Canales populares

Mexico: Impuesto a la fealdad!

Con la votación de la reforma energética en puerta, y el rezago económico del primer año del sexenio, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha recalculado las expectativas presupuestales para los cinco años restantes del mandato de Enrique Peña Nieto, llegando a la alarmante conclusión de que, en caso de que no haya una mayor recaudación de impuestos, el nivel de adquisición de deuda requerido para mantener al país en marcha será insostenible.



Sufriendo por el altísimo nivel de evasión fiscal e incapaz de cobrar impuestos a los millones de mexicanos que viven en la informalidad tributaria, el gobierno ha recurrido a una drástica pero efectiva propuesta: el impuesto a la fealdad.

Luis Videgaray, secretario de Hacienda, dio a conocer en conferencia de prensa los principios de un plan que se evaluará y refinará durante el 2014, que esperan entre en funciones a partir de enero del 2015, y cuya principal iniciativa consiste en gravar con una mayor tasa de impuestos a aquellos contribuyentes cuyo aspecto físico sea catalogado científica y legalmente como “feo”.

Basándose en la escala de belleza de Birmingham, que asocia el concepto de fealdad a un conjunto de patrones geométricos faciales delimitados por factores como el ángulo bucal, la separación de los ojos, el tamaño del mentón o el nivel de simetría de las facciones, el gobierno mexicano ha desarrollado un software capaz de escanear las bases de datos del Instituto Federal Electoral y, utilizando sus fotografías de registro, determinar si el ciudadano es lo suficientemente feo como para sufrir un incremento de impuestos.

La aparente arbitrariedad de la medida ha puesto en pie de guerra a innumerables organizaciones relacionadas con la protección de los derechos humanos, sin embargo, Luis Videgaray la justifica al hacer notar que los feos le representan al país una mayor carga presupuestal que los guapos. “…Imaginemos a dos personas con las mismas aptitudes”, indicaba Videgaray en la rueda de prensa, “con la única diferencia de que uno de ellos es visualmente agradable y el otro no. Queda claro que el guapo conseguirá el trabajo y el otro permanecerá desempleado, situación que obligará a éste último a refugiarse en el comercio informal para poder subsistir. Del mismo modo puedo ponerles como ejemplo el turismo. Diversos estudios han mostrado que los turistas prefieren pasar sus vacaciones en países donde la gente es guapa. A la mierda las ruinas, todos sabemos qué queremos ver cuando vamos de vacaciones, ¿verdad amigos?…”, declaraba con una ligera sonrisa el secretario.

Es esta teoría que correlaciona directamente a la fealdad con el aumento del comercio informal, con la baja en las actividades turísticas, y con algunos otros males nacionales como la corrupción y el pobre rendimiento de la selección mexicana de futbol, el núcleo de la justificación al aumento de las tasas tributarias, que en algunos casos especiales de exagerada fealdad podrían llegar a provocar retenciones de hasta el 43% del salario recibido por el trabajador.

Por lo pronto, personalidades como Luis Felipe Tovar, Carmen Salinas y Ana Gabriela Guevara han comenzado a recabar firmas a través de una sociedad llamada FPH (Feos Pero Humanos), con el propósito de anular el polémico adendo de la reforma fiscal, que comenzará a catalogar a los ciudadanos a partir del 2014, de forma que los cobros comiencen a realizarse, a pesar del descontento de un amplísimo sector de la sociedad mexicana, en enero del 2015.


0No hay comentarios