Check the new version here

Popular channels

Montaña de hierro, para ocultar evasores

Fuga de capitales

Cuáles son las empresas involucradas en el incendio de Iron Mountain

La empresa está sospechada de acordar con sus clientes para eliminar pruebas que las podrían involucrar en casos de coimas y acciones de lavado de dinero. Quiénes guardaban información allí.



En el incendio del depósito de Iron Mountain se perdieron cajas pertenecientes a más de 600 empresas. La empresa líder en administración de información es sospechada de acordar con sus clientes para eliminar pruebas que las podrían involucrar en casos de “coimas” y/o acciones de lavado de dinero.

Entre las entidades que guardaban documentación en el depósito incendiado se encontraban cajas de Sideco Americana (Grupo Macri) que habían sido caratuladas como “Coima”, documentos del HSBC, cajas bajo la denominación "Cablevisión U$S250 millones" y "Cablevisión Prospects" en el JP Morgan (entidad que perdió 4000 de un total de 4400 cajas que tenía en el depósito).

En el galpón también había material perteneciente a Edenor, Swiss Medical, Santander Río, Monsanto, Telered Imagen, Banco BNP Paribas, Deloitte, GlaxoSmithKline y Exxel Group, entre otras.

La investigación por la posible “comisión de uno o más ilícitos relacionados con criminalidad económica” está a cargo del Área Operativa del Mercado de Capitales, el Área de Delitos Tributarios y Contrabando y de Delitos contra la Administración Pública, Fraude Económico y Bancario, Lavado de Activos y Concursos y Quiebras de la Procelac. El organismo, a su vez, ordenó entrecruzar datos con la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Banco Central (BCRA) para buscar conexiones con irregularidades.

En marzo del 2014, la Procelac pidió que se informe qué empresas habían retirado archivos meses antes del incendio y de allí surgen los nombres de las mismas.

Si bien la mayoría de las cajas estaban rotuladas con códigos alfanuméricos que impiden conocer el contenido de las mismas, algunas decían “AFJP”, mencionaban a entidades o sociedades externas, documentación sobre "Bonex" y etiquetas de "Cablevisión Prospects" y "Cablevisión U$S 250.000.000", correspondientes al año 2001. También se encontraron cajas con el rótulo "Government Bonds", con documentación Swift y otras con el rótulo "Off Shore".

El HSBC perdió todas las cajas que estaban rotuladas como "Lavado de Dinero" y "Lavado de Dinero Premier". Con ese nombre se estima que se perdieron cerca de 20 cajas de las 25 mil que se incendiaron en Barracas.

Otras dos empresas de mayor relevancia que perdieron material fueron la entidad agrícola Monsanto y Exxel Group, la cual además es investigada por evasión y presunto lavado de dinero.

El Banco BNP Paribas perdió 251 cajas vinculadas al sector Comercio Exterior, que contenía datos de entre 1998 y 2011, algunas con registros de transacciones con entidades relacionadas al banco en Islas Caymán y otras que habían sido archivadas como "Antiterrorismo".

El Banco Patagonia también fue otra de las entidades que perdió gran parte de su documentación, ya que tenía más de 55.131 cajas en las tres sedes de Iron Mountain, algunas rotuladas como "Lavado de Dinero" y "Network Efficiencies". También se perdieron cajas con el rótulo UBS Zurich Conciliaciones, relacionadas con "Vínculos con Deusteche Bank Dólares".

Según informó Iron Mountain, el laboratorio GlaxoSmithKline perdió 1073 de 3219 cajas, pero la empresa aseguró luego que sólo había perdido 44 cajas con facturaciones de los años 1999 y 2000.

Por otro lado, la empresa Deloitte aseguró no haber tenido un vínculo comercial con Iron Mountain, pero informó sobre sus archivos, en los que tenían 3300 cajas con información de empresas, bancos y laboratorios, y perdieron casi la mitad. Durante la investigación se desestimó también el material siniestrado de las empresas Edenor, Swiss Medical y Santander Río, por no ser considerado de interés para la causa.




Los papeles de Iron Mountain


El ex director general de Protección del Trabajo del gobierno porteño admite en un video que había decenas de miles de expedientes de infracciones “tirados”, entre ellos los de la empresa multinacional de archivos.

El ex director general de Protección del Trabajo del gobierno porteño Angel Rodríguez reconoció que, cuando estaba en funciones en 2009, encontró más de 70.000 “expedientes tirados”, de actuaciones de inspectores que proponían clausuras y sanciones para empresas y comercios de la ciudad de Buenos Aires. Esa situación nunca fue denunciada por el ex funcionario, según admite en un video en el que aparece y que fue dado a conocer, a través de la agencia Télam, por el actual inspector de Trabajo porteño, Edgardo Castro, denunciante de las fallas en los controles por parte del gobierno de Mauricio Macri a la empresa Iron Mountain, cuyo incendio, en el que murieron doce bomberos, fue declarado intencional por los peritos de la Policía Federal.

“¿Sabés cuántos expedientes encontramos en el inventario que hicimos? 70 y pico mil (sic). Tirados por ahí. Y lo que nos falta...”, dijo Rodríguez, cuyas manifestaciones fueron grabadas con una cámara oculta realizada en 2009, cuando todavía estaba en funciones. El video fue entregado a Télam por el inspector Edgardo Castro.

“¿Y qué querés que haga? ¿A quién voy a echar? ¿A los de arriba? Yo no puedo echar”, se justificó Rodríguez en el video, cuando se le reclamaba que cumpliera con su deber de funcionario público y denunciara el hecho.

Este ex funcionario estuvo envuelto en 2010 en el escándalo que se desató tras el derrumbe del gimnasio Orion, en Villa Urquiza, donde se produjo la muerte de tres personas.

La dependencia a cargo de Rodríguez en dos oportunidades envió inspectores a la obra de Mendoza 5042, tras una denuncia de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) por irregularidades en el proceso de demolición, y cuyo expediente habría seguido el mismo destino, la desaparición, de los casos denunciados por Castro.

El testimonio del ex funcionario se suma al del gerente operativo de inspección del gobierno porteño, Fernando Cohen, dado a conocer recientemente, quien admitió, también en una cámara oculta difundida por C5N, que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, “llama” por teléfono a funcionarios y a inspectores para frenar clausuras que pretenden realizar a comercios y establecimientos, propiedad de amigos del jefe comunal.

Tanto el área donde se desempeñaba Rodríguez como la que lo hace Cohen responden al ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, ex ejecutivo del HSBC, quien premió a Iron Mountain. En diálogo con Télam, Castro explicó que “la conversación grabada con Rodríguez surgió por las irregularidades que hay en las inspecciones, donde la autoridad se compromete a hacer una investigación y después no la hace”.

“Ese fue el caso de Laboratorios Beta, que ya Cohen había dicho que no se podía clausurar, porque era un amigo de Macri. Luego de eso, le fuimos a hablar a Rodríguez, quien se comprometió a intervenir, pero nunca hizo nada”, precisó el inspector Castro.

Lo que Cohen le había dicho a Castro y se vio en el primer video difundido fue: “Ya te expliqué cómo fue lo de Beta, no se pudo clausurar”, en alusión al laboratorio, cuyo dueño es Gregorio Zidar, uno de los vicepresidentes del Club Atlético Boca Juniors, durante dos de los tres períodos consecutivos en que Macri estuvo al frente de su administración.

“¿Sabés de quién era Beta? De Goyo Zidar, el que era directivo de Boca, amigo de Macri. Llamó Macri en ese momento...”, precisó Cohen para explicar por qué no se pudo clausurar el laboratorio cuando correspondía, hacerlo, según la actuación de los inspectores.

Por su parte, Castro señaló que el diálogo con Rodríguez se inició “por la desaparición de actuaciones” que los inspectores venían detectando desde hacía un tiempo, entre las cuales había una solicitando la clausura de Iron Mountain. “Nosotros nos quejamos porque quedamos involucrados y las clausuras después no se hacen. Y también le dijimos a Rodríguez que iniciara acciones legales por la falta y desaparición de expedientes”, subrayó el inspector.

Agregó que el entonces director general de Protección del Trabajo del gobierno porteño “tenía la obligación como funcionario de hacer la denuncia, porque un expediente es un documento público”. Sostuvo que en “esa desaparición de expedientes estamos reclamando todos los demás, entre ellos los de Iron Mountain”, subrayó Castro, quien precisó que habían denunciado “la falta de 4000 actas y expedientes durante la gestión de Rodríguez, pero resulta que él reconoce que había como 70 y pico mil (sic) más de lo que denunciamos”.

En la causa donde se investiga el incendio de Iron Mountain, el legislador del Frente de Izquierda Marcelo Ramal presentó un pedido de citación para el ministro de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad, Francisco Cabrera, para que responda ante los legisladores sobre “las graves revelaciones que surgieron de la investigación judicial del caso Iron Mountain. Ramal sostuvo, en su presentación, que el gobierno de Macri “no sólo le otorgó a esa empresa un régimen de facilidades y exenciones impositivas sino que, además, existen denuncias sobre la existencia de un bloqueo a las denuncias de los inspectores que querían clausurar el depósito”.






0No comments yet