Check the new version here

Popular channels

Ministro K reconoció que freno ley por dinero

Tras la denuncia de más de 100 ONG, el funcionario kirchnerista reconoció que aceptó los fondos de dos tabacaleras para frenar la legislación antitabaco aprobada por la Organización Mundial de la Salud[/b]



Una nota de Infobae hizo enojar al ministro de Salud de Mendoza, Matías Roby, quien reconoció públicamente que aceptó dinero de las tabacaleras Massalin Particulares y Nobleza Piccardo para frenar la legislación promovida por la Organización Mundial de la Salud. La maniobra fue denunciada por más de cien ONG, que juntan firmas para frenar el convenio.

En una entrevista con Diario UNO firmada por Soledad Segade, el ministro acusó a este cronista de ser un "pseudo fundamentalista que juega con la Master black de mamá y papá". Aunque la nota dice en el título que "Roby contestó con dureza a un diario porteño", sólo los últimos párrafos hablan del artículo de Infobae. Lejos de eso, el funcionario se elogia a sí mismo, como cuando dice que se considera "una persona abierta y absolutamente abordable". ¿Periodismo o propaganda?

Primero, los hechos: el Ministerio de Salud provincial acordó con las tabacaleras la realización de un programa que consiste en colocar carteles en los quiscos con la leyenda "No vendemos cigarrillos a menores" o "No vendemos cigarrillos ilegales". A Roby no le gustó que en el artículo se diga que es "ineficaz". "Si ellos la juegan de visionarios y de adivinos, es un tema que corre por cuenta de ellos", advirtió. Sin embargo, el programa, según Nobleza Piccardo, ya se implementó en 110 mil quiscos a lo largo y ancho del país. Y conseguir cigarrillos para un niño sigue siendo tan fácil como comprar chocolates. Cualquiera lo sabe. Por ende, no funciona. No es futurología, es un hecho.

A cambio de los costos de ese programa y de una partida de dinero de la que el ministro prácticamente no dio detalles, el gobierno del kirchnerista Francisco "Paco" Pérez se comprometió a frenar en la Legislatura un aumento del precio de los cigarrillos. Sin embargo, esa iniciativa está cajoneada y los ojos, en realidad, están puestos en un proyecto que se votará en las próximas semanas y que aspira a prohibir la publicidad de tabaco. Habrá que ver si lo apoya el Frente para la Victoria. En el bloque radical ya advirtieron que si se oponen, investigarán al ministro, que aspira a ser gobernador a partir de 2015 y a quien sus adversarios acusan de usar el dinero público para recorrer la provincia y promover su candidatura.



"Cuando un gobierno admite la influencia de la industria tabacalera está protegiendo las ganancias de las transnacionales del tabaco a costa de la vida y la salud de la población", sentenció Verónica Schoj, directora ejecutiva de la Fundación Interamericana del Corazón, una de las ONG que denunció el pacto.

En otro pasaje de la entrevista, el ministro negó haber sido contactado por Infobae para escuchar su versión. No obstante, este medio le escribió ocho mails al jefe de prensa del funcionario, Juan Pablo Parapuno, antes de publicar el artículo sin su opinión. Es más: Roby parece haberse olvidado que desde su propia cuenta de Twitter le escribieron a este cronista.
El ministro también aseguró que "publicaron cosas que uno no dijo". Sin embargo, la entrevista que dio a Diario Vox y los dos audios que se adjuntan a esta nota muestran que cada una de las citas incluidas salieron de la boca del Roby. No está de más recordar que uno de los primeros artículos del Código Civil consagra un principio madre del derecho, que reza que "nadie puede alegar su propia torpeza".
Pese a que se trata de información pública, a Infobae también le negaron los acuerdos firmados con las tabacaleras, así como el monto y el destino de los fondos que pagarán al Ministerio de Salud.

En el aire quedan muchos argumentos de las ONG que el ministro no contestó y sobre los que la periodista Soledad Segade tampoco le preguntó. Por ejemplo, por qué piensa que en Mendoza va a funcionar un programa que no tuvo éxito en ningún lugar del mundo.

Otra duda: ¿Por qué el ministro utiliza el léxico de las tabacaleras? Por ejemplo, cuando acusó a las ONG de ser "absolutistas islámicos". Es el mismo consejo que el Tobacco Institute le dio a las socias de Roby, Philip Morris y British American Tobacco, cuando les recomendó usar los programas de responsabilidad social para que los antitabaco parezcan "extremistas". ¿Casualidad o complicidad?

Roby tampoco habló de los documentos secretos de las tabacaleras citados en la nota. Esos archivos que se conocieron a fines de los 90 en los Estados Unidos prueban que el objetivo de los programas es triple: por un lado, conseguir aliados locales y frenar leyes, algo que el propio ministro admitió. Y por otro, hacer del tabaco un "fruto prohibido" para que los niños quieran fumar. El funcionario lo hizo a la perfección.

Sobre el final de la entrevista el ministro dijo que subir el precio de los cigarrillos no sirve para bajar el consumo, basado pura y exclusivamente en afirmaciones de las tabacaleras. Lo curioso es que ni Nobleza Piccardo ni Massalin Particulares han presentado estudios que sostengan su posición. En cambio, en el país se realizaron cuatro investigaciones que así lo prueban y que concuerdan con los más de cien trabajos que hay a nivel internacional, incluidos los del Banco Mundial y la OMS.
0
0
0
0
0No comments yet