Motochorros lo acribillaron por un celular



En el trayecto, Ciarroca fue sorprendido por cuatro hombres que se movilizaban en dos motos, quienes lo interceptaron, le revisaron la mochila que portaba y le robaron un celular de última generación que hacía poco había comprado. Hasta ahí era un robo más, como los tantos que sufren los ciudadanos de Rosario.

Pero si bien Enzo no se resistió, los delincuentes le efectuaron un disparo antes de escapar. Ciarroca cayó en la vereda y fue asistido en el lugar por una mujer que pasaba, pero falleció antes de que llegara la ambulancia, a la que los vecinos llamaron junto a la policía.

El joven presentaba una herida de arma de fuego entre una de las axilas y tórax, que le provocó la muerte de inmediato, cuando llegaron los médicos ya estaba muerto.

En base a los testimonios y pruebas obtenidas, los investigadores se inclinan por la hipótesis de un crimen en ocasión de robo.

El fiscal de homicidios dolosos de turno en Rosario, que interviene en la causa, Rafael Coria, ordenó el secuestro de las cámaras de seguridad públicas y privadas de la zona, para identificar a los atacantes. Tras dispararle al joven, los ladrones en la huida balearon el auto que era conducido por una mujer que pasaba por la zona, por lo que el vehículo fue secuestrado y será peritado, indicaron las fuentes.

El episodio es investigado por efectivos de la seccional 5ª y de la PDI, con la coordinación del fiscal Coria. Al cierre de esta edición no había ningún detenido, aunque se trabajaba intensamente en la búsqueda de ellos.

Los vecinos de la zona estaban conmocionados por lo sucedido, ya que en Rosario conviven con los robos, y Enzo, como tantos otros, optó por no resistirse. Sin embargo, por motivos que se desconocen, antes de escapar le dispararon.

La búsqueda de testigos y la observación de la cámaras de seguridad eran los objetivos con los que trabajaban los policías en la búsqueda de identificar a estos delincuentes, que por un celular le quitaron la vida a un joven de 28 años.