerte Alexis y desvió lo justo Leo. Ahí acabó la resistencia de Osasuna. El argentino repitió en el segundo tiempo, tras una genial combinación con Iniesta y un tiro seco. Y aún tuvo tiempo para el triplete con una calma imperturbable. Ese es su gran activo: los logros más grandes nunca le alteran.

Martino dejó a Neymar en el banquillo y apostó por los extremos que tiraron del carro cuando Messi estaba lesionado allá por noviembre y diciembre. Ninguno defraudó. Pedro y Alexis quieren jugar el clásico. Su buen hacer pone en duda la necesidad de contar con el atacante brasileño en el Bernabeu. Aunque la cara de pocos amigos de Ney en la banda, comiéndose las uñas, invita al optimismo. Que le molestara no jugar ante Osasuna descubre que además de calidad también hay espíritu competitivo.

Pero es evidente que Pedro y Alexis están on fire. Los dos marcaron, los dos dieron asistencias, los dos jugaron con energía y concedieron pocos fallos. Abrieron el campo, se desmarcaron con inteligencia, crearon peligro, ayudaron en defensa. El chileno sigue compitiendo con Messi (al menos hasta este domingo) para ser el pichichi del Barça en la Liga. El canario deslumbra con sus controles, fintas, reversos.

Y luego está Iniesta. Mención a parte requiere el manchego. El centrocampista de Fuentealbilla ha aguantado estoicamente el duro golpe que le ha dado la vida y se mantiene comprometido. Además del golazo que dejó, desde la frontal, con la izquierda, Don Andrés fue imprescindiblel en el vendaval ofensivo del Barça. Su fútbol superlativo, haciendo daño entre líneas y en la frontal del área, es de los que cuesta que aparezca en las estadísticas, lo que no impide que sea vital para su equipo.

Cristian Tello, con un regate y un disparo imparable, puso también su granito de arena. Mientras Song suplió a Xavi, que sufrió un golpe, y Adriano actuó como central. Martino quiere mantener activos al máximo de jugadores posible. Todo está aún en el aire.
0
0
0
0No hay comentarios