Check the new version here

Popular channels

Mujer kurda se inmola en un cuartel del Estado Islámico

La combatiente usó la misma táctica de los radicales, en un intento por detener el avance del EI hacia la ciudad kurda de Kobani.

La comandante identificada como Arin Mirkan







Una combatiente de las Unidades de Protección de las Mujeres Kurdas perpetró un ataque suicida contra posiciones del Estado Islámico este domingo (05.10.2014), causando un número indeterminado de bajas en un cuartel extremista ubicado en la zona este de Kobani. Los radicales siguen adelante con su intento por capturar la localidad, fronteriza con Turquía, a pesar de los bombardeos lanzados por la coalición.

La comandante, identificada como Arin Mirkan, se inmoló cuando el EI intentaba avanzar sobre las posiciones kurdas en una estratégica colina. Esto es visto como una señal de la determinación de los milicianos kurdos por evitar que las fuerzas del Estado Islámico tomen el control de Kobani, llegando incluso a utilizar las tácticas que son más bien habituales precisamente entre las filas de los islamistas radicales.

“La operación dejó muertos, pero no hemos confirmado el número”, dijo el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman. Según éste, Arin Mirak se enfrentó a los yihadistas, a los que lanzó varias bombas antes de detonar su cinturón con explosivos. Se trata de la primera vez que una mujer realiza un ataque de estas características contra el Estado Islámico.


Duros combates




Los combates entre ambos bandos continúan en decenas de puntos en los alrededores de Kobani. El EI logró tomar una importante colina, pero sus avances fueron demorados gracias a bombardeos lanzados por la coalición formada entre Estados Unidos y varios países árabes. Un funcionario kurdo en Kobani, Idris Nassan, dijo que los yihadistas se hallan a un kilómetro de la ciudad y que los ataques aéreos por sí solos no bastan.

Nassan agregó que la situación en Kobani “ha sido mala en los últimos tres días y hoy es aún peor. Los combates son duros, hay bombardeos, están tratando de entrar a la ciudad”, detalló. El funcionario criticó la falta de coordinación entre la coalición y quienes combaten en tierra. Un total de 27 personas murieron en los choques, 16 milicianos del EI y 11 kurdos, mientras que cinco personas resultaron heridas en Turquía, al explotar un cohete disparado desde Siria.


Mujeres en pie de guerra contra el Estado Islámico


Los kurdos intensifican su oposición al EI. Cada vez más chicas se unen a los peshmerga y otros grupos en su lucha contra el yihadismo radical. DW se reunió con algunas de ellas en el frente.



Asia viste uniforme militar y pistola bajo el hombro, pero lo que llama la atención son sus calcetines de colores amarillos y verdes. Denotan su juventud y contrastan con la oscuridad del campo de batalla de noche. A sus 19 años, Asia lucha en el ala femenina de la Unidad Popular de Protección (YPG) formada por entre 40.000 y 50.000 kurdos que combaten contra las milicias extremistas de Siria e Irak.

"Hay tres razones por las que me uní a la YPJ (sección femenina de la YPG)", dice por teléfono a DW desde una base cerca de la ciudad de Rabia, en la frontera entre Siria e Irak. "Por quienes murieron luchando por nuestra patria, por las aspiraciones nacionales de mi pueblo y por la militarización de nuestra sociedad: mire donde mire veo soldados aquí".

Está en la base de la provincia de Hasaka, en un edificio de dos plantas donde hombres y mujeres comen, beben y duermen antes de ir por turnos al frente, que se encuentra a dos kilómetros. "Lo pasamos muy bien aquí, a veces pasamos la noche en vela todos juntos. Y luego también las chicas van al frente", dice Asia. "No tenemos chalecos antibalas o cascos, pero nuestros camaradas no tienen miedo a nada, las chicas tampoco. Si nos hieren o nos convierten en mártires, morimos por la causa".


"Es mejor que quedarse sentado en casa"


En los alrededores, a apenas un kilómetro de distancia de la zona de combate, se divierte un grupo de chicas. Sin mirar la televisión, en la que retumba de fondo el canal estatal, se pasan un teléfono celular con fotos de milicianos del Estado Islámico muertos en combate. Miran esas sangrientas imágenes mientras ríen. "Daesh [nombre en árabe del EI] es nuestro objetivo".

Cuando se les pregunta cuál es la más joven del cuartel del YPJ, Ghulan, sentada en el suelo, responde. Tiene el pelo corto y rizado y fuma un cigarrillo. "Soy yo, tengo casi 18 años y voy a cumplir uno de servicio". Un poco más allá se encuentra Gulbahar, de 21 años. Lleva una trenza recogida hacia atrás con horquillas brillantes, que dejan ver acné juvenil en su frente. Afirma que fue la falta de oportunidades, de seguir sus estudios o de trabajar, lo que la llevó a la primera línea de fuego.

"Solo cuidábamos de la casa, trabajábamos hasta que caíamos rendidos, y nos íbamos a dormir… no había nada que hacer al margen de eso. Así que cuando la situación cambió me uní a la YPJ", dice. "Nuestra vida aquí es mucho mejor que quedarse sentado en la casa". A pesar de las limitaciones de su formación militar y de su equipo, que no incluye siquiera chaleco antibalas, no tiene miedo a morir. "No, no paso miedo, nunca".


El PKK es un partido de izquierda del Kurdistan


0No comments yet