Check the new version here

Popular channels

"Meté al pendejo en el calabozo junto con la mamá"

Gabriela y su hijo Juan Pablo llegaron hasta la redacción de Crónica.com.ar para hacer público un caso de apremios ilegales que, según su versión, fueron víctimas por parte de personal de la comisaría 40 de esta capital, lugar en el cual ella trabajó desde 2002 hasta 2005. Los detalles.




En la noche del 15 de enero de 2012, Gabriela María Fernanda Monteleone estaba en su departamento del 4to piso de Olivera 630, en el barrio porteño de Parque Avellaneda, cuando escuchó gritos que venían desde un súper chino contiguo al edificio. Bajó y se encontró con un cuadro de extrema violencia, ya que varios efectivos de la policía Federal golpeaban a un joven, acusándolo de haber robado un repuesto de máquina de afeitar descartable.

Al identificarse como personal civil de la policía recibió como respuesta "¿sos poli?, estás presa". El mismo agente (sargento José Fabián Sena) comenzó a arrastrarla y la tiró al piso, con la consecuencia de que le provocó una fractura en un dedo de su pie. Ante el dolor, se sentó en la vereda y llamó al SAME, hecho que generó mayor anomosidad en otro representante de la policía. Esta vez fue el subinspector Jorge Ojeda quien le indicó que quedaba detenida por atentado y resistencia a la autoridad. Juan Pablo Bogado, su hijo, fue llevado con ella en el patrullero.

Luego de llevarla al hospital y realizar las curaciones, fue trasladada a la comisaría 40. "Yo trabajé allí desde 2002 a 2005. Me revisó personal masculino, algo que está prohibido. Lo hicieron en un baño de hombres, y el principal Campos dijo algo que nunca voy a olvidar: 'Metan al pendejo en el calabozo junto con la madre'", dijo conmocionada. Y además contó que el nene tenía en 2012, 8 años. Y según su testimonio, que es acompañado por imágenes de su propio teléfono celular, Juan Pablo estuvo más de dos horas semidesnudo, con fiebre y diarrea, encerrado en un calabozo de la comisaría 40, junto a su mamá.

Esta cuestión terminó luego en un juicio contra las autoridades mencionadas en la causa, tuvo que mudarse de su departamento, pedir custodia (que estuvo a cargo de Gendarmería), fue trasladada de su puesto, y ahora la notificaron que la jubilan por invalidez, aduciendo una afección que ella asegura no tener. Por este motivo, indicó que está a punto de perder el departamento que alquila, ya que no lo puede pagar. Entonces, ella y su hijo, se quedarían en la calle.

Pero la indignación de esta madre se hace más evidente cuando habla del resultado del juicio "los acusados Diego Andrés Javier Campos (principal), Josá Fabián Sena (sargento), Jorge Raúl Ojeda (subinspector), Fabián Andrés Reyes (agente), Mauro Ricardo Luján (cabo primero) y Juan Díaz (cabo), fueron absueltos. Pero además la jueza determinó que la querella debe hacerse cargo de las costas", afirmó.

Hoy Gabriela busca encontrar junto a su hijo, tranquilidad. Necesita vivir en paz. Su abogado, el Dr. Pablo Labourdette, que la acompañó durante la entrevista, refrendó cada detalle de su relato con documentación correspondiente vinculada a la causa.

"Que le pidan perdón a Juan Pablo, ni él ni yo somos delincuentes, no le robé a nadie", dijo quebrada Gabriela.

Un hecho que necesita de manera urgente, claridad y justicia.


link: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=I171kDSth5w






0
0
0
0
0No comments yet