Popular channels

Monstruosas vacas ya son una realidad, el veneno que comemos




Ha pasado más de una década desde que los seres humanos han roto su propio código genético, pero todavía tenemos que despertar a un mundo de formas de vida artificiales como lo afirman muchos genetistas.

Mientras esperamos que la ciencia genética madure tal vez deberíamos echar un buen vistazo a las vacas. Específicamente, a la Azul Belga. Este saco de musculo es un monumento al poder genético de la cría selectiva.

Un solo defecto genético, un gen de la miostatina defectuoso, es responsable de su enorme masa, y ese defecto fue cuidadosamente pasado a través de la raza desde hace más de un siglo antes de que fuera conocido lo que estaba causando su impresionante "doble musculatura".


link: https://www.youtube.com/watch?v=Nmkj5gq1cQU
0
0
0
0No comments yet