Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
El cargamento procedía de Paraguay e incluía balas compatibles para fusiles AK-47. Fue descubierto en una inspección de rutina dentro del aire acondicionado de un micro.



El caso ocurrió el viernes, cuando dos choferes fueron detenidos luego de que agentes de Aduana hallaran un importante cargamento de municiones y cargadores para fusiles y pistolas en un ómnibus que viajaba desde Paraguay a Rosario. El rodado pertenece a la empresa "Nuestra Señora de la Asunción" y fue secuestrado por disposición del Juzgado Federal de Posadas.

El procedimiento se llevó a cabo en el puente internacional "San Roque González de Santa Cruz", cuando el transporte con pasajeros ingresaba en la Argentina por Posadas y fue sometido a una revisión de rutina con scanner.

El registro reveló que en el sistema de aire acondicionado del transporte se encontraban varios bultos, lo que despertó las sospechas de los funcionarios y procedieron a desarmar las distintas
partes del equipo, hasta llegar a los paquetes. La justicia también ordenó ampliar la investigación y el secuestro e identificación de todas las piezas incautadas.

Las fuentes indicaron que las cargas estaban envueltas en papel tipo madera y atadas con cinta de embalaje. Estaban compuestas por nueve cajas de 50 municiones de pistola 9 mm cada una. Además, había once cargadores para pistolas Glock y 16 cajas con 20 municiones, cada una, de calibre 762x39 para fusil liviano que los especialistas identificaron como compatibles con los AK-47, de origen ruso.

Si bien luego de que se detuviera a los choferes se supo que el colectivo había partido desde Paraguay y tenía como destino final Rosario, se conoció que la ruta recorrida incluyó también Ciudad del Este, en la Triple Frontera que Paraguay comparte con Brasil y Argentina, una zona bajo permanente sospecha de tráfico de armas.

Los detenidos fueron puestos bajos custodia de la Gendarmería Nacional, en tanto las autoridades judiciales iniciaron una investigación para determinar el origen y destino de la carga, sin descartar la posibilidad de que tuviera como fin abastecer a alguna de las bandas que operan en Rosario.