Check the new version here

Popular channels

“Mi marido me obligaba a tener sexo con nuestro hijo”

La perversión sexual de los integrantes de una familia conmociona al sudeste santiagueño.







De una historia de perversión sexual que duró varios años fueron víctimas un menor (15) y su madre, en la ciudad de Añatuya. El acusado es un hombre de profesión mecánico y, precisamente, padre del menor y pareja de la mujer.


 Todo salió a la luz en los últimos días cuando la añatuyense se presentó en la Oficina de Violencia Familiar del Centro Judicial de Añatuya. 


 La víctima, no mayor de 50 años, confesó ante las autoridades: "Mi hijo debutó sexualmente conmigo. Él (por su ex pareja y padre de su hijo) me obligó a tener relaciones con mi hijo”. La mujer actualmente no está en pareja con el mecánico y, de acuerdo con lo expresado, se decidió a contar el infierno de tantos años.


 En otra parte de su extenso testimonio reveló que su otra hija, ahora adolescente, fue abusada sexualmente por el mecánico cuando tenía entre cinco y ocho años de edad. Aún no se sabe por qué motivos la mujer calló tanto tiempo, pero sospechan que podría haber sido amenazada de muerte. 


 Otro de los relatos fuertes que salió a la luz fue cuando la mujer contó que su ex pareja la obligaba a tener relaciones sexuales dentro del taller mecánico con uno o dos hombres. "Él miraba cuando estos hombres mantenían relaciones conmigo. Me decía que eso lo excitaba”, fue una de las confesiones de la mujer.


 Aparentemente —y de acuerdo con los datos que ella misma aportó— esos encuentros sexuales se daban, generalmente, los fines de semana. 


 El caso conmociona y llama poderosamente la atención de los integrantes de la Oficina de Violencia Familiar. 




 Tras separarse del mecánico, la mujer decidió narrar cada uno de los episodios violentos que le tocó atravesar junto con sus hijos. Una historia demasiado oscura, en donde la perversión sexual dentro de la casa y del taller mecánico eran constantes.


 Durante muchos años cosas extrañas sucedieron dentro de las cuatro paredes de un inmueble y en un taller, y que ahora, a partir de la declaración de la mujer, comenzaron a salir a la luz.


 Las peores atrocidades sexuales fueron confesadas y ahora habrá que esperar para ver cuáles serán los próximos pasos de la Justicia, precisaron las fuentes consultadas. 
0
0
0
0
0No comments yet