Popular channels

Mirá lo que le deja CFK a Macri




Restan menos de diez días para el día que toda la política argentina espera. El traspaso de mando (que será en la Rosada y no en el Congreso, donde será la jura) tendrá a como protagonistas a ellos dos: Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri. Pero entre ambos no se viene sosteniendo una relación aceitada.


Desde aquella reunión en la que Cristina recibió al presidente electo durante menos de una hora, desde Cambiemos aseguraron que la saliente Presidenta no se mostró en su faceta más colaborativa. Fuera de las especulaciones de lo que pueda pasar puertas adentro, estos son los principales “problemas” con los que tendrá que verse el fundador de PRO desde el 10 de diciembre.
Números al rojo: un aumento del gasto público que es récord
Dos pagarés, con un DNU. Así jugó Cristina para modificar el presupuesto nacional y darle más dinero a ministerios, organismos públicos, la Procuración y el Congreso de la Nación. Se trata de un aumento de más de 130.000 millones de pesos, que da un total de 350.000 millones. Es un récord histórico que representa más del 7 por ciento del PBI, sumando un total de gastos de más de 1.400.000.000 millones.
La razón del incremento: aumentos de sueldos de las fuerzas armadas, la creación de nuevas fiscalías por el Código Procesal Penal y Fútbol para Todos. Con esta suba los gastos quedaron ampliados en más de 200.000 millones de pesos en comparación con el Presupuesto original votado por el Congreso.
La jugada del Gobierno fue hacer los gastos previamente, no formalizarlos antes de las elecciones, y recién ahora darlos a conocer. La financiación será con mayor deuda con privados, el Banco Central y otros organismos.
Los ministerios que más dinero recibirán serán Defensa, Seguridad y Planificación. Para Aerolíneas, la entidad más beneficiada políticamente, se destinan 745.900.000 pesos.
La deuda contraída a partir de este incremento del presupuesto la pagará Macri. El decreto 2585/2015 publicado ayer en el Boletín Oficial autoriza al Estado a emitir "un instrumento de deuda interna con vencimiento en el mes de febrero de 2018" por $ 4.300.000.000. Los dos pagarés se emitirán el 9 de diciembre, un guiño político a la asunción de Macri, que es el 10.
Además, Cristina firmó ayer un decreto que le da el 15% de la coparticipación a las provincias, un reclamo histórico. La Corte Suprema emitió dictamen y Fernández lo acató rápidamente, a diferencia de otras decisiones judiciales. Con un decreto, ahora, la Presidenta giró 100.000 millones de pesos que tendrá que pagar, por supuesto, Mauricio Macri.


Un paquete de leyes: 96 proyectos
La semana pasada, el kirchnerismo aprobó en una sesión récord una cantidad de leyes. Modificaciones en normas vigentes, creación de organismos y memorándums con otros países fueron las principales medidas que pasaron la Cámara Baja. Entre las más importantes se declaró de utilidad pública y sujeto a expropiación de los trabajadores del Bauen la propiedad del hotel, beneficios para las ex trabajadores de Petroquímica Mosconi, Gas del Estado y Segba, y la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales.
Fue una sesión dura, en la cual el kirchnerismo tuvo que acudir a un cuarto intermedio para llegar a los 129 diputados que le dieran el quórum para tratar los proyectos de ley. El paquete contempló medidas repartir ganancias entre trabajadores telefónicos y empresas, junto a una iniciativa para el caso de los trabajadores de la televisión, además de una indemnización para ex empleados de Canal 13, Canal 11 y las radios Belgrano y Excelsior.
Medidas que, si bien pueden ser un impulso para la gestión de Macri, le representarán otro cúmulo de inversiones sociales que, previo a la aprobación del kirchnerismo, Cambiemos no parecía tener en mente para tratar.
Como contrapartida, el Macri prepara un paquete de leyes para diciembre. Prat Gay reiteró que la intención del macrismo es levantar el cepo cambiario, modalizando las promesas de campaña con una aclaración: “lo antes posible”, no el 11 de diciembre, como decía su jefe político.
Además, por una cuestión formal, deberá modificar la Ley de Ministerios para poder escindir a Economía en las distintas partes que tiene previsto. Pero sin dudas los desafíos más grandes vendrán por el lado de los puestos ejecutivos que el kirchnerismo le deja, como el de Alejandro Vanoli, presidente del Banco Central: si no renuncia, será un dolor de cabeza, ya que deberá recurrir a la Carta Orgánica de la entidad para poder señalar lo que Macri considera un incumplimiento.
Un “ministro de traspaso”, y no mucho más
Para tratar estas cuestiones que tienen que ver con la transición de un Gobierno a otro, Cristina le comentó a Macri que designará un ministro de traspaso para responder a las eventuales necesidades con las que se encontrará el gabinete de Cambiemos.
Todo esto, sin contar las posibles dificultades que tendrá el equipo de Mauricio Macri en jurisdicciones locales. Sin ir más lejos, María Eugenia Vidal ya tuvo algunas conversaciones con Daniel Scioli para asegurarse el pago de los sueldos estatales de diciembre, que tienen un aumento significativo por el pago de aguinaldos.
Como sea, la transición no será fácil. La relación que el ejecutivo tendrá con el kirchnerismo refractario, este es, el que tendrá lugar en el Poder Legislativo, es una incógnita: ¿reinará la paz o la guerra?




Saludos, dejen  bits no sean ratas
0
0
0
0No comments yet