Check the new version here

Popular channels

Mexico, historias tristes ultimos 5 años ( solo algunas )

Nuestro país atraviesa la etapa más crítica desde los violentos años de la Guerra Civil de 1910-1917.
El drama de desempleo está presente en prácticamente todas las familias, el temor por sus vidas y por sus patrimonios se ha extendido a todas las clases sociales y el desgobierno es una realidad inocultable.

A continuacion se hara un desglose con acontecimientos que impactaron de gran manera a la sociedad mexicana, la cual, desde mi punto de vista, facilmente olvidamos quien o quienes son los culpables, en un pais donde no pasa NADA.........

CASO GUARDERIA ABC ( 2009 )



El incendio de la Guardería ABC ocurrió el 5 de junio de 2009 en Hermosillo, Sonora, México. En el incendio fallecieron 49 niños y 76 resultaron heridos, todos de entre cinco meses y cinco años de edad. Ocurrió al propagarse un incendio de una bodega contigua del gobierno del Estado de Sonora, siendo gobernador del estado Eduardo Bours Castelo y la presidencia de Felipe Calderón Hinojosa. La estancia infantil privada funcionaba por el modelo de subrogación por el Instituto Mexicano del Seguro Social desde el 6 de agosto del 2001.

No hay ninguna persona bajo proceso judicial por el hecho, de un total de 19 funcionarios involucrados inicialmente según la Suprema Corte de Justicia Mexicana (SCJN) ya que todos han sido exonerados.

De acuerdo a la versión oficial, el incidente ocurrió aproximadamente a las 15:00 cuando en la guardería los niños dormían la siesta y en la bodega se sobrecalentó un sistema de enfriamiento de la bodega que resguardaba cinco toneladas de documentos, placas vehiculares y tres vehículos. El sobrecalentamiento fundió el aluminio del motor del sistema, lo que provocó que fragmentos en llamas cayeran sobre lo archivado. El incendio se generalizó en la bodega y se propagó a la estancia infantil, en la que se encontraban 176 niños resguardados y aproximadamente 50 empleados. Las llamas fundieron el poliestireno aislante del techo de la guardería, y el fuego, así como vapores tóxicos, invadieron el área.Testigos presenciales afirman haber escuchado una explosión y luego el inicio del fuego y una densa columna negra de humo, lo que alertó y animó a quienes se encontraban cerca a acudir al lugar, entre ellos negocios cercanos como una gasolinería (ubicada en contraesquina).
Cruces de los niños fallecidos en el incendio de la Guardería ABC ubicadas en la Plaza Zaragoza frente al Palacio de Gobierno de Hermosillo, Sonora, México

La falta de detectores de humo, extintores y salidas de emergencia adecuadas, así como la rapidez del incendio por los materiales inflamables con la que se construyó la bodega, provocaron los fallecimientos de los infantes, la mayoría por asfixia.

Vecinos de viviendas y negocios cercanos fueron los primeros en arribar hasta el lugar para realizar labores de rescate, seguidos de rescatistas, paramédicos y policías, que apoyaban a las educadoras y asistentes para rescatar a más niños y niñas con vida. Pero la falta de salidas de emergencia imposibilitaron su entrada a la guardería en llamas, por lo que ciudadanos de áreas cercanas se dieron a la tarea de intentar sacar a las víctimas de la conflagración que permanecían dentro. Destaca la labor de Francisco López Villaescusa y su padre Héctor Manuel López, quienes hicieron boquetes en los muros de la guardería para poder sacar a más niños y niñas con una camioneta marca modelo Silverado 1997 que averiaron, así como la de Juan López Trujillo El Cayetano, quien rescató cerca de ocho infantes de entre las llamas. El propio personal de la guardería trataba de sacar del inmueble a los pequeños como les era posible, en una situación de caos generalizado. Conforme pasaban los minutos arribaban hasta el lugar los padres y madres de los pequeños, muchos de los cuales recibían atención fuera del sitio del siniestro. En casas aledañas vecinos trataban de consolar a los padres de víctimas y ayudarles a comunicarse con sus familiares. En el traslado de los pequeños que eran rescatados del interior del inmueble colaboraron incluso vehículos particulares y patrullas.



link: http://www.youtube.com/watch?v=MeSz7Xh3WOA





CASO PUALETTE ( 2011 )



Esta alharaca empezó cuando el supuesto asesor inmobiliario Mauricio Gebara y su esposa Lisette Farah, avecindados en las finísimas colonias de colindancia entre la capital y el Estado de México, la mañana del 22 de marzo denunciaron la misteriosa desaparición de su hija Paulette, una niña de cuatro años con discapacidad motora y lingüística. Las fotos de la menor coparon las portadas de los periódicos, las vallas publicitarias y puentes peatonales de las principales avenidas y los espacios noticiosos de todas las televisoras y estaciones radiales mientras unos nada desesperados padres pedían, de la manera más poco convincente, que les devolvieran a su hija.

Circo, maroma y teatro se sucedieron durante los siguientes días. Todo México jugaba a desentrañar el misterio. Hasta los capos y los sicarios de las mafias tuvieron chance de descansar un rato y sentarse a ver las noticias de Paulette. Las hipótesis se sucedían: desde las más descabelladas, como que la habían abducido los extraterrestres porque en las fotos los ojos de la niña parecían no tener iris, sólo pupila, como los alienígenas —confieso que ésa era de mis favoritas—, hasta un secuestro —o autosecuestro— para pedir rescate, tráfico de órganos, venta o prostitución infantil. No faltaba la teoría del accidente, entendido éste como una caída, un empujón, un golpe no premeditado o una asfixia coyuntural, pero también se especulaba que alguno de los padres podría estar utilizando la desaparición como venganza contra las infidelidades del otro, y se sospechaba de las sirvientas y sus novios, los vigilantes del edificio, algún vecino o los supuestos amantes de la señora de Gebara.

Uno de los aspectos más interesantes del caso fue cómo, en un país donde la madre es lo más sagrado, no hubo quien no señalara desde el primer momento a Lisette Farah como la responsable indiscutible del asesinato, que todavía no era asesinato sino sólo desaparición. Claro que esta mujer, según nos la dibujaron tendenciosamente los medios, no es la abnegada madrecita mexicana: mantenía la compostura, no lloraba a moco tendido, se le veía evidentemente fastidiada, parecía insensible como si no hablara de su hija, hacía bromas de mal gusto —como invocar a Harry Potter para que encontrara a Paulette—, fumaba como chimenea y decía “Aych” volteando los ojos. Sólo le faltaba mascar chicles frente a la cámara. Además, nos contaron que desatendía a las hijas por pasársela en Facebook y el chat, que tenía al menos un amante, que se fue de week end con una amiga a güilear con otros hombres a Los Cabos… Y es joven, guapa, inteligente y aparentemente rica, detalles que la “gran masa” suele convertir al instante, envidiosamente, en características imperdonables y sospecha segura.

Cualquiera que haya visto un solo capítulo de La ley y el orden, Cold case o CSI sabría, al menos, las primeras medidas a tomar en una circunstancia como ésta; la procuraduría de justicia mexiquense no. El apartamento de los Gebara no fue asegurado, ni siquiera la habitación de la niña. Cuentan que los agentes, con todo y perros, deambulaban como Pedro por su casa e iban a hacer sus necesidades al baño que solía usar la menor. En la cama de Paulette pernoctaron los familiares y amigos que los acompañaron durante los días de búsqueda; allí mismo, sobre aquel colchón, ofrecía la madre las entrevistas. Resultado más que obvio: todas las posibles huellas y evidencias quedaron borradas.

Casi una semana después, por incurrir en inconsistencias y divergencias en sus declaraciones, fueron arraigados los padres y las muchachas del servicio. A la madre se le inició expediente como indiciada. Curiosamente, la madrugada siguiente apareció el cadáver de Paulette. ¿Dónde? A los pies de su propia cama, entre el colchón y la baranda, debajo de las cobijas. Vestida con el pijama azul que todos vimos sobre la cama en miles de tomas televisivas previas. Y entonces el procurador general de justicia mexiquense Alberto Bazbaz, a quien ironizando en torno a su apellido y su eficacia investigativa medio México ha apodado El Babas, pero que en ese momento aún se relamía los bigotes seguro de haber encontrado la catapulta hacia la Procuraduría General de la República en el próximo sexenio, se presentó en los noticieros matutinos para afirmar que se trataba sin duda alguna de un asesinato y que llegarían hasta las últimas consecuencias.

Pero en los días siguientes se empezó a rumorear que Mauricio Gebara era gran amigo del procurador, viejo compañero de la universidad. En la autopsia milagrosamente no encontraron rastro de violencia ni huellas en la casa, ni porque trajeron peritos del FBI. Todos los detenidos fueron liberados por falta de pruebas: no servían los monitores de vigilancia del edificio, nadie vio entrar ni salir a nadie, nunca apareció el amante de Lisette. El tema empezó a perder actualidad ante tanta matanza cotidiana más espeluznante. En fin, que Paulette —nunca más ad hoc— pasó a mejor vida. Cual reza el mexicanísimo refrán: “El muerto al hoyo y el vivo al gozo”.

El viernes 21 de mayo, finalmente, El Babas Bazbaz dio sus conclusiones: anunció que la muerte de la niña fue accidental. O sea que ella sola, con todo y su discapacidad, rodó sobre el colchón, se metió en el hoyo y se apretó la nariz. Y allí se quedó quietecita durante diez días mientras entrevistaban a su madre, los amigos pernoctaban y las sirvientas arreglaban la cama cada mañana. Nada más le faltó decir que fue suicidio premeditado porque Paulette tenía motivos suficientes para suponer que sería mejor morirse ahora y evitar todos los sustos que le esperaban con el par de padres que le tocaron.

¿Quién la mató? Tal vez nunca lo sabremos.


link: http://www.youtube.com/watch?v=ItT7CNDrO9Y




CASO ATENTADO CASINO MONTERREY N.L ( 2011 )



El Atentado de Monterrey de 2011 fue una masacre ocurrida el 25 de agosto de ese año en el casino Royale, ubicado en un sector de la clase media de Monterrey, que produjo la muerte de 52 personas, entre ellas una mujer embarazada.4 El incidente es uno de los ataques más letales contra la sociedad en México desde que el expresidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva en contra de los cárteles de drogas en el 2006.

Un grupo de entre 13 y 16 personas11 causaron una masacre en el casino Royale, al poniente de la ciudad de Monterrey, al causar intencionalmente un incendio que hasta la madrugada del 26 de agosto había dejado al menos 52 personas muertas,12 y 10 lesionados.2 13 14

Minutos antes de las 2 de la tarde más de 12 personas integrantes de "Los Zetas" junto a alguno de sus jefes se reunieron en el restaurante "El Gran Pastor", que se encuentra en la avenida Gonzalitos, cerca de la avenida San Jerónimo, en la ciudad de Monterrey. Para las 3 de la tarde salieron del restaurante con dirección a una gasolinera para cargar bidones con gasolina,15 posteriormente se enfilaron a la avenida Gonzalitos, con dirección al casino.16

El ataque habría ocurrido alrededor de las 15:50 horas, siendo causado varios hombres armados, que bajaron de cuatro automóviles, un Mini Cooper, una camioneta Equinox, una GMC azul y un Sedán gris, uno de ellos golpeó a la joven de la recepción con un arma, gritando "ya se los cargó la verga", posteriormente realizaron disparos, robaron las pertenencias a algunos de los clientes, y empezaron a destruir algunas de las máquinas y rociar al menos 4 bidones de gasolina en el área de bingo, y según testimonios contradictorios de testigos hubo una explosión al menos de una granada en el recinto, algunos de ellos logrando salir por la puerta principal, pero siendo imposible conforme las llamas crecían, para salir en aproximadamente dos minutos y medio, y por la desesperación, algunas personas fueron pisoteadas por la estampida, mientras las salidas de emergencia permanecían cerradas con llave. Todas las víctimas murieron asfixiadas por intoxicación por monóxido de carbono, escondidas en los baños y oficinas luego de tratar de huir de los agresores subiendo al segundo piso del establecimiento, el cual no contaba con salida alguna.Pasada la noche, se desplomó el segundo piso del establecimiento.


link: http://www.youtube.com/watch?v=oZTh_oA2ZJY



CASO ALLENDE COAHUILA ( 2012 ) POCO CONOCIDO.



300 DESAPARECIDOS !!!!!


El Manantial Masacrado es un reportaje del periodista Diego Enrique Osorno, en el que narra lo ocurrido en Coahuila, donde desaparecieron centenares de personas, quienes fueron masacradas; la pieza periodística resultó nominada en la categoría “Texto” del Premio Gabriel García Márquez.

El trabajo señala que comandos de Los Zetas saquearon y destruyeron medio centenar de edificaciones, y secuestraron a unas 300 personas.

Se reproduce un fragmento del trabajo publicado originalmente en Vice:

El Manantial Masacrado

Durante diez días, entre el domingo 26 de enero y el miércoles 5 de febrero de 2014, casi un centenar de funcionarios públicos de Coahuila dejaron sus escritorios y realizaron un inusual trabajo de campo para investigar qué pasó con decenas de personas desaparecidas en esta región del noreste de México.

El ambicioso operativo oficial incluyó inspecciones forenses a medio centenar de casas, negocios, cárceles, ranchos y predios abandonados así como interrogatorios a ex alcaldes, ex regidores y ex secretarios de once pueblos y ciudades cercanos a la frontera con Estados Unidos.

Sin embargo, la cruzada gubernamental terminó en medio de confusión y reclamos de un sector de la prensa interesada en el tema, y dudas sobre su eficacia por parte de las organizaciones locales que representan a familiares de desaparecidos.

Aunque participaron policías estatales, federales, soldados y marinos, la operación estuvo a cargo de una dependencia del gobierno de Coahuila creada en 2012, cuyo largo nombre resume la tragedia que ha padecido este estado que encabeza la lista de denuncias de desapariciones forzadas en el país: la Subprocuraduría para la Investigación y Búsqueda de Personas No Localizadas, Atención a Víctimas, Ofendidos y Testigos de Coahuila. En esta historia la llamaremos la Subprocuraduría, a secas.

Uno de los lugares en los que se centró el operativo fue Allende, municipio ubicado en la región de Los Cinco Manantiales, conocida así por los enormes nacimientos de agua en medio de su llanura. En marzo de 2011, este pueblo de 20 mil habitantes padeció una masacre que apenas ahora es investigada por las autoridades. Comandos de Los Zetas saquearon y destruyeron medio centenar de edificaciones, al tiempo que secuestraron, según se calcula, a 300 personas durante aquella primavera.

Todo esto sucedió en silencio y bajo encubrimiento oficial.


link: http://www.youtube.com/watch?v=Vylbcc_6jSc






Este es el MEXICO que nos toca vivir, y del cual estamos hartos....

Saludos y gracias
0No comments yet
      GIF
      New