Check the new version here

Popular channels

Ministerio de Cultura con deudas, excepto con Teresa Parodi

Disputas por poder y deudas sin pagar en el Ministerio de Cultura


Un panorama complicado para la cartera. De las cuentas pendientes de la era Coscia, sólo se pagaron las facturas como artista invitada de Teresa Parodi.



Una descarnada lucha de poder se ha instalado en el Ministerio de Cultura de la Nación, a cargo de Teresa Parodi, la que mantiene hibernadas a varias áreas del organismo, mientras se designan nuevos directores de ultraconfianza de la ministra. La llegada de Araceli Bellotta a la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos activó la preocupación de próximos llamados a concurso en las direcciones de museos, lo que extendería esos mandatos más allá de 2015.

La última novedad en el avance sobre nuevos espacios es la Dirección Nacional de Industrias Culturales, a cargo de Rodolfo Hamawi, quien lleva adelante diversos programas de posicionamiento tanto en el mercado interno como exterior, con alianzas estratégicos para emprendedores. Este fin de semana se supo que Parodi ofreció el cargo de Hamawi a un dirigente kirchnerista de Misiones, cuyo nombre no pudo ser confirmado, y al reconocido editor Leandro de Sagastizábal, quien lo habría rechazado. En el entorno de Hamawi se enteraron por Clarín.

Las noticias más preocupantes no proceden de la interna kirchnerista en Cultura, que no deja a resguardo ni al Secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, Ricardo Forster, sino de la paralización de un plan de acción. “Los funcionarios de La Cámpora son los únicos que tienen los recursos para hacer funcionar programas a través del secretario de Políticas Socioculturales, Franco Vitali, y del secretario de Gestión Cultural, Sebastián Schonfeld. Y es muy difícil que aprueben alguna propuesta que no salga de ese riñón”, dijeron fuentes consultadas por Clarín.

El resto de las áreas, salvo un par de direcciones y dos o tres museos, flota. Las cajas chicas se dan con cuentagotas y las rendiciones de cuentas están suspendidas. “No hay plata ni para un clavo”, dijeron otros voceros de Cultura.

Los proveedores están preocupados. Tienen pendientes de cobro sumas que van de los $ 70.000 a los $ 400 mil hace más de ocho meses. Son contrataciones y licitaciones ejecutadas durante la gestión del ex secretario de Cultura Jorge Coscia, cuyas cuentas tiene que saldar la gestión Parodi. Pero la revisión de los números dilata todos los pagos.

Con excepción de unos pendientes que recientemente cobró la ministra por algo más de un millón de pesos, en su carácter de artista invitada a varios actos musicales del gobierno nacional.


“Lo que no se detienen son las designaciones. Es común encontrarse cada semana con caras nuevas”, cuentan los voceros. Con la nueva estructura de cuatro secretarias dependientes de la ministra, hay 20 direcciones para poner tropa propia.

La estructura está creciendo tanto que un equipo de arquitectas recién llegadas, muy cercanas al secretario Schonfeld, empezó a trabajar en la adecuación del edificio que el ministerio tiene en la calle Alsina 1169, para hacerles un “hueco” a los asesores y secretarias que se amontonan en el primer piso del palacio de avenida Alvear y Rodríguez Peña.

Teresa Parodi sabe que su gestión en Cultura tiene una fecha de caducidad, por lo que ya sueña con la obra que dejará: un edificio propio para el Instituto Nacional del Teatro, que hoy dirige su hijo Guillermo. La restauración de esa sede ya tiene asignada una partida de $ 100 millones y se ubicará también en la calle Alsina al 2000.

Por el momento la ministra tiene un frente de conflicto en la Villa 21, cuya resolución tendrá un costo. Ayer el organismo emitió un comunicado, con el título “Cultura jerarquiza el trabajo en las villas”, donde además de negarse los recortes presupuestarios y los atrasos en el pago de contratos en la Casa de la Cultura de ese vecindario, se señala una “continuación de reuniones” en la Villa 31. Pero nada en concreto.

Desde el periódico Mundo Villa, ayer los trabajadores que reclaman insumos y pago de contratos en la Villa 21 emitieron una respuesta a ese comunicado donde ratifican las carencias ya denunciadas (insumos para la ambulancia y los talleres, nafta, papel higiénico, etc.) y puntualizan, como hecho nuevo, que el secretario de Políticas Socioculturales, Franco Vitali, y el de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular, Emiliano Gareca, “se apropiaron de fondos del PNUD por 1,2 millones de pesos”. Clarín no pudo localizar a ningún dirigente de la Villa 21 para confirmar el destino y la fecha de los fondos mencionados.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New