Check the new version here

Popular channels

Mitos y realidades acerca de las sopas instantáneas

Área Metropolitana

Mitos y realidades acerca de las sopas instantáneas

Una cadena de mails advierte que contenían una sustancia cancerígena

Desde la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria aclararon respecto a las sustancias que contienen las sopas en sobre, ya que se cuestionaba un aditivo que la compone: el glutamato monosódico.

De la redacción de El Litoral

En estos días de bajas temperaturas, muchos hemos tomado la costumbre de optar por una solución rápida para entrar en calor a media mañana: tomarnos una sopa instantánea, aunque también nos sirve como colación para “engañar al estómago” hasta el almuerzo.

Sin embargo, una cadena de mails que circuló en los últimos días habla de los “efectos negativos de las sopas en sobre”, ya que contienen -argumenta- “sólo química: aditivos químicos, colorantes, saborizantes, mucha sal y un aditivo que es verdadero veneno: el temido glutamato monosódico, que se utiliza para dar más sabor a los alimentos industrializados, como caldos de pollo en cubitos, salsas, frituras y sopas instantáneas”.

Por este motivo, El Litoral consultó a la Ing. Mirta Zannier, jefa del departamento de Legislación Alimentaria de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria de la provincia (Assal), quien realizó algunas aclaraciones de este aditivo que contienen las sopas instantáneas y dio algunas recomendaciones sobre la adecuada alimentación en general.

En principio, reseñó que “el glutamato monosódico es un aminoácido y, como tal, se encuentra formando parte de las proteínas, incluso de las de la leche materna. No es un producto tóxico en sí en las proporciones que se encuentra en las proteínas y que se tiene que usar. Pero en altísimas concentraciones, cualquier aditivo puede resultar tóxico. El exceso del glutamato no mejora el sabor, por el contrario. Además, estos productos no son tóxicos porque no estarían aprobados por la autoridad sanitaria para su consumo. Cuando los analizamos fundamentalmente miramos los aditivos que tienen”.

En este sentido, aclaró que “la dosis letal media (la cantidad de un determinado compuesto que mata a la mitad de los animales de experimentación) del glutamato monosódico es tres veces mayor que la de la sal común. Por lo tanto, se necesita el triple para matar a la misma cantidad de animales. Por este motivo, la sal es mucho más tóxica y a veces consumimos productos a diario que tienen problemas. Por algo la Organización Mundial de la Salud está pidiendo que se disminuya la cantidad de sal que se consume”.

Otras comparaciones

Por otra parte, recordó que este aditivo era utilizado como adulterante en los jugos o como resaltador del sabor tanto en sopas como en salsas o en productos salados. En este sentido, opinó que “las sopas instantáneas tienen el glutamato que resaltan el sabor pero también tienen sal, almidón, esencia y verduras picadas y deshidratadas, además de un poco de grasa, aunque hay unas que son light. Pero hay que pensar que si una persona se va a comer un chorizo en grasa éste va a tener mucha más sal que esa sopa y nadie cuestiona este alimento ni los aditivos que contiene, como los nitratos y nitritos, que son mucho más riesgosos que el glutamato. Ambos, en altas concentraciones, hemoliza la sangre (rompe los glóbulos rojos de la sangre, con liberación de su contenido)”.

Asimismo, planteó que las sopas instantáneas “no son el alimento ideal pero tampoco es algo que vaya a matar; no produce cáncer como dice el mail. También se habla de que el glutamato favorece la obesidad, pero es mentira porque se te va el hambre tomando estas sopas: con pocas calorías te sentís satisfecho. Quizás sea porque el consumo de glutamato aumenta el apetito”.

Sin embargo, advirtió que “te produce más aumento de peso un vaso de whisky, que tiene más calorías y es más tóxico, y no tiene ningún nutriente, pero nadie lo cuestiona”.

Otro dato que advertía el mail refería a los peligros de calentar la sopa en su bolsa. Al respecto, la Ing. Mirta Zannier desmintió esto explicando que “el polietileno no se puede calentar porque se funde y si intentás tomar esa sopa va a tener un gusto a plástico desagradable. Hay muy pocos polímeros que son adecuados para el microondas. Además, estas sopas vienen en un material multicapa que no se puede colocar en el microondas y es ridículo si alguien pretende meterlo ahí, como se dice en el mail. Además, es un polvo y no tiene sentido necesitar calentar esto”.


Las sopas instantáneas y en crema son alimentos habilitados para el consumo pero, ante cualquier duda, la comunidad puede ponerse en contacto con Assal.


“Las sopas instantáneas o las en crema no son el alimento más saludable que existe”, planteó la jefa del Departamento de Legislación Alimentaria de Assal, y sugirió: “Es más sano hacerse una sopa casera pero, seamos sinceros, hoy las cosas cambiaron y el ama de casa no está desde las 8 de la mañana cocinando”.

Asimismo, recomendó que “una alimentación variada es lo más aconsejable y todo puede llegar a ser malo en exceso. No se puede estar sano comiendo siempre sopas, o sólo carne, sino que hay que consumir una dieta variada”.

En tanto, concluyó asegurando que “la ciencia avanzó y ahora los alimentos tienen controles que antes no se le hacían. Antes la gente comía algo, por ejemplo, un pescado, y no sabía por qué se moría y podía ser algo que tenía marea roja”, al tiempo que aclaró que “los productos para bebés no tienen estos aditivos (glutamato monosódico) sino que son naturales pero son alimentos formulados especialmente”.

El quinto gusto

El glutamato monosódico estimula receptores específicos de la lengua produciendo un gusto esencial que se conoce con el nombre de umami, que significa gusto sabroso en japonés.

Estudios psicofísicos evidenciaron que el umami es un gusto independiente de los cuatro gustos esenciales: dulce, amargo, salado y agrio.

Hoy se lo reconoce como el quinto gusto y, además de producir el gusto umami, el glutamato también estimula la secreción de saliva en la boca y potencia la secreción de jugos gástricos en el estómago.

Hace 100 años, el glutamato fue extraído del alga Laminaria Japónica por un profesor de química de la Universidad Imperial de Tokio.

+ información

La población puede pedir más información respecto a la habili-tación de los alimentos consultando en el Assal, ubicado en Francia y Catamarca; teléfonos: 457-3741 y 457-2527.
0No comments yet